Pedro no puede pagar el cajón de María: murió hace 3 días en su casa de la colonia El Malecón en Hermosillo; hoy la entierran - Proyecto Puente
Proyecto Puente > Hermosillo > Pedro no puede pagar el cajón de María: murió hace 3 días en su casa de la colonia El Malecón en Hermosillo; hoy la entierran

Pedro no puede pagar el cajón de María: murió hace 3 días en su casa de la colonia El Malecón en Hermosillo; hoy la entierran

Astrid Arellano

Compartir esta nota en redes Sociales

Hermosillo, Sonora.- María del Socorro falleció hace tres días y Pedro, su esposo, todavía no puede pagar el ataúd con el que será enterrada. No murió de COVID-19, sino por las complicaciones derivadas de la diabetes que padecía desde hace diez años, en condiciones que se volvían cada vez más complicadas por su situación económica.

En la colonia El Malecón, en Hermosillo, el pequeño sepelio se desarrolla entre familiares y vecinos de la mujer de 60 años. En un porche con suelo de tierra, la familia colgó algunas cobijas sobre la malla ciclónica que rodea la casa. Con una lona, también hicieron un techo improvisado para dar sombra y colocaron en el costado derecho a María. Al otro lado, los dolientes platican en voz baja y contemplan el ataúd.

Pedro Elías Alvarado Chávez, su viudo de 62 años, explicó que María falleció después de sufrir dos infartos en distintos días. El primero, la volvió más débil, pero, el segundo, ocurrido a las siete de la tarde del martes 2 de junio, ya no lo resistió.

En la puerta, Pedro, habla de su esposa en tiempo presente. “Está enferma de diabetes y retención de líquidos”, dice, “el viernes antepasado le pegó un infarto aquí en la casa, un paro cardíaco, pero la volví a la vida con respiración… la bañé y la volví”.

Luego se le rompe la voz y hace una pausa. “Y ahora acababa de regresar del hospital con ella y como a las dos horas de haber llegado, le dio otro infarto y ahí se me quedó”.

Pedro es chofer de un dompe y dos nietas dependen económicamente de él. “Trabajo al día”, afirmó, “si trabajo, gano; si el dompe no se mueve, no gano nada”.

Por la situación económica que Pedro vive con su familia, días antes de la muerte de María, por voluntad propia y desobedeciéndolo, su nieta de 10 años empezó a recorrer las calles de la colonia buscando trabajo. Tocó varias puertas -acción a la que se le unió su hermana menor, de siete años, y algunos vecinitos- para ofrecer barrer las banquetas y obtener dinero para llevar a su casa.

“Se iba a barrer banquetas, le dije que estaba haciendo mucho calor para andar en la calle, ´me vale´, me decía y se iba de todas maneras a buscarle”, dijo el abuelo con los ojos humedecidos.

La tarde que falleció María, contó Pedro, llamó a la ambulancia y le dijeron que no podían ir “por el problema de la pandemia”. Luego habló a la funeraria del DIF y le dijeron que estaba saturada, pero lo remitieron a la Funeraria Nazareth, donde lo apoyaron.

El servicio funerario se llevó el cuerpo de María y ofreció un descuento a Pedro, con facilidades de pago que, aún así, no ha podido solventar.

“Nos bajaron mucho el costo del funeral, pero ni a sí nos acabalamos, no llegamos ni a mil pesos ahorita”, dijo Pedro, “no me dijeron cuánto costaba originalmente, pero sí que era caro”.

De los 9 mil pesos que costaron finalmente el cajón y los servicios, Pedro logró reunir 2 mil entre sus familiares, por lo que requiere el apoyo de la comunidad para terminar de pagar los 7 mil que restan.

El Ayuntamiento de Hermosillo les apoyó con el terreno en el panteón. Una de las hermanas de Pedro, quien es líder vecinal, buscó y consiguió el espacio. “Ella anduvo moviendo y se informó de todo eso”, explicó.

Mientras tanto, la funeraria les dio tiempo para velarla en una de sus capillas, pero este jueves la trasladaron a su casa para que sus amistades pudieran despedirse de ella.

“Ahí en la funeraria estuvimos, pero anoche cerraron la funeraria y nos despacharon para las casas porque no podíamos estar ahí”, narró Pedro, “y ahorita, a las ocho de la mañana, nos la trajeron.

Ese era otro apoyo que me dieron… porque, según, el Ayuntamiento no permite tener los cuerpos aquí, pero ellos me dijeron que me iban a apoyar en traérmela y que, si llega la autoridad, le digamos que la estamos despidiendo, nada más. Hoy la enterramos, después de la una de la tarde”.

Para apoyar a Pedro, puede llamar al número (662) 335 9047, pues no tiene un número de cuenta bancaria y tampoco sus familiares. Su dirección es bulevar Francisco Serna #65, entre Río San Miguel y Juan Navarrete, colonia El Malecón.

La casa se encuentra junto a una empresa de fumigación y frente a la tienda de abarrotes Amaya, donde también se pueden solicitar informes sobre la familia, pues son de su confianza. Esta es la ubicación física del domicilio.

 

ACTUALIZACIÓN 4 DE JUNIO A LAS 19:00 HORAS: La familia Alvarado comunicó a Proyecto Puente que el adeudo por los servicios funerarios ya fue cubierto. La Funeraria Nazareth, al conocer la situación económica de la familia, se apersonó con ella y, en solidaridad, condonó el adeudo. Muchas gracias a todos y todas por su apoyo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *