A pesar de la contingencia "El trompo de Carlos" encantó con sus tacos al pastor a sus vecinos en Pueblitos - Proyecto Puente
Proyecto Puente > Hermosillo > A pesar de la contingencia “El trompo de Carlos” encantó con sus tacos al pastor a sus vecinos en Pueblitos

A pesar de la contingencia “El trompo de Carlos” encantó con sus tacos al pastor a sus vecinos en Pueblitos

Astrid Arellano

Compartir esta nota en redes Sociales

Hermosillo, Sonora.- Carlos y Ericka estuvieron una semana en la búsqueda de la receta perfecta: más chile, menos chile. Están conscientes de que el adobo es la clave. Querían lograr los tacos al pastor que motivaran a la gente a comerse hasta siete. Y lo lograron.

Esta familia hermosillense tenía como plan a futuro abrir formalmente una taquería en Hermosillo, pero no se sentían listos. Sin embargo, cuando Carlos se quedó sin empleo por la pandemia de COVID-19, tuvieron que apresurarse y abrir en casa: mandaron a hacer el trompo y empezaron a comprar insumos en negocios locales.

Es que si no empezábamos ya, no íbamos a empezar nunca”, dijo Ericka, de 27 años, “toda la semana pasada hicimos pruebas en el trompo, queríamos darle el punto a la carne: la primera vez, me comí dos tacos. Pero cuando perfeccionamos la receta, ya me comí siete”, se carcajeó.

Esta semana abrieron su porche en la colonia Pueblitos e inauguraron oficialmente “El trompo de Carlos”, un espacio con todas las medidas sanitarias y que funciona únicamente con servicio para ordenar y recoger en horario especial.

Su sorpresa fue que, con apenas seis días de haber abierto, la gente ha arrasado a diario con los tacos disponibles y Carlos siempre termina preparando la reserva de carne.

“En Hermosillo casi no hay tacos al pastor y nosotros somos adictos, nos encantan y hemos andado probando tacos siempre. ¿Qué vamos a cenar? Tacos. Y siempre buscábamos al pastor, pero no siempre nos gustaban”, contó Ericka, “hasta que un día le dije a Carlos ¿y por qué no los haces tú? Pues sí, me dijo”.

Carlos -que antes se dedicaba a reclutar personal para una empresa- ahora sale a buscar los ingredientes más frescos a diario: tortillas, carne y verduras del Mercado Municipal y de negocios locales. Luego prepara todo desde cero y se dedica a picar, cocer, licuar y adobar con su sazón.

“Ahorita empezamos desde la casa, ahora sí que ayudándonos de la voz de quien nos conoce”, dijo Carlos Martínez, de 37 años y quien trabajó por mucho tiempo en el servicio de banquetes para eventos cuando era estudiante de preparatoria y luego universitario.

“Tuve la fortuna de tener mucho contacto con esto, porque un amigo mío, vecino de toda la vida, me dio la oportunidad cuando entré a la prepa y tenía que pagar la mensualidad y los libros, porque no podía quedarme en cero ni depender de mis padres. Entonces empecé a trabajar los fines de semana”.

Carlos era el que ponía las mesas, las salsas y calentaba las tortillas, pero con el paso de los años, se convirtió en el taquero y luego, prácticamente, llegó a manejar el negocio.

“Aunque me quedé con las recetas, no las uso y es lo que la gente esperaría”, explicó Carlos, “porque yo hice mis propias mezclas: fui probando, buscando qué le quedaba mejor, viendo si el sabor era agresivo y cómo disminuir la agresividad del adobo. Pero la salsa sí tiene que ser picosa, porque así debe ser el taco. Hace unos días hicimos la última prueba y quienes los comieron nos dieron el visto bueno. Y nos aventamos ahora sí”.

Ericka combina el ‘home office’ de la empresa para la que trabaja, con el cuidado de sus dos hijos y ayudar a Carlos con lo que se ofrezca en el negocio.

“Él se avienta todo, a veces nomás me dice me pasas esto o lo otro, porque tengo a los dos niños también”, explicó Ericka, “la niña de ocho años es la más emocionada: nos dice que ella vende las sodas, porque piensa que son su negocio y no que son parte de lo mismo. Ella ya se vio de mesera. Y yo, como esposa, soy la más emocionada de que pueda tener a mi familia en la casa y no batallar para salir a trabajar”.

Mientras atiende, Carlos siempre usa guantes, cubrebocas y tiene un tapete sanitizante antes de entrar a la cochera y a la casa. La gente le llama para ordenar su pedido y él ya lo tiene listo antes de que llegue, para que se lo lleve sin esperar.

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Haz tu pedido para hoy????????

Una publicación compartida por El TROMPO DE CARLOS (@eltrompodecarlos) el

“Un negocio siempre es complicado, independientemente de la pandemia”, concluyó Carlos, “esta es una variable más que le vas a agregar, pero, a fin de cuentas, es cuestión de tener constancia: algo que me dejó la pandemia es o evolucionas o te extingues. Yo no podía quedarme a esperar otro trabajo: esto fue con mucha fe, con muchas ganas y con toda la actitud de que esto no me dé solo para subsistir, sino para tener un mejor estilo de vida”.

Y Ericka agregó: “Siempre voy a decir eso: cuando las cosas estén muy mal o muchas cosas te impidan hacerlo, cuando tienes una meta, pero todo se está interponiendo para hacerlo más difícil, ahí es cuando las cosas resultan mejor”.

Para ordenar, puedes llamar al (662) 189-7694 y recoger en la colonia Pueblitos, en horario de 13:00 a 18:00, de martes a domingo. También puedes seguir a @eltrompodecarlos en Instagram.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *