-Anuncio-
jueves, septiembre 16, 2021

¿Por qué usaban cubrebocas con forma de pico contra la peste negra?

Últimas Noticias

Juez ordena al gobierno de EEUU detener la expulsión de familias migrantes a México

Estados Unidos.- Este jueves, una corte federal ordenó al gobierno de Joe Biden que frene la expulsión de familias...

Detienen a sujeto en Hermosillo por abuso de confianza y fraude en; prometía vender autos en un lote y nunca entregó los vehículos ni...

Hermosillo, Sonora.- Por los delitos de abuso de confianza y fraude, en agravio de varias personas, elementos de la...

Apple recibe críticas por sus nuevos iPhone 13; Samsung y Xiaomi se burlan en redes sociales

Estados Unidos.- Algunos rivales de Apple han aprovechado el evento de presentación de la nueva línea de iPhone 13,...
-Anuncio-

En su introducción a “El Decamerón” (1351), el autor italiano Giovanni Boccaccio captura la incertidumbre y el miedo que acompañó el barrido de la Muerte Negra por Europa desde 1347 hasta 1351.
Pudo haber sido causado por la influencia de los cuerpos celestes o por la ira de Dios, escribió Boccaccio.
Los médicos no tenían idea de qué hacer con los tumores y las manchas negras que asolaron los cuerpos de las víctimas. Y lo que es peor, la gente se volvió una contra otra. Los padres abandonaron a los niños; los maridos dieron la espalda a sus esposas. Las calles estaban llenas de muertos, y los vecinos a veces se enteraron de una muerte al lado por el olor. Los vivos no tuvieron tiempo de llorar.
Boccaccio dice que debido a la gran cantidad de muertos y al temor de su presencia, “un hombre muerto no tenía más importancia que una cabra muerta hoy”.
Los síntomas de la Peste Negra fueron espantosos: los tumores cubrieron el cuerpo, algunos de ellos tan grandes como un huevo o una manzana, escribió Boccaccio. Un tumor grande en el cuello podría inclinar permanentemente la cabeza de una persona en la dirección opuesta. Manchas violáceas también cubrían el cuerpo. Estas fueron apodadas “fichas de Dios”, porque Dios usualmente tomaba a la víctima poco después de que aparecieran.
Los enfermos incluso olían como si fueran a morir. El mal aliento y los olores indicaban que se estaban pudriendo desde el interior.
En los siglos XVII y XVIII, algunos doctores utilizaban máscaras que parecían picos de aves llenas de artículos aromáticos. Las máscaras eran diseñadas para protegerlos del aire podrido, el cual (según la teoría miasmática de la enfermedad) era visto como la causa de la infección.
Los escritores medievales nos dicen que las fiebres causaron delirio: los locos deambulaban por las calles gritando salvajemente. Los enfermos vomitaban sin cesar o tosían sangre. Pus y sangre rezumaban de las llagas.
Una vez que los síntomas comenzaron a aparecer, la víctima fue una bomba de tiempo y murió en cuestión de días.
Nadie sabía que hacer.
No había suficiente espacio en los cementerios, por lo que los cuerpos hinchados quedaron en la calle. Los perros comieron cadáveres mientras que los bebés lloraron hambrientos junto a sus madres muertas.
Cuando todo estuvo dicho y hecho, alrededor de 25 millones de personas murieron en la epidemia, aproximadamente un tercio de la población de Europa en ese momento. ¿Cómo pasó esto? ¿Qué causó esta espantosa propagación de la muerte?
De acuerdo con el sitio howstuffworks, debido a que Europa comerciaba con el Este, algunos europeos medievales estaban al tanto de una misteriosa enfermedad que se extendió por Asia en la década de 1330. Desde Asia Central, la enfermedad se movió a lo largo de una ruta comercial establecida, pasando por Turquestán y la Región del Mar Negro (Crimea y el Imperio Bizantino).
En 1347, Kaffa, una ciudad en la Ucrania moderna que era un puesto comercial genovés, fue atacada por un ejército tártaro. Cuando los tártaros fueron asesinados por la plaga, los genoveses al principio se regocijaron: Dios había respondido sus oraciones y castigado a su enemigo. Pero esa celebración terminó cuando los tártaros comenzaron a lanzar los cadáveres de las víctimas de la peste sobre los muros de la ciudad, con la esperanza de que el olor a podredumbre matara a todos en la ciudad.
El olor no mató a los genoveses, por supuesto, pero la enfermedad sí. Los genoveses en pánico arrojaron los cadáveres a las calles o los sumergieron en agua. Pero fue inútil; Ya estaban expuestos. Cuando los tártaros moribundos se retiraron, los genoveses huyeron en barco a Sicilia y se llevaron la enfermedad mortal a Europa.
Información tomada de www.excelsior.com.mx

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

-Anuncio-
-Anuncio-

Lo más visto

“No Lo Tires”, es el negocio de Nayeli para restaurar muebles viejos y así generar menos desechos

Hermosillo, Sonora.- El interés por cuidar el medio ambiente y generar menos desechos, llevó a Nayeli Mariel a crear...

Aprueba nuevo Cabildo de Hermosillo nombramientos de secretario, tesorero, responsable de evaluación y comisario general de Policía y Tránsito en Hermosillo

Hermosillo, Sonora.- En su primera sesión de cabildo como alcalde, Antonio Astiazarán Gutiérrez propuso al cuerpo de regidores cuatro...

Boda espectacular: Tras meses de espera se casan cantante sinaloense El Bebeto y la conductora Marlene Selene en Hermosillo

Adriana Pacheco/AS Noticias Con un pastel monumental, vestuarios espectaculares y una decoración de ensueño, así se vivió la boda del...

Bienestar informa que adultos de 18 a 29 años en Hermosillo recibirán segunda dosis de vacuna Pfizer a partir del 21 de septiembre

Hermosillo, Sonora.- Todas las personas entre 18 a 29 años que hayan acudido a vacunarse contra el covid-19 en...

Nombran a Francisco Javier Zavala coordinador estatal del Centro de Prevención del Delito y Participación Ciudadana de la SSP Sonora

Hermosillo, Sonora.- El gobernador de Sonora, Alfonso Durazo Montaño, designó a Francisco Javier Zavala Segura como coordinador estatal del...
-Anuncio-