-Anuncio-
martes, mayo 18, 2021

Reanimación cardiopulmonar en el hogar en época de COVID-19

Relacionadas

- Advertisement -

Doctor Manuel de Jesús Celaya Cota
La pandemia de COVID-19 ha creado un gran impacto en toda la población y en el personal de salud. Los esfuerzos de resucitación requiere modificaciones potenciales de las recomendaciones internacionales existentes de reanimación cardiopulmonar (RCP), debido al alto índice de contagiosidad del virus SARS-Cov-2. Es por eso que en Abril del 2020, la Sociedad Americana del Corazón (AHA) en colaboración con sociedades de médicos de emergencias, pediatras y anestesiólogos con respaldo de sociedades de enfermería y paramédicos elaboraron recomendaciones temporales para la atención de los pacientes con COVID 19.
Desgraciadamente el riesgo de complicaciones graves aumenta por la edad, hipertensión arterial, diabetes mellitus,  obesidad, colesterol, enfermedades cardiovasculares o respiratorias como asma. También se reporta un incremento  reciente en el número de casos de paro cardiaco fuera del hospital. Se debe considerar lo adecuado de iniciar o continuar maniobras de RCP, por dos aspectos fundamentales: la posibilidad de sobrevida de las victimas es muy baja y el riesgo de contagio de la persona que brinda los primeros auxilios es muy alto.
Son varios los mecanismos que pueden hacer que un paciente con COVID-19 presente un paro cardiaco súbito como insuficiencia respiratoria, estado de choque, tromboembolia pulmonar, daño del músculo del corazón, arritmias malignas o el uso de medicamentos (hidroxicloroquina, azitromicina, entre otros). El objetivo es proporcionar la mejor atención medica posible, reducir la exposición y contagio del personal  que proporciona los primeros auxilios.
El principal mecanismo de transmisión del COVID-19 es de persona a persona, cuando se encuentran en contacto cercano, el virus viaja en las microgotas (aerosoles) de secreción producidas cuando la persona infectada que habla, tose o estornuda. Las microgotas pueden llegar a la mucosa del ojo, nariz o boca de la persona sana y de ahí pasar a los pulmones. El principal factor de riesgo es la falta de equipo de protección personal (EPP).
La Sociedad Mexicana de Cardiologia (SMC) en trabajo conjunto con la Asociación Nacional de Cardiólogos de México (ANCAM) realizaron una publicación reciente de las recomendaciones de atención del paro cardiaco súbito en épocas de COVID-19 para la población mexicana. La RCP requiere un esfuerzo de profesionales de la salud, trabajando en estrecha proximidad con el paciente y entre si, por lo que el riesgo de contagio es muy alto, los esfuerzos de resucitación generan aerosoles, en especial durante las compresiones torácicas, la ventilación y al intentar colocar un dispositivo en la vía aérea.
Las compresiones torácicas deben realizarse en el centro del pecho, comprima rápido a una frecuencia de 100 a 120 veces por minuto, comprima fuerte a una profundidad de al menos 5 cm y una duración de 2 minutos de forma continua, de ser posible cambie al personal de las compresiones cada 2 minutos o antes en caso de fatiga. Utilice un desfibrilador automático externo (DAE) en caso de tener disponible y siga las indicaciones de los 4 pasos universales: encendido, colocar parches, analizar ritmo cardiaco y dar descarga.
Recomendaciones antes de iniciar RCP
Todo el personal que participe en la RCP, debe contar con equipo de protección personal completa (mascarillas con sellado hermético, protectores de ojos, traje protector). A la victima de paro cardiaco se le debe colocar cubrir la cara con una mascara facial (sabana, toalla, etc.) para controlar la emisión de aerosoles.
Sistema de Recepción de Emergencia 911
El despachador de emergencias (911) deberá preguntar sobre síntomas de COVID-19 como fiebre, tos y dificultad para respirar, detectar si el paciente ha tenido contacto con otros pacientes con sospecha o confirmación de COVID-19 y avisar al sistema de atención prehospitalaria que la victima es portador o tiene alto riesgo de COVID-19.
Recomendaciones para familiares y rescatadores no profesionales
Para todos los rescatadores no profesionales, se recomienda solo realizar compresiones en el pecho (sin ventilaciones), utilizar mascara facial para la victima. En caso de niños, considere realizar compresiones y ventilación. Si cuenta con un desfibrilador externo automático (DEA), siga sus instrucciones.
Recomendaciones para personal de salud que atiende un paro cardiaco fuera del hospital
Dependiendo de la prevalencia local y la expansión del COVID-19 en la comunidad, se debe considerar que todos los paros cardiacos son por COVID-19. El personal de atención prehospitalaria deberán contar con EPP completo. Una revisión y organización del equipo, previo a la llegada del paciente, asignando los roles de cada miembro y el flujo de procedimientos, reducirá el riesgo de contagio del equipo de salud. Es probable que todas las personas en el hogar del paciente ya están expuestos al COVID-19. Debe considerar la presencia de comorbilidades para determinar la necesidad de iniciar o continuar con la RCP. Solo deberá realizar compresiones  torácicas. Los familiares y otros contactos no deben viajar en la ambulancia. Si no se logra el retorno a la circulación con las maniobras de RCP, considere no trasladar al hospital a la victima por la baja probabilidad de sobrevida. Para el retiro del EPP completo, se recomienda hacer bajo supervisión para evitar contaminación.
Conclusiones
La pandemia de COVID-19 supone un reto muy grande para toda la población y en especial para el personal de salud por su alta contagiosidad, morbilidad y mortalidad, en la que además se está reportando incremento en los casos de paro cardiaco fuera del hospital en varios países. Considerar que las maniobras de RCP generan aerosoles por lo que incrementan el riesgo de contagio en el personal de salud, se debe contar con equipo de protección personal completo, antes de iniciar maniobras de  RCP. Se debe solicitar siempre un desfibrilador automático externo (DAE) y utilizarlo en cuanto sea posible. Una mayor edad, asociada a hipertensión arterial, diabetes mellitus, obesidad, enfermedad cardiovascular y enfermedad pulmonar colocan a los pacientes en alto riesgo de mortalidad por lo que se debe determinar lo apropiado de iniciar o continuar las maniobras de RCP;  se debe realizar un balance entre la posibilidad de éxito contra el riesgo de contagio de los rescatadores. Es necesario que estas recomendaciones sean adaptadas localmente.
 
*Medico Internista y Cardiólogo Clínico con Alta especialidad en Electrofisiología Cardiaca.
Practica la Medicina Privada en Hermosillo, Sonora.
Instructor de Reanimación Cardiopulmonar Básica y Avanzada.
Miembro de la Asociación Nacional de Cardiólogos de México.
Miembro de la Sociedad Mexicana de Cardiología.
Miembro de la Sociedad Mexicana de Electrofisiología y Estimulación Cardíaca.
Fundador de la Asociación Tu Corazón Nos Une, A.C. “Por Un Territorio Cardioprotegido”.
Participa activamente en Programas de Prevención de Muerte Súbita Cardíaca a nivel estatal, nacional e Internacional.
Correo: arritmiashermosillo@hotmail.com

- Advertisement -

Opinión

Vacunación de personas de entre 50 y 59 años terminaría en junio, informa López-Gatell

La etapa de aplicación de segundas dosis contra el coronavirus en personas de 50 a 59 años, finalizará alrededor de...

ESPN lanzará “The Captain”, serie documental sobre la trayectoria del expelotero Derek Jeter con los Yankees

La cadena deportiva ESPN anunció que tendrá una serie documental dedicada a la carrera de Derek Jeter, el icónico...

Arranca segundo debate entre candidatos a la gubernatura de Sonora, señalan abandono y falta de apoyo para grupos vulnerables y migración

Esta tarde, en punto de las 19:00 horas, inició el segundo debate entre candidatos a la gubernatura en Sonora,...

Salud reporta 253 muertes más por covid; 69% de vacunados tiene esquema completo

Autoridades de Salud registraron 253 defunciones más por covid-19, por lo que suman 220 mil 746 muertes oficialmente reconocidas...
- Advertisement -