Fallece por coronavirus sacerdote sentenciado a 73 años de cárcel por pederastia en Reclusorio Sur de la CDMX - Proyecto Puente
Proyecto Puente > Coronavirus México y el mundo > Fallece por coronavirus sacerdote sentenciado a 73 años de cárcel por pederastia en Reclusorio Sur de la CDMX

Fallece por coronavirus sacerdote sentenciado a 73 años de cárcel por pederastia en Reclusorio Sur de la CDMX

Imagen de Internet

Internet

Compartir esta nota en redes Sociales

Carlos López Valdés, el cura pederasta que hizo historia hace dos años al recibir la sentencia más alta en México, murió este viernes por coronavirus, enfermedad que ha cobrado la vida de al menos 13,710 personas a la fecha en el país.

Intubado y con grave dificultades para respirar, el sacerdote de 73 años falleció en una cama de la Torre Médica de Tepepan, así lo dieron a conocer tanto su abogado, como sus familiares.

López Valdés pagaba la máxima sentencia de 63 años de prisión en el Reclusorio Sur de la Ciudad de México, en la alcaldía de Xochimilco, donde personal del lugar reveló que el ahora fallecido tenía otros padecimientos ocasionados presuntamente por la enfermedad de diabetes.

De acuerdo con las investigaciones, el religioso fue encarcelado por el delito de abuso sexual contra menores, quienes lo acusaron de cometer dicho ilícito en más de una ocasión.

Uno de los casos de pederastia fue padecido por Jesús Romero Colín, quien declaró que el sacerdote abusó de él cuando tenía 11 años en cuantificadas ocasiones.

Romero Colín era monaguillo en la parroquia San Agustín de las Cuevas, en Tlalpan, cuando tuvo que enfrentar los abusos del pederasta en 1994, que en ese entonces rondaba los 50 años y se hizo muy amigo de la familia.

Según la denuncia, cuando éste tenía oportunidad, abusaba sexualmente del menor. Autoridades recabaron más de 700 fotografías del cura teniendo relaciones sexuales con Colín y otros menores.

El monaguillo declaró que abandonó la parroquia San Agustín de las Cuevas a los 20 años, pero le tomó cinco años más decidirse a interponer la denuncia contra el sacerdote. Actualmente tiene alrededor de 34 años y asegura sentirse contento por la sentencia contra su agresor.

Ola de contagios

La desenfrenada ola de contagios por coronavirus llegó también a las cárceles del país, pues de abril a mayo la cifra de infectados se disparó hasta seis veces, mientras que el número de muertes se elevó un 20%.

Y es que respetar la sana distancia en los centros penitenciarios es difícil, debido a la sobrepoblación que existe en algunos de ellos, situación que ha expuesto a los internos en cárceles de al menos 15 estados de la República Mexicana.

De acuerdo con el diario Reforma, el pasado 27 de abril se tenía un registro de 27 personas que dieron positivo al COVID-19. Sin embargo, un monitoreo de la Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH), arrojó que para el 25 de mayo la cifra había aumentado a 177.

De éstos, se han reportado 37 decesos, es decir, que ha fallecido uno de cada cinco internos contagiados.

Incluso en abril, un prisionero del Reclusorio Oriente afirmó para el medio Expansión, que le preocupa la situación del coronavirus principalmente por los problemas que acarrearía un contagio masivo dentro del penal.

“Todo será un caos”, aseguró en medio de la incertidumbre que se vive actualmente por la contingencia del COVID-19 y afirmó que en caso de cancelar las visitas de los familiares, se desatará un problema mayor, ya que la mayoría de los reclusos sobrevive gracias al dinero que aportan las familias.

Sin embargo, la enfermedad del coronavirus complica la situación de los internos en diversos centros penitenciarios, tal es el caso de la Comisaría de Prisión Preventiva, en Jalisco, donde se han reportado 66 contagios y un muerto.

Información tomada de www.infobae.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *