-Anuncio-
lunes, enero 25, 2021

Chernobyl (2019): la cultura de la mentira ante el desastre

Últimas Noticias

51 defunciones y 342 casos nuevos por covid en Sonora; suman 4 mil 865 y 59 mil 415 contagios en total

Hermosillo, Sonora. 24 enero de 2021.- Este domingo se confirmaron 51 defunciones y 342 nuevos casos por...

Políticos, empresarios y su gabinete desean pronta recuperación a AMLO

El titular de Hacienda, Arturo Herrera, y de Gobernación, Olga Sánchez Cordero, así como el exmandatario Enrique...

Netflix comparte video con las referencias de Karate Kid que hay en la tercera temporada de Cobra Kai

Madrid, 24 de enero (Europa Press).- Uno de los grandes atractivos de Cobra Kai son sus continuas referencias a la trilogía original de Karate Kid. Más...
-Anuncio-

Tuvimos unos días raros, como una especie de parálisis que en otras circunstancias asumiríamos como algo normal, esperado. Si bien necesitaba un descanso de la rutina de este año atípico que se siente interminable, también es raro pasar estos días libres por Día de Acción de Gracias en EEUU en el mismo aislamiento forzado de todos estos meses.

Con algo de tiempo entre manos y queriéndome un poco despegarme de las noticias y de los libros, me senté frente al televisor y empecé esa tediosa e interminable tarea de tratar de escoger algo qué ver en los múltiples servicios que tenemos en casa.

Por alguna razón, me decidí por volver a ver una miniserie de HBO que causó furor el año pasado. Chernobyl se estrenó el 6 de mayo de 2019 y estuvo al aire por 5 semanas. La serie examina, por supuesto, el desastre nuclear que ocurrió en abril de 1986 en Chernóbil, Ucrania. En el punto más álgido de la Guerra Fría, la explosión del reactor nuclear en uno de los países satélites de la Unión Soviética tuvo repercusiones que van mucho más allá de las terribles consecuencias en la salud pública del lugar en el que ocurrió. No es demasiado arriesgado pensar, como confesó el propio Gorbachov años después, que el desastre en Chernóbil fue a fin de cuentas el último clavo en el ataúd de la URSS.

Como producto cultural, Chernobyl adquiere relevancia con respecto a cultura de la mentira en la que vivimos en el presente. Basada en muchos de los testimonios que recopiló la ganadora del Premio Nobel en 2015, Svetlana Alexievich, la serie dramatiza – tal vez demasiado en algunos momentos – la obtusa relación del Estado Soviético con la verdad y, sobre todo, su obsesión por mostrar una imagen indestructible hacia el exterior.

El personaje central, Valery Legasov, protagonizado de forma impecable por el actor Jared Harris, tiene diálogos notables en los que desafía la narrativa del Estado con respecto al desastre. Como uno de los miembros principales de la comisión investigadora del desastre, el Dr. Legasov estuvo en constante tensión con miembros del partido y del Estado. La narrativa oficial siempre contradecía a la realidad, siempre minimizaba la tragedia a pesar de las miles de muertes que causó la explosión del reactor. El número oficial de muertos hasta el día de hoy sigue siendo 31, esto a pesar de que hay un sinnúmero de reportes extraoficiales que suben esa cifra de los 4 mil hasta 60 mil fallecidos directa o indirectamente por el desastre.

Si bien la recepción crítica de esta serie fue muy positiva el año pasado, en especial en los Estados Unidos gracias a la abierta guerra contra la ciencia y la verdad que ha caracterizado a la administración de Trump, nunca nos hubiéramos podido imaginar lo relevante que ese mismo producto cultural es ahora. La pandemia del coronavirus no es Chernóbil, eso esta claro, es un problema de escala mundial. Sin embargo, conmueve el hecho de saber que todavía hay tantísimas muertes que pudieron prevenirse de no ser por tener un Estado que ha resultado incompetente, un Estado al que le interesa más su imagen hacia el exterior que salvaguardar de veras la salud de sus ciudadanos.

En esto, el desastre es comparable con México, un país que ha estado rebasado por sus circunstancias desde siempre; el país del ocaso interminable. Chernobyl nos puede servir para pensar seriamente las formas en que diversos estados semi autoritarios o con liderazgos preocupados por un legado que se basa en la fabricación de una narrativa, han reaccionado ante una tragedia inimaginable.

El costo humano de lo que estamos viviendo no es suficiente para entender la magnitud de nuestro presente. Es también el costo a largo plazo. La batalla más triste, la más terrible, viene después. Es esa batalla por convencer a la gente de que hay cosas que son ciertas y cosas que no. Esa batalla por la verdad ante el escepticismo imbécil. La batalla contra los creyentes en la conspiración internacional, las víctimas de la desinformación, los que propagan de forma abierta y con un escepticismo infundado mentiras por doquier.

Como dice el Dr. Legasov en uno de los momentos más conmovedores de la serie: “Cada mentira que decimos genera una deuda con la verdad. Tarde o temprano hay que pagar esa deuda”.    

-Anuncio-
-Anuncio-

Lo más visto

FGJE Sonora imputan a dos personas por feminicidio y violación en Hermosillo, los atraparon cuando tiraron el cuerpo

Hermosillo, Sonora.- Dos personas que fueron detenidas en flagrancia al momento de abandonar en la vía pública un...

Infectólogos advierten que Ivermectina y Azitromicina no se recomiendan para pacientes asintomáticos de covid

La Asociación Mexicana de Infectología y Microbiología aseguró que la ivermectina y la azitromicina no son un tratamiento...

Inicio de semana lluvioso para Hermosillo; podría extenderse hasta el martes

Hermosillo, Sonora. 24 enero de 2021.- Hermosillo arrancará la semana con episodios de lluvia generalizados que podrían...

Don Manuel es el mexicano de 124 años que vivió la Revolución

En la Nochebuena de 1896 nació el que hoy podría ser el hombre más longevo del mundo,...

Roberto crea Osos Memorables HMO: de prendas especiales a peluches que llevan consuelo ante la muerte de un ser querido

Hermosillo, Sonora.- Roberto trabaja hasta la madrugada en su taller de costura. Toma una camisa, le sujeta...
-Anuncio-