Marielos, mamá de Airam, continúa con venta de mochilas, collares y accesorios tras perder a su hija, apoyará a niños con cáncer en Hermosillo - Proyecto Puente
Proyecto Puente > Hermosillo > Marielos, mamá de Airam, continúa con venta de mochilas, collares y accesorios tras perder a su hija, apoyará a niños con cáncer en Hermosillo

Marielos, mamá de Airam, continúa con venta de mochilas, collares y accesorios tras perder a su hija, apoyará a niños con cáncer en Hermosillo

Astrid Arellano

Compartir esta nota en redes Sociales

Airam tuvo la idea de empezar a vender cosas para ayudarse. Ella, de entonces 14 años, diseñó su propia marca, imprimió tarjetas y empezó a armar los collares que ofrecería en el hospital donde estaba internada. Junto a Marielos, su mamá, emprendió su pequeña fuente ingresos para costear sus necesidades cuando tuvo leucemia, pero también para ayudar a otras niñas y niños que estuvieran viviendo lo mismo.

Marielos Hernández, de 37 años, contó que ahora que Airam ya no está desde hace cinco meses, decidió continuar con su labor. Con resiliencia, se amarró del amor a su hija y ya se siente lista. Desde hace un par de semanas, vende mochilitas y cosmetiqueras de colores brillantes, pijamas y pantuflas, vasos con popotes y perfumes por Facebook. Es su autoempleo y la forma que usará para apoyar a más niñas y niños.

“Eran cosas que mi niña vendía”, narró Marielos, “cuando Airam estaba internada, gracias a Dios, mucha gente nos apoyó económicamente y en todos los sentidos; nosotras vendíamos para apoyarnos en todos los gastos del tratamiento, porque había medicamentos que nos sugerían los médicos y que el Seguro (Social) no contaba con ellos, pero todo era para la salud de la niña”.

Airam fue diagnosticada con leucemia en junio de 2019, pero, aunque médicos y familia hicieron todo por ella, la enfermedad avanzó rápido. “Airam duró solo ocho meses con el tratamiento”, dijo su madre, “falleció el 23 de febrero pasado, tenía quince años”. La familia es originaria de Ciudad Obregón, pero por el trabajo del padre, Edgar Mange, de 36 años, se mudaron a Hermosillo poco antes de que la niña empezara a sentirse mal por primera vez. Él es ingeniero industrial y, ella, educadora en preescolar, hasta antes de que se enfermara Airam.

Era bellísima, asegura Marielos, una niña “perfecta” con un corazón hermoso. Pasaba las horas en su cuarto bailando K-pop [género musical originado en Corea del Sur] rodeada de posters de BTS, su banda favorita. Soñando en inaugurar una cafetería con esa temática. Haciendo collares. Aprendiendo a tocar el violín. Estudiando.

“Me enfoqué a seguir de nuevo en esto, vendiendo, sobre todo, lo que a ella le gustaba, porque era para ayudar, se preocupaba mucho por la gente”, contó, “internada, buscábamos mucho medicamento y mucha gente le donó, pero a ella no le costaba desprenderse de lo que necesitaba para ayudar a los demás pequeños que estaban ahí y que le tocó conocer”.

Llegaron las mochilitas $180 ya personalizadas con el nombre o imagen que deseé.
Colores: Rosa, Lilita, rosa fiucha ,…

Publicado por Hernandez Marielos en Miércoles, 29 de julio de 2020

La madre cuenta que sabe lo que es atravesar esta situación junto a una persona enferma cuando no se tienen los recursos, por todo lo que implica en alimentación, transporte y medicamentos, por eso ella destinará una parte de sus ingresos de la venta en comprar pañales, toallitas húmedas, ropa cómoda y algún juguete que anime a los pequeños.

Además de un montón de collares que hoy atesora, Marielos también se quedó con alrededor de 20 trencitas de cabello que le donaron a Airam para que tuviera una peluca.

“Le donaron mucho cabello y ella dijo que haría dos pelucas, una para ella y otra para Luisa, una compañerita que hizo en el hospital, desgraciadamente, Luisa murió un par de meses antes que Airam y, de hecho, ella nunca lo supo”.

Por eso, ahora quiere hacer dos pelucas y entregarlas a dos niñas. Quiere hacer todo personalmente porque, una vez, confió en alguien que lucró con los donativos y no le gustaría que se repitiera. Por eso, como primera actividad, este 30 de julio donó lo que quedaba de los pañales que la gente que se solidarizó con la causa de Airam le llevó a su funeral en lugar de flores.

“A ella no le gustaban las flores, odiaba el olor”, dijo Marielos, “y yo les pedí que llevaran pañales y toallitas y, el día del sepelio, juntamos muchas, llegaron personas con cajas y cajas, después yo los llevé a Pediatría de la Clínica 14”.

Y continuó: “Era una niña con muchos propósitos en esta vida, quería hacer muchas cosas y me quedo con esos bonitos recuerdos, porque era una niña muy, muy amada; en el Seguro, la verdad, dejó a mucha gente que la amaba; hasta la fecha hay enfermeras y médicos que me mandan mensajes para saber cómo me encuentro”.

Solo espera que pase pronto la pandemia por COVID-19 y poder hacer todo lo que tiene pendiente. También anhela que más gente sea donante de sangre, porque, en esa búsqueda, se sufre.

“Yo entiendo que estamos en una situación muy, muy difícil, pero el hecho de apoyar reconforta tu alma, el saber que estás ayudando a alguien más, sobre todo, a un pequeño”, concluyó, “los invito, si gustan acercarse a conocer la historia de Airam, estoy para servirles, que sepan que esto no es con un fin de lucrar, sino, sobre todo, de poder ayudar”.

Lee también:
La sonorense Rebeca Godoy habla de su lista de deseos antes de morir: escribir un libro, amanecer en la Laguna del Náinari y grabar canción de Sia para investigar sobre cáncer, la cantante responde que sí

Marielos, además de las ventas de sus productos, puede recibir donaciones en especie de pañales, toallitas húmedas, medicamento, pijamas y juguetes. Para encontrarla, puedes visitar su perfil personal en Facebook como @marielos123 o Hernández Marielos, así como en la fanpage Ventas Ari, o al teléfono (662) 181 9134.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *