-Anuncio-
jueves, febrero 25, 2021

Cristina la traficante de cuentos

Relacionadas

- Advertisement -

Desde el ir y venir entre Japón, Ciudad de México, Monterrey y Sonora, Cristina fue escribiendo los cuentos que ahora componen tres cuentarios: Hanami, Premio Latinoamericano de Cuento “Benemérito de América” 2005; El agua está helada, Premio Libro Sonorense 2005; y Cuentráficos. De los tres libros de cuentos, el último ha sido el más viajero, aunque con que éste no tiene relación con algún Japón como si lo están los otros dos títulos.

Los relatos de Cuentráficos están situados en el no lugar o quizás deberíamos decir en el cuento mismo, en el acto de escribir, en la imaginación misma donde la autoría se diluye entre las voces de los personajes que toman por asalto las paginas de los relatos que Cristina nos comparte en su libro.  La autora califica a estos cuentos como metaliterarios porque en ellos los elementos que componen el relato, narradores, personajes, voces narrativas, la autoría misma, se refiere a sí misma, se describen y cuestionan. En ese no lugar de la pagina en blanco es donde la imaginación postmoderna de Cristina explota para derribar todas las ideas de lo que es el cuento y se reinventa en un sinfín de posibilidades que nacen cuando los significados pierden sentidos.

-Anuncio-

Esta condición postmoderna de las narraciones recopiladas en Cuentráficos hace que el lector se pregunte: qué son los personajes, cómo se conforma la voz narrativa en la cabeza de un autor o autora, o cómo nacen las historias en la cabeza de quien escribe.

Los lectores de estos cuentos deben estar listos a todas las posibilidades que da la imaginación, la suya y la de Cristina, porque mientras recorran las páginas del libro trabajaran en complicidad para crear nuevos significados y posibilidades del cuento como género literario y de lo que se puede expresar.

Al final, estos cuentos raros, porque también se vale calificarlos así, sorprenden al lector por lo que demandan de él o de ella, porque los ponen en el desconcierto de tener que participar también en la autoría de escribir mientras van leyendo. En este sentido los cuentos de Cuentráficos necesitan de lectores imaginativos, avisados, atentos y nada perezosos; pero sobre todos estos calificativos, se necesitan lectores abiertos a una propuesta que no tiene punto de comparación con cualquier otra.

-Anuncio-

Así pues, llegamos al punto de que Cuentraficós se termina configurando como todo un nuevo continente de la imaginación donde la realidad y la fantasía trafican historias o elementos del relato, entre la mente de Cristina y sus lectores. Leer Cuentráficos es también construir puentes comunicantes entre la mente que escribe y la que lee para conformar un país nuevo, el de la imaginación misma y sus infinitas posibilidades.

- Advertisement -

Opinión

Todos contra el auditor: que se vaya

Columna Contra las cuerdas Finalmente será citado a comparecer el auditor superior para que explique por qué se desdijo de...

Se unen fotógrafos y juntan más de una tonelada de basura durante mega jornada de limpieza en Tastiota, playa de Sonora

Hermosillo, Sonora. 24 de febrero de 2021.- Más de 50 sonorenses, se unieron en una mega jornada de limpieza...

Adultos mayores seris se resisten a vacuna contra covid; autoridades tradicionales buscan apoyo para convencer a integrantes de la etnia

Pitiquito, Sonora.- Por desinformación y temor, adultos mayores comcaac no se vacunaron contra el covid-19 en El Desemboque de...

Letras de cambio: el proyecto del joven Abraham Sierra para fomentar la lectura, resiliencia e inclusión en Sonora, intercambia libros y despensas

Abraham Sierra recuerda que el primer libro que leyó fue “Los hornos de Hitler” de Olga Lengyel. Al terminarlo...
- Advertisement -