-Anuncio-
sábado, noviembre 27, 2021

Guillermo Padrés, exgobernador de Sonora, rompe el silencio: “caí al bote porque no cedí a los caprichos de Peña Nieto”

- Advertisement -
- Advertisement -

Hermosillo, Sonora.- (Proyecto Puente) El exgobernador de Sonora, Guillermo Padrés Elías, rompió el silencio por primera vez ante un medio de comunicación en una entrevista exclusiva para Proyecto Puente, tras seis años del término de su sexenio y dos años 8 meses de haber salido de la cárcel.

El exmandatario acusó a Enrique Peña Nieto de perseguirlo políticamente, de construir una cacería en su contra, para lo que usó a parte de su gabinete y al gobierno entrante en el estado.

-Anuncio-

Fue en punto de las 10:35 horas del sábado 23 de octubre cuando empezó la entrevista en el estudio de Proyecto Puente, lo acompañaron sus dos hijos, Guillermo y Jaime; amigos y exfuncionarios de su administración.

Vestía una camisa azul, pantalón de mezclilla; tranquilo y sobrio, sonreía; su apariencia era relajada, con barba canosa y más corta que en las imágenes que se le recuerda al salir de prisión aquel 2 de febrero de 2019.

Proyecto Puente presenta la primera de cuatro partes de la Entrevista a Guillermo Padrés:

-Anuncio-

PARTE 2: Pavlovich se ensañó conmigo. Puedo volver a la cárcel, admite y niega mandar torturar a Gisela Peraza

PARTE 3: “La neta sí me quebraron con la detención de mi hijo; fueron muy cochis”

-Anuncio-

PARTE 4: Guillermo Padrés Parte 4: Sus días en prisión. La derrota del 2015. Y su futuro político

Texto íntegro

Luis Alberto Medina: Guillermo Bienvenido

Guillermo Padrés Elías: Hace tanto tiempo que no estoy enfrente de un micrófono, o que he dado una entrevista y el día de hoy lo vengo hacer con mucho gusto, porque creo que los sonorenses y muchos mexicanos están esperando a ver qué voy a decir después de tanto tiempo.

Acepté tu invitación para poderle comunicar a tantos amigos que me han buscado generosamente y me han pedido que hable un poco de lo que vivimos, de lo que fuimos, de todo lo que sucedió y creo que en este momento lo vamos hacer. Hay mucho qué platicar, muchas gracias.

¿Cómo has estado Guillermo? ¿Dónde estuviste? Ya casi 2 años de que saliste.

En febrero voy a cumplir 3, el 2 de febrero voy cumplir 3. Más de 2 años que salí de prisión, de ser un preso político y el tiempo se lo he dedicado a mi familia, he estado reencontrándome con ellos, hemos pasado por tiempos muy difíciles, con mi esposa, con mis hijos, con mis hermanos.

Y hemos estado trabajando porque uno tiene que trabajar para salir adelante como cualquier otra persona, he estado muy inmiscuido en el rancho, hemos estado trabajando ahí en la agricultura, en la ganadería, me he dedicado también a ciertas asesorías tanto políticas como jurídicas y hemos estado muy allegado a trabajar y estar junto con mi familia y mis hijos.

Fotografía: Alejandro Gutiérrez.

Reflexión de la campaña 2015

¿Qué ocurrió en la campaña del 2015? Reunión con Manlio Fabio Beltrones. Fotografía épica que dejó fuera a Ernesto Gándara

Mira para que tenga sentido lo que vamos a ir compartiendo con tu auditorio, con todos los amigos aquí y todo Sonora, tenemos que volver al origen.

Para poder hablar del 2015, tenemos que hablar del 2009 y en el inter, muchas cosas que pasaron para poder llegar al 2015.

Los ciudadanos y todos deben de recordar que llegamos a ser candidatos, yo candidato de mi partido Acción Nacional, en condiciones muy adversas, porque hay que recordar que así han sido todas mis campañas desde que fui candidato a diputado local, federal, senador, siempre contracorriente.

Llegó sin tener la simpatía del presidente de la República, Felipe Calderón, él tenía en mente que fuera la candidata María Dolores del Río.

¿Sí fue cierto eso entonces?

Sí, si fue cierto, lo comentó muchas veces, aunque nunca me dijo que no siguiera trabajando, porque yo decía no quiero incomodar al presidente, nunca me lo dijo, pero sí tenía él su preferencia, entonces, pues tú sabes lo que es sacar una candidatura adelante contracorriente.

La sacamos, primero al interior del partido fue algo muy difícil, muy complicado, pero gracias al apoyo de los compañeros del PAN aquí en Sonora, que buscaban a alguien que realmente retara al sistema para que pudiésemos romper las cadenas de ese gobierno que había mantenido a Sonora por 70 años con un solo partido.

Ganamos la interna, pero luego nos teníamos que enfrentar a la externa, con un gobernador fuerte, con un gobernador duro, con un gobernador que tenía muy claro lo que él quería y ustedes deben de acordarse de que tuvimos que prácticamente echarle el caballo encima, la cabalgatas, arriba del caballo cabalgamos por todo Sonora, para que se pudiera entender que íbamos en serio y con el apoyo ciudadano, que los ciudadanos estaban ansiosos que alguien hablara por ellos, representar esa voz callada.

Y la verdad que ahí tuvimos la oportunidad de romper un esquema nunca antes visto en el estado de Sonora y pudimos lograr ser escuchados y apoyados para lograr el primer gobierno que quita al partido oficial, al PRI, de gobernar Sonora por más de 70 años.

Fotografía: Alejandro Gutiérrez.

Te platico esto porque ahí se rompe un mito, una estructura política muy importante, en ese momento logramos romper los poderes fáticos de estado, no fue nada fácil, todos quienes estaban acostumbrados a vivir del presupuesto, quienes se habían acostumbrado a tener una forma de vivir del gobierno se ven desplazados, haz de cuenta que le quitas el dulce a un niño, en ese momento se sintió la presión de quienes se sintieron desplazados y sentí inmediatamente la presión de quienes estaban acostumbrados a manejar al estado a su antojo. Ahí había una polarización desde el inicio porque yo no tuve ni equipo de transición, ni una etapa de transición como se ha dado.

A nosotros no nos entregaron el estado, así como van nuestros funcionarios o los que van a ser funcionarios a recibir la administración, a nosotros no nos entregaron absolutamente nada, nos lucharon hasta el último momento. Tres días antes de tomar protesta falla el tribunal a nuestro favor, en tres días formamos un gabinete y en tres días tenemos que tomar posesión del gobierno. Yo recuerdo, llego a la oficina del gobernador y lo único que me encontré fue un cerrito de llaves en la mesa.

De ahí te estoy marcando la polarización que empieza, cuando tú rompes esas cadenas tan poderosas, quienes estaban incrustados en el poder del estado. Para adivinar ahí andamos moviendo a ver de qué era cada cosa, fue muy difícil el poder para nosotros llevar las riendas del estado cuando traes todos los poderes fácticos en tu contra porque se sienten desplazados y de ahí empiezan ellos poco a poco a estirar su liguita, a jalar para su molino, a tratar de recuperar lo que es de ellos.

Eso pasa cuando es la transición con un grupo nuevo, que nunca había gobernado, con gente nueva, que la gente no conocía y que abre las puertas del gobierno a todos los ciudadanos, eso incomodó mucho, entonces ahí se marca el inicio que empieza a tratar de evolucionar la democracia en Sonora contra corriente.

De una forma muy complicada, tienes a empresarios muy fuertes, tienes sectores y sindicatos muy fuertes presionando, tienes medios de comunicación ya muy acostumbrados al modus vivendus de antes, tienes funcionarios que tienen décadas dentro de la administración pública ya muy acostumbrados a un sistema, inercias del pasado que se quieren seguir practicando y no tienes un congreso a modo, es muy complicado estar llevando la gobernabilidad del estado con una resistencia poderosa, te hablo del 2009 para hablarte de cómo terminó.

Fue sumamente complicado arrancar un gobierno emanado de Acción Nacional, por primera vez en 70 años, contra muchos obstáculos y de ahí se vienen las políticas públicas que implementamos que fueron marcando un antes y un después en la política en el estado de Sonora.

Llegamos con muchas ilusiones, con muchas esperanzas a implementar programas en el estado que nunca se habían visto.

La primera acción que nosotros tomamos fue que el recurso del gobierno del estado, que no se fuera a los poderes fácticos, sino que bajara a la gente y eso no gustó, el que bajáramos el recurso del Gobierno del estado directamente a obras dee infraestructura de la gente causó un estresor muy fuerte, causó mucha polémica dentro del estado. Estaban acostumbrados a que se fuera a cierto sector el recurso y cuando lo destinamos a programas sociales se nos van encima, pero de forma feroz.

Algo así como lo que está haciendo el presidente

Creo que nuestro gobierno y la políticas sociales, causa amores y odios, porque alguien sale afectado, yo digo y he platicado con mucha gente que nuestro gobierno fue muy avanzado para ese momento, no estaba listo Sonora para tener un cambio tan brusco, ahorita lo vemos con el presidente, cual proyecto él propone se le cuestiona, pero él tiene muy claro que se va a la gente, yo tenía muy claro que teníamos que invertir en el ciudadano y en la creación de empleos, eso lo tenía clarísimo que era lo que faltaba en el estado, y la verdad que sí, uno no dimensiona, con quien estás luchando enfrente, quiénes son esos poderes fácticos.

De ahí por eso, ustedes ven como son proyectos tan innovadores que nosotros nos aventamos a hacer con mucho coraje, con mucho convencimiento de que era lo correcto, como por ejemplo los uniformes escolares, era obvio que iba a haber un desacuerdo de un sector de la sociedad.

Los uniformes escolares nacen, estaba en una maquila, en campaña, en Nogales y ahí en la maquila ya sabes cómo se nos acercan a los candidatos las bolas y todos; pero yo veía allá sentada a una señora y no nos hacía caso, le valía gorro, y me caló, y fui para allá y le dije señora la ofendí en algo, le dije algo que no le gustó o qué pasó.

-No -me dice- voltea para arriba y dice es que todos ustedes son iguales, todos los políticos dicen lo mismo, a carajo, a ver platíqueme más, dígame, ¿te interesan mis problemas? Sí le dije. Siéntate me dijo y me senté; traía un papelito y decía, tenía 3 o 4 hijos, no recuerdo, pero ella ya estaba sacando la cuenta de la cuota de la escuela, el uniforme, los útiles escolares, los zapatos y le salía una cuenta como cerca de 8 mil pesos y me dice esto es lo que me preocupa a mí, tú sabes lo que yo tengo que ahorrar para poder mandar a mis hijos a la escuela; me enseñó su talón del cheque de la maquila y después de que le quitaban todas las prestaciones le quedaban como 250 pesos a la semana y sacando cuentas dije, pues es un esfuerzo muy grande, esto lo tenemos que acabar en el estado de Sonora, aparte de que yo iba a la escuela y veía en las escuelas cómo un niño dentro de las escuelas públicas que sí podía comprar un uniforme nuevo, sus zapatitos nuevos y luego llegaba el otro niño que se lo heredaban un poco más desgastados y se sentía mal porque no estaba estrenando, había que emparejar cartones para que todos los niños empezaran el cursoescolar todos iguales, que nadie se sintiera menos y que nadie se sintiera más, por esas razones lo implementamos.

Imagínate el choque cultural cuando les quitas a los que vendían uniformes, todos los comerciantes que vendían uniformes escolares y ahora los daba el gobierno, pues imagínate la resistencia, imagínate cunado empezamos a dar los zapatos, los útiles escolares, imagínate los intereses dentro de las escuelas cuando quitamos las cuotas estudiantiles, que dijimos no debes de cobrarle a nadie, aquí no debe de negársele el estudiar porque no tiene para pagar una cuota, se rompen cadenas de mucho tiempo y empiezas a sentir que vas contra corriente.

Y uno en la soledad, pensando dices, tienes que tomar una decisión, o piensas en ti como político y qué es lo que te va a dar más votos a ti o piensas en hacer tu trabajo como gobernador y hacer lo mejor para la gente.

Tienes que tomar una decisión, porque para no tener problemas o no generar polémicas y salir nomás en una que otra foto, pues no hagas nada, simplemente ejerce el presupuesto como te lo mandan los diputados, ve y entrega una que otra silla de ruedas, no te compliques la vida, entrega una que otra carreterita, haz lo que tu quieras y vas a salir tranquilito.

Pero no era mi idea, quizás porque soy de Cananea, era revolucionaria, hacer programas que tengan un impacto en la gente, fue la primera vez que el gobierno le pone a la gente un recurso de su bolsa, le ahorra ese dinero, entonces yo estaba feliz por poder ayudar a todas esas familias, yo veía a los niños felices, pero sí tenía ya una carga política que se iba juntando.

Me aviento el tiro también de decir, ¡oye pero los niños también deben de tener transporte gratuito!, Santa María, me echo a la CTM encima como no tienes una idea, pero ¿quién nos va a pagar eso?, nadie, si son concesiones del estado, tú se los vas a regalar a los niños.

Ustedes pueden acordarse los bloqueos que nos hicieron, las marchas, por resistirse a darle a esos niños. Otro encontronazo que me di con un sindicato muy fuerte, inclusive acuérdate hasta nos pararon los camiones y yo les decía, sacaba a todos los funcionarios en los carros del Gobierno del Estado y les decía lleven a la gente a las escuelas, a su lugar de trabajo, porque se resistían a un transporte digno, y no querían dar el transporte gratuito a los niños. Entonces se va generando, rumbo al 2015.

Por qué terminó así el sexenio, si hubo esas obras, también el acueducto ¿Por qué terminas en la cárcel?

Precisamente porque tú te enfrentas a los poderes fácticos y al sistema político tradicional, que no te permite que rompas con esos esquemas que ellos ya tienen muy bien organizados, cuando lo haces tocas muchos intereses y se te van encima.

Por ejemplo, el tema del acueducto, fue un tema sumamente delicado, importante y trascendental, en una decisión personal y del gobierno, ahí fue otro encontronazo muy fuerte, muy radical, que mueve muchas emociones y corajes.

¿Guillermo Padrés cayó en prisión porque te enfrentaste a los poderes fácticos, no aceptas los actos de corrupción por los que se te acusaron?

Yo caí al bote, yo caí a prisión, fui un preso político y ahorita yo creo que es importante que lo platiquemos y si hay que echarle otro chorrito de café nos lo echamos.

Yo caí a prisión, porque me le enfrenté, porque no cedí a las presiones del presidente Enrique Peña Nieto, porque no estuve de acuerdo con sus políticas públicas, no estuve de acuerdo en que él quisiera manipular tanto al estado de Sonora como a mi gobierno y me le enfrenté y me costó muy caro y fui un preso político de los corajes y de la desmedida del abuso de poder que hizo el presidente Peña Nieto, utilizando, por supuesto a toda la estructura de su partido aquí y a Claudia Pavlovich, por eso estuve en prisión, porque no cedí a sus caprichos

¿Cuáles caprichos?

Me lleva al primer tema, ya te venía platicando yo cómo se viene dando esa presión, cómo enfrentarte a los poderes, cómo enfrentarte a la maquinaria tiene graves consecuencias.

En el 2012 cuando ya gana Enrique Peña Nieto, yo ya sabía que venían tiempos muy difíciles para mí y para Sonora, porque simplemente no tenía el interés de ayudar a Sonora él y si lo vemos, hagan una historia, Peña Nieto qué trajo a Sonora, no se van a acordar de nada, ni venía, pero bueno eso es a lo mejor porque yo traigo cierto rencor con él.

Ellos entran dentro de la polémica del acueducto, donde él se había comprometido, en campaña, como candidato, a cerrar el Acueducto Independencia, él lo dijo allá en Cajeme, que lo iba a cerrar, sin importarle las miles y miles de familias de aquí de Hermosillo, los niños en la escuela, los adultos mayores, él dijo yo lo voy a cerrar, quería votos y estaba dispuesto a decir lo que fuera.

Ya nosotros veníamos de un debate y de una serie de mesas de diálogo con nuestros amigos del sur para poder concretar el Acueducto Independencia, poder resolver el problema del agua.

Yo hice tres grandes promesas, empleo en el norte, agua en el centro, gas en el sur y para el área de Navojoa y Huatabampo la presa Pilares, el Home Port en Peñasco y muchas obras alrededor de muchos municipios precisamente para detonar el apoyo y crecimiento de Sonora

Y uno de los proyectos del Sonora Sí, porque fueron muchos, era el Acueducto Independencia, entonces cuando decidimos entrar a resolver el problema del agua en Hermosillo, un tema muy complicado, polémico, de muchos años, que nadie le quería entrar, por qué, porque sabían que les iba a traer un costo personal.

Vuelvo, yo en la soledad de mi oficina pensando decía hago lo mejor para Guillermo Padrés o hago lo mejor para el estado de Sonora y fue muy complicado tomar esa decisión, de hacer algo tan trascendental que en pocas partes de la República lo han hecho, y lo que implicaba, fue muy complicado la verdad, pero lo fuimos estudiando, cuales eran las opciones, en los Pinos, en México con el presidente Calderón, vimos la opción de la desalinizadora, de nuevas fuentes de abastecimiento, programas de ahorro del agua, estuvimos viendo todas las opciones, pero los informes que yo tenía personalmente y el presidente, en muy corto plazo Hermosillo iba a tener agua 3 veces a la semana 2 horas al día, estaba muy complicado y hay que resolver eso.

Después de sacar números qué era lo más factible para la gente, si ahorita yo te pregunto a ti, cuando te llega el recibo del agua si está caro, si se hubiera tomado la decisión de una desalinizadora te hubiera llegado mínimo 4 o 5 veces más caro, entonces imagínate no podíamos abusar de eso, agua de mala calidad y el proyecto muy caro, lo más viable para la gente era el Acueducto Independencia.

¿No fue un capricho de Padrés?

No, yo nunca me comprometí hacer el Acueducto Independencia en mi gobierno, en mi campaña, yo lo que quería era resolver un problema de Sonora, porque hablar de la capital es de Sonora. Yo creo que no hay una persona en todo el estado de Sonora que no tenga tíos, parientes, hijos que hayan estudiado, aquí en la capital.

Yo no lo prometí, cuando llegan los temas a resolver al escritorio del gobernador es que nadie más los pudo resolver ya, ya no hay una solución buena o mala, todas son malas, porque los directores, subdirectores, subsecretarios arreglan los temas antes de que lleguen al escritorio, cuando me llegó el problema tan grande que estábamos enfrentando si fue un tema que me hizo pensar mucho tiempo, largas horas, a parte el costo económico y político.

¿Valió la pena?  Porque todavía la gente del sur está convencida de que es una obra ilegal y que no debió ser

Claro, lo siguen defendiendo y lo van a seguir defendiendo toda la vida. Cuando tomamos la decisión de hacerlo, ahí yo creo que cometimos un error, quisimos explorar la posibilidad que la gente del Valle del Yaqui, los agrotitanes, no estoy hablando con todo respeto a la tribu Yaqui, pudieran ceder un poquito de su agua para que Hermosillo no tuviera sed, pero no hubo poder humano que lo hiciera, lo tratamos de negociar, deveras que se les fueron grandes posibilidades a Cajeme por la cerrazón de estas personas, no había un tema económico a valorar porque les ofrecía el estado y la Federación en aquel entonces que tuvieran ingresos muy superiores a lo que si se tuviera esa agua sembrando y cosechando trigo se les ofrecían todas las posibilidades y simplemente fue una cerrazón de orgullo que dijeron no, y todavía lo siguen diciendo, no. Y le buscamos por todos lados, no nomás el Gobierno del Estado, el Gobierno Federal, empresarios intervinieron y fue no, ahí fue también un costo político muy alto.

¿Valió la pena?

Sí y a final de cuentas te digo ahorita, si ustedes aquí en Hermosillo me están viendo y ustedes abren la llave en la mañana y se bañan, tal vez ya no se acuerden cuando ya no lo hacían, es gracias a que Granados y Huásabas y los municipios de la Sierra Alta cedieron agua, que nadie les diga que viene del Valle del Yaqui, no es correcto, es de los municipios de la Sierra Alta. Allá conseguimos gente noble que cedió derechos, así como los tiene los agricultores del Valle del Yaqui, la Tribu Yaqui, ellos también eran merecedores de ese reparto de aguas que dio e inició con Cárdenas y que les dio a todos, de allá viene tu agua, dales las gracias a ellos y nosotros fuimos a buscarlos a ellos cuando nos topamos con pared con la gente del sur del estado de Sonora, específicamente los agrotitanes de Cajeme y fuimos y los conseguimos y de ahí empezó la obra magna y empezamos a conseguir el recurso.

Para ellos fue una obra impuesta e ilegal ¿Qué les dices?

No es mucho lo que yo les diga, lo quedijo la Suprema Corte de Justicia que le da la razón al estado y dice que es una obra legal y que el agua potable, el agua primero tiene prioridad para el consumo humano, eso es algo obvio.

Cuauhtémoc Cárdenas acaba de decir, el hijo de Lázaro Cárdenas, que debe de cerrarse y una parte de los Yaquis

Yo coincido con Cuauhtémoc en el sentido de que se deben de respetar las aguas que les corresponde a cada quien, así como se le debe de respetar a la tribu Yaqui, se les debe de respetar a los agrotitanes de Cajeme, se le debe de respetar a Huásabas, a Granados y a todos los municipios que viven en la orilla del río Yaqui, entonces si se les respeta a ellos se les debe de respetar a los de arriba y ellos son los que le están cediendo agua a Hermosillo, que no los confundan, no se les está tocando ni una gota de agua ni a la tribu Yaqui, ni a los agrotitanes y seña de ello es que ahorita el tiempo me da la razón, a lo mejor antes pudiéramos estar debatiendo que un estudio y el otro, no se ha dejado de sembrar ni una sola hectárea y no hay ninguna afectación después de alrededor de 10 años .

Entonces yo te digo estoy de acuerdo con Cuauhtémoc en cuanto a que se respete, de que se cierre el acueducto Independencia pues no puedo estar de acuerdo y fue gran parte por lo que a mi me metieron a la cárcel.

¿Por qué? Volvemos a los caprichos ¿Por qué?

El acueducto fue el tema donde yo ya, desde que llegó Peña ya me di cuenta que yo andaba en problemas, por su actitud y su forma de gobernar.

Pero cuando ya decidimos hacer el acueducto, cuando él llega ya está terminado, ya está funcionando, pero yo ya sabía que él había prometido que lo iba a cerrar y nosotros ya litigando para luchar por la gente, un tema muy pesado que nos quito mucho tiempo, muchas horas, muchos desvelos, porque estaba convencido de que era lo mejor para la gente.

Llegan ellos y empiezan a abrir una serie de mesas donde íbamos a Gobernación a platicar, nos sentaban a los agrotitanes, a la tribu Yaqui, el gobierno del Estado, a veces iban también empresarios de Hermosillo y trataron de socializar el tema, ellos ya con su política; porque muchos dicen ah es que ustedes no pudieron negociar con los del sur, no pudo ni el Gobierno Federal de Calderón, ni el de Peña, ni pudo mi gobierno, ni tampoco ha podido ningún otro gobierno porque ellos siguen en contra de ese tema.

Entonces empezamos a platicar, el Gobierno del Estado siempre en la postura es claro, vamos a buscar la mejor solución, como podemos compensar a Cajeme, cómo le ayudamos, cómo hacemos que les vaya bien en un proyecto, mucha resistencia, ellos lo único que ponían por enfrente es cierra el acueducto, no podías hablar, se les fueron miles y miles de millones de pesos que ahorita Cajeme estuviera transformado, la tribu Yaqui tuviera muchas otras oportunidades porque se les ofreció, a mi en una ocasión el presidente Calderón me dijo vamos a apoyar a la gente de Obregón con 2 mil millones de pesos y yo los voy a mandar, la Federación los pone y no los aceptaron. Imagínate lo que hubiera transformado Cajeme, los empleos que se hubieran creado, pero por la cerrazón de estos amigos no quisieron.

Tuvimos una serie de eventos, en unos estaba el secretario de Gobernación Osorio Chong, en otros estaba el subsecretario Miranda, sin llegar a un gran acuerdo, la verdad era muy complicado porque todo era cierra el acueducto, los cursos legales ya habían caminado, las resoluciones todas a favor del estado, sí hubo momentos en los que ganaban un amparo, luego lo combatíamos, fue muy difícil.

¿Quién te dijo que cerraras el acueducto?

Para allá voy, después de esas mesas y sintiendo mucho frío del gobierno federal de Peña, porque ya traíamos el antecedente de ser rivales políticos él del PRI yo del PAN, yo sin tener una cercanía con él, después de él resentir como priista que le habíamos quitado el estado de Sonora por primera vez en la historia. Un día recibo una llamada del secretario de Gobernación y, lo recuerdo muy bien, yo creo que nunca se me va a olvidar.

¿De Osorio Chong?

De Osorio Chong, el secretario de Gobernación en aquel entonces, y me dice gobernador necesito platicar contigo, te tengo un recado del presidente de la República, para eso nunca nos había querido y nunca nos recibió el presidente de la República, no tuvo la atención de recibirnos nunca.

Muy bien, hice maletas, me fui a la ciudad de México, y todo el camino, qué querrá, cuál será el mensaje, a veces lo quería trasladar a algo bueno y luego caía en el mismo razonamiento de decir no, no es nada bueno, qué será, qué será.

Se llega el momento de la reunión, llegas a Bucareli, es un lugar frío, imponente, me pasan, llego a la oficina también, un lugar imponente, al ratito llega al secretario, Osorio Chong, con una cara muy dura, desde que lo vi sentí la mala vibra, lo sentí, me saluda muy brevemente, muy frío, me dice tengo un mensaje del presidente para ti.

A sus órdenes le digo, platícame.

El presidente te pide que cierres el Acueducto Independencia, me cayó como bomba, sentí hasta que se me iba la respiración, me entró un escalofrío, no lo podía creer, me quedé en silencio, no lo podía dimensionar.

¿Cómo señor secretario?

Que cierres el Acueducto Independencia.

Oye señor secretario déjame explicarte cómo vamos a cerrar una obra de cerca de 4 mil millones de pesos que ya se invirtió, que ya está funcionando, que está legal, que ya todos los tribunales lo han demostrado y nomás porque me estás pidiendo que lo cierre lo cierro, vamos platicando el tema, debe haber otras soluciones.

Que no.

¿Cómo?

Que no hay otra opción, lo vas a cerrar.

Señor secretario déjeme hablar con el presidente,

No, no quiere hablar contigo.

¿Qué día fue? ¿Recuerdas?

No recuerdo la fecha, pero fue en el 2013, por allá después del primer semestre, porque tuvimos varias reuniones como te digo.

Le digo, no déjeme hablar con el presidente, yo tengo que explicarle por qué no puedo cerrarlo, inclusive violaría la ley al quitarle el agua, no lo voy hacer.

Bueno gobernador, ahí en ese momento, te lo platico porque ahí supe que estaba marcado mi destino.

Mucha gente no sabe, y es la primera vez que lo voy a platicar en público, después de haber sentido la presión, el escalofrío, sentía hasta dormidas las manos, me dice, cuando ya le dije que no, me dijo muy firme, algún día me lo voy a encontrar y se lo voy a reclamar, me dice, pues si no vas hacer caso ya sabes lo que implica no hacerle caso al presidente de la República.

Ah carajo dije, espérame, déjame defender mi punto, déjame defender, no me dijo, el no hacer caso tiene sus consecuencias gobernador; pasaron miles de cosas por mi mente, estás dispuesto a enfrentarlas me dice, y yo pues no sé de qué me hablas, pero no me quiero ni imaginar qué me vas hacer, pero pues no lo voy a cerrar.

Muy firme, es más le dije, ustedes ciérrenlo, ustedes tienen poder como la Federación, les doy las llaves del acueducto ustedes ciérrenlo, yo no lo voy a cerrar, no me dijo el costo político lo vas a pagar tú, no el presidente. No le dije, yo no lo voy a cerrar, no por el costo político, sino porque no lo puedo hacer por la gente.

Bueno gobernador me dijo, yo lo único que te digo es que esto te va a traer graves consecuencias, si no lo cierras, pues no lo voy a cerrar y déjenme poder explicar el por qué y defender mi punto, no nomás una amenaza así nomás y fríamente se levantó y me dejó ahí, esa amenaza cambió mi vida personal y política de mi gobierno porque no cedí al capricho de un funcionario como Osorio Chong que me amenazó en nombre del presidente, Enrique Peña Nieto, para que cerrara el acueducto.

Yo me la tragué, seguí para adelante, seguí queriendo ver al presidente para seguir hablando del tema y nunca había hablado yo de eso públicamente, pero yo creo que la gente lo tiene que saber a raíz de lo que me preguntas ¿Qué pasó? Pues me peleé con el presidente de la República y no quise ceder a sus caprichos de campaña de cerrar el Acueducto Independencia en Hermosillo y se me vino encima todo el poder del Estado, con todos los medios de comunicación, con todas las dependencias en contra, cerraron la puerta a Sonora de una forma increíble, a raíz de esa reunión.

Él y yo nomás estábamos ahí, y fue una reunión que marcó mi vida, esa amenaza fue muy impactante para la vida de Sonora y de México porque en ese momento ellos ya estaban pensando, en lo que no debe de pasar en este país que es el abuso de poder y estar correteando a tus adversarios políticos y judicializar la política, eso no se vale, no podemos permitir que se haga ese abuso de poder en contra de los adversarios políticos.

¿Te dijeron qué te iban hacer?

No, no me dijeron que me iban a hacer, pero fue muy claro con el tiempo cómo se fue armando todo, ya el tiempo te da la razón, yo si me quedan días de mi vida, voy a luchar para que no se vuelva a usar el poder del Estado para perseguir adversarios políticos, que se les respete su estado de derecho, que se les respete la presunción de inocencia, que se les respete y se dejen defender, porque ahí marcó un hito.

El presidente se fue con todo contra sus adversarios, tanto internos de su partido como externos, se nos vino encima, a todos los que creyó él que le podíamos estorbar en su carrera política se nos vino encima y más cuando a él se le vino lo de la Casa Blanca y todo eso, pues más necesitaba gente con qué emparejar cartones y más cuando estaba persiguiendo gobernadores de su partido tenía que emparejar cartones y meter un gobernador de la oposición también y quién era su enemigo político en ese momento, pues Guillermo Padrés porque no quise cerrar el acueducto independencia, fue muy clara su actitud al no ceder yo a ese capricho de él.

Continuará segunda parte.

Fotografía: Alejandro Gutiérrez.
- Advertisement -