-Anuncio-
martes, junio 22, 2021

Estímulos y programas ante los efectos económicos del COVID-19

Germán Palafox
Germán Palafox
Docente e investigador del Departamento de Economía de la Universidad de Sonora y presidente del Observatorio Ciudadano de Seguridad y Convivencia del Estado de Sonora.

Relacionadas

- Advertisement -

Uno de los temas de mayor preocupación, después de la pandemia del coronavirus, para la mayoría de los agentes económicos a nivel mundial tiene que ver con la dimensión económica y muy especialmente con los componentes de la demanda agregada: Consumo e Inversión. Estas dos variables son claves para el crecimiento y desarrollo de las economías y se vieron sumamente afectadas  tanto en las variables reales de la economía como es la producción y el empleo, así como en las variables financieras entre ellos el tipo de cambio, los mercados bursátiles, entre otras variables, a nivel mundial.
Durante el impacto inicial de COVID-19, era comprensible que los gobiernos y los bancos centrales, de los países desarrollados, respondieran con inyecciones masivas de liquidez. Pero ahora los formuladores de políticas deben dar un paso atrás y considerar qué formas de estímulo son realmente necesarias y cuáles corren el riesgo de hacer más daño que mejorar la situación.
La mayoría de los gobiernos de todo el mundo están respondiendo con fuerza a la crisis COVID-19 con una respuesta fiscal y monetaria combinada que ya ha alcanzado el 10% del PIB mundial. Sin embargo, algunas medidas de estímulo pueden no impulsar el consumo y la inversión como lo esperan los diseñadores de dichas políticas.
Es comprensible que las medidas de estímulo impulsadas por los países desarrollados se hayan implementado de una manera apresurada, casi en pánico, para contener las consecuencias económicas de la pandemia. Para muchos analistas la implementación de dichas políticas eran la única opción en ese momento. Sin una inyección masiva de liquidez de emergencia probablemente habría habido quiebras generalizadas, pérdidas de capital empresarial y un camino aún más empinado hacia la recuperación.
Al principio de la crisis de salud muchos de nosotros pensamos que duraría unas pocas semanas al igual que los diseñadores de políticas tanto a nivel mundial y regional, ello explica de alguna manera que se implementaran estas medidas de emergencia. Eso significa que todos estos programas deben evaluarse con más cuidado, teniendo en cuenta el mediano y largo plazo.
Durante los períodos de profunda incertidumbre, como el que hoy vivimos, los ahorros preventivos generalmente aumentan a medida que los hogares y las empresas retienen efectivo por temor a lo que se avecina. Para el caso de países subdesarrollados, como México, el ahorro se convierte en un lujo ya que los ingresos que perciben se destinen para el consumo básico y en muchos de los casos se tienen que endeudar. Pero supongamos que la incertidumbre es muy fuerte que nos obligue ahorrar unos cuantos pesos a los hogares y a las empresas.
La crisis actual no es la excepción. Gran parte del dinero que reciben los hogares y las empresas, en los países desarrollados, en forma de cheques de estímulo probablemente quedará inactivo en sus cuentas bancarias, debido a las preocupaciones sobre el futuro y una reducción muy fuerte en las oportunidades de consumo. Al mismo tiempo, es probable que los bancos tengan que quedarse con el exceso de liquidez, por falta de prestatarios solventes dispuestos a pedir préstamos nuevos.
Este fenómeno económico ya se había registrado en la gran recesión de 2009 cuando se diseñaron políticas monetarias expansivas lo que originó que el exceso de reservas mantenidas en los bancos, durante ese período, alcanzó el billón de dólares. Hoy no sorprende que el exceso de reservas mantenidas en instituciones bancarias estadounidenses casi se duplique entre febrero y abril, de $ 1.5 trillones a $ 2.9 trillones. Este aumento masivo en las reservas bancarias sugiere que las políticas de estímulo implementadas hasta ahora han tenido un bajo efecto multiplicador, es decir no se está reactivando la economía del país vecino. Por la tanto bajo determinadas condiciones se rompe el circuito mayor liquidez – mayor consumo – mayor crédito, afectando las expectativas de crecimiento.
Por otra parte, el exceso de reservas explica el auge, momentáneo, de las bolsas de valores principalmente de los Estados Unidos. Sin embargo, hay buenas razones para preocuparse de que el exceso de efectivo en los bancos se canalice hacia la especulación financiera. Los mercados de valores ya están reaccionando en subida y bajadas a diario en sus indicadores, y esta volatilidad a su vez podría generar una mayor incertidumbre, lo que lleva a un comportamiento aún más precautorio y desalienta tanto el consumo como la inversión necesaria para impulsar la recuperación. Este estímulo puede activar el circuito exceso de efectivo en los bancos- mayor especulación financiera- mayor incertidumbre- menos consumo e inversión. Ello explica que se vea en la prensa que los mercados bursátiles subieron y por otro lado un mayor desempleo  y menores ingresos para la población.
Las medidas de estímulo bien diseñadas podrían ayudar una vez que COVID-19 haya sido controlado. Pero mientras la pandemia continúe, no puede volver a la normalidad.
El punto central por ahora es reducir el riesgo y aumentar los incentivos para gastar. Mientras las empresas estén preocupadas de que la economía se mantenga débil dentro de seis meses o un año, pospondrán la inversión, lo que retrasará la recuperación. Solo el estado puede romper este círculo vicioso. Los gobiernos deben asumir la responsabilidad de asegurarse contra los riesgos actuales, ofreciendo una compensación a las empresas y los hogares en caso de que la economía no se recupere en un determinado momento.
Una política que ha estado funcionando en varios países es proporcionar asistencia a las empresas con la condición de que retengan a sus trabajadores, respaldando los costos salariales y otros costos. En los Estados Unidos varios congresistas han propuesto una legislación en este sentido.
Los gobiernos también deberían considerar emitir cupones de gastos (cupones de descuento) para estimular el consumo de los hogares. Esto ya está sucediendo en China, donde los gobiernos locales en 50 ciudades están emitiendo cupones digitales que pueden usarse para comprar diversos bienes y servicios dentro de un cierto plazo. La fecha de vencimiento los convierte en potentes estimulantes del consumo y la demanda agregada a corto plazo, cuando más se necesita.
Los cupones cubren parte del precio cuando los consumidores compran artículos. Parte de la emisión de cupones está dirigida exclusivamente a las familias de bajos ingresos. Sin embargo, algunos analistas plantean que los consumidores primero necesitan tener el dinero suficiente para poder tener el beneficio de usar los cupones. Debido a la pandemia, muchas personas se encuentran desempleadas, especialmente las familias de bajos ingresos, por lo que expertos proponen implementar más medidas de apoyo financiero directo.
Mecanismo de los cupones de descuento
El Gobierno emite cada semana unos códigos QR que, si los escaneas con el celular, te ofrecen descuentos durante esos siete días: por ejemplo, si gastas 150 yuanes en las tiendas de la ciudad, te descuentan 50. Según los especialistas el sistema funciona. Por ejemplo Shanghái, la capital económica de China, ha acordado con las principales plataformas de comercio electrónico la entrega a los consumidores de este tipo de cupones por valor de 6.700 millones de yuanes (116 millones de euros). Comparado con los pagos en efectivo a la ciudadanía —como los que ha aprobado Hong Kong—, este sistema es más eficaz a la hora de incentivar el consumo, porque la población china está habituada a ahorra, s. A estos bonos-descuento gubernamentales se suman abundantes rebajas en el  comercio minorista y los cupones adicionales que ofrecen diferentes establecimientos, sobre todo en bares y restaurantes.
Sin duda los cupones reducen los beneficios de las empresas, pero sirven para atraer clientes. Sin este tipo de estrategia no se podría solventar los pagos de la renta y los sueldos de los trabajadores y por lo tanto se tendría que cerrar
Dado que es probable que la pandemia dure mucho más de lo que se suponía originalmente, se necesitará aún más estímulo. Es un buen momento para analizar los diversos estímulos que tengan efectos de mediano plazo.
Los programas de estímulo mal diseñados, y peor aún mal implementado, no solo son ineficaces, sino potencialmente peligrosos. Las malas políticas pueden contribuir a la desigualdad, sembrar la inestabilidad y socavar el apoyo político de la sociedad para el gobierno precisamente cuando es necesario para evitar que la economía caiga en una recesión prolongada. Este último punto es de vital importancia que se establezca la confianza de la sociedad en el diseño de los estímulos y para ello se debe de presentar los recursos asignados al programa, la lista de los beneficiarios, la temporalidad de los estímulos, es decir una clara transparencia y rendición de cuentas de los recursos públicos.
El ingresar a la nueva normalidad no debe permitir que las estrategias sean diseñadas por políticos parlanchines que ha abusado del poder y han utilizados estímulos y programas para beneficiar con recursos públicos a sus grupos políticos, familiares, y   amigos. Ya basta
Afortunadamente, hay alternativas. Pero queda por ver si los gobiernos las tomarán.

- Advertisement -

Opinión

5 escuelas de programa Anticipa en Sonora suspenden actividades presenciales por cambio a naranja del semáforo en Hermosillo

Hermosillo, Sonora.- Las cinco escuelas de educación básica que integran el programa Anticipa Educando suspendieron sus actividades presenciales debido...

Salud Hidalgo confirma la muerte de 36 personas que ya tenían vacuna

Ciudad de México, 21 de junio (SinEmbargo).- Alejandro Benítez Herrera, Secretario de Salud de Hidalgo, informó que de las seis mil 163...

Inicia el registro para vacunar a adultos de 30 a 39 años, ya pueden ingresar al sitio

El registro para las personas de 30 a 39 años interesadas en vacunarse contra covid-19 está abierto desde la...

‘México dejó de ser país de tránsito de refugiados para convertirse en nación destino’: Alejandro Encinas

En el marco del Día Mundial del Refugiado, el subsecretario de Derechos Humanos de la Secretaría de Gobernación, Alejandro Encinas,...
- Advertisement -