-Anuncio-
lunes, junio 14, 2021

¿Por qué usaban cubrebocas con forma de pico contra la peste negra?

Últimas Noticias

Alfonso Durazo se reúne con secretario de Turismo Federal; analizan proyectos para potenciar desarrollo de la entidad

Alfonso Durazo Montaño, gobernador electo de Sonora, se reunió este lunes con Miguel Torruco Marqués, secretario de Turismo federal,...

Ya se equivocaron tres veces con AMLO, escribe Ebrard en el Washington Post

Ciudad de México, 14 de junio (SinEmbargo).- En un texto publicado en The Washington Post, Marcelo Ebrard Casaubón, Secretario de Relaciones Exteriores, señaló que...

Firman convenio Gobernación y la UIF para prevenir lavado de dinero

Para prevenir actos de corrupción y lavado de dinero en sorteos, asociaciones religiosas y migración, entre otras, la Secretaría de...
-Anuncio-

En su introducción a “El Decamerón” (1351), el autor italiano Giovanni Boccaccio captura la incertidumbre y el miedo que acompañó el barrido de la Muerte Negra por Europa desde 1347 hasta 1351.
Pudo haber sido causado por la influencia de los cuerpos celestes o por la ira de Dios, escribió Boccaccio.
Los médicos no tenían idea de qué hacer con los tumores y las manchas negras que asolaron los cuerpos de las víctimas. Y lo que es peor, la gente se volvió una contra otra. Los padres abandonaron a los niños; los maridos dieron la espalda a sus esposas. Las calles estaban llenas de muertos, y los vecinos a veces se enteraron de una muerte al lado por el olor. Los vivos no tuvieron tiempo de llorar.
Boccaccio dice que debido a la gran cantidad de muertos y al temor de su presencia, “un hombre muerto no tenía más importancia que una cabra muerta hoy”.
Los síntomas de la Peste Negra fueron espantosos: los tumores cubrieron el cuerpo, algunos de ellos tan grandes como un huevo o una manzana, escribió Boccaccio. Un tumor grande en el cuello podría inclinar permanentemente la cabeza de una persona en la dirección opuesta. Manchas violáceas también cubrían el cuerpo. Estas fueron apodadas “fichas de Dios”, porque Dios usualmente tomaba a la víctima poco después de que aparecieran.
Los enfermos incluso olían como si fueran a morir. El mal aliento y los olores indicaban que se estaban pudriendo desde el interior.
En los siglos XVII y XVIII, algunos doctores utilizaban máscaras que parecían picos de aves llenas de artículos aromáticos. Las máscaras eran diseñadas para protegerlos del aire podrido, el cual (según la teoría miasmática de la enfermedad) era visto como la causa de la infección.
Los escritores medievales nos dicen que las fiebres causaron delirio: los locos deambulaban por las calles gritando salvajemente. Los enfermos vomitaban sin cesar o tosían sangre. Pus y sangre rezumaban de las llagas.
Una vez que los síntomas comenzaron a aparecer, la víctima fue una bomba de tiempo y murió en cuestión de días.
Nadie sabía que hacer.
No había suficiente espacio en los cementerios, por lo que los cuerpos hinchados quedaron en la calle. Los perros comieron cadáveres mientras que los bebés lloraron hambrientos junto a sus madres muertas.
Cuando todo estuvo dicho y hecho, alrededor de 25 millones de personas murieron en la epidemia, aproximadamente un tercio de la población de Europa en ese momento. ¿Cómo pasó esto? ¿Qué causó esta espantosa propagación de la muerte?
De acuerdo con el sitio howstuffworks, debido a que Europa comerciaba con el Este, algunos europeos medievales estaban al tanto de una misteriosa enfermedad que se extendió por Asia en la década de 1330. Desde Asia Central, la enfermedad se movió a lo largo de una ruta comercial establecida, pasando por Turquestán y la Región del Mar Negro (Crimea y el Imperio Bizantino).
En 1347, Kaffa, una ciudad en la Ucrania moderna que era un puesto comercial genovés, fue atacada por un ejército tártaro. Cuando los tártaros fueron asesinados por la plaga, los genoveses al principio se regocijaron: Dios había respondido sus oraciones y castigado a su enemigo. Pero esa celebración terminó cuando los tártaros comenzaron a lanzar los cadáveres de las víctimas de la peste sobre los muros de la ciudad, con la esperanza de que el olor a podredumbre matara a todos en la ciudad.
El olor no mató a los genoveses, por supuesto, pero la enfermedad sí. Los genoveses en pánico arrojaron los cadáveres a las calles o los sumergieron en agua. Pero fue inútil; Ya estaban expuestos. Cuando los tártaros moribundos se retiraron, los genoveses huyeron en barco a Sicilia y se llevaron la enfermedad mortal a Europa.
Información tomada de www.excelsior.com.mx

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

-Anuncio-
-Anuncio-

Lo más visto

“Trabajo para que personas tengan un lugar a donde ir en Hermosillo”: Christian Peña es el ‘guardián’ de El Cárcamo por decisión propia; cuida...

Por Juan Pedro Maytorena Hermosillo.- De sol a sol, Christian Peña trabaja de manera voluntaria, desde hace 5 meses, en...

Registran primera llovizna en Hermosillo, posible actividad eléctrica en algunos sectores

Esta tarde de 14 de junio, tras altas temperaturas y ambiente muy cálido, se sintieron las primeras lloviznas en...

Ciudadanos, integrantes de colectivos y empresas, se unieron para sembrar más de mil árboles y 500 plantas en bulevares Quiroga y Progreso de Hermosillo

Hermosillo, Sonora.- De Twitter a las calles: más de 80 hermosillenses -entre sociedad civil, organizaciones ambientalistas y empresas- pasaron...

“Trabajaré en equipo y de la mano con Alfonso Durazo y AMLO en beneficio de Hermosillo”: Toño Astiazarán, alcalde electo

Hermosillo, Sonora.- El alcalde electo de Hermosillo, Antonio Astiazarán asegura que trabajará de la mano tanto con Alfonso Durazo,...

Si llegan dosis, vacunación a personas de 40 a 49 años iniciará el 17 de junio en Hermosillo: Bienestar

Hermosillo, Sonora.- Entre el 17 y 18 de junio, probablemente las personas de 40 a 49 años comenzarán a...
-Anuncio-