-Anuncio-
martes, octubre 26, 2021

El COVID-19, la ineptitud y el autoritarismo bananero

Relacionadas

- Advertisement -

Voy para la tercera semana de auto hacinamiento voluntario consiente de que quedarse en casa es la medida para aplanar la curva de contagios y evitar que nuestro colapsado sistema de salud se enfrente a una situación todavía más devastadora. Y si digo nuestro colapsado sistema de salud porque ni siquiera cumplimos con los 3.4 médicos por mil habitantes que promedian los países del la OCDE y que es la recomendación de la OMS.

A la falta de médicos por habitantes tenemos que sumar los altos índices de diabetes y de obesidad, dos de las condiciones que hacen más peligroso el contagio del COVID-19. En este escenario tan alarmante, la pandemia que azota al planeta no puede verse a la ligera como ya lo han hecho en Estados Unidos, Italia o España. Estos tres países son ejemplos de lo que no se debe de hacer y de cómo minimizar al coronavirus trae consecuencias catastróficas.

-Anuncio-

Como si todo lo anterior no fuera suficiente, el virus agarra a la humanidad en una gran crisis de liderazgo político, así como a una sociedad polarizada, incrédula frente a los hechos y adicta a las fake news. De aquí que hoy más que nunca la comunicación de los gobiernos y de los actores políticos sea más responsable, porque se necesita que los mensajes lleguen a la gente de manera clara, sin provocar pánico, pero siendo bien específicos de las medidas sanitarias que cada persona debe tomar para cuidar que el contagio sea menor.

Ningún presidente puede y debe hacerse el gracioso o usar esta crisis para hablarle a su graderío de fans porque la vida de la gente está en juego.

En un análisis que Noam Chomsky hace de la situación actual en una entrevista para un medio italiano, el lingüista y politólogo norteamericano es contundente al decir que: “la crisis del coronavirus pudo haberse prevenido, de haber tenido lideres políticos auténticos”.

-Anuncio-

Menciona que ya había señales de que una próxima pandemia estaba a la vuelta de la esquina desde la epidemia de SARS en el 2003, así como que esta se daría por parte de la familia de los coronavirus. Desafortunadamente los fondos para investigar estos virus y estar preparados para cuando surgiera el brote nunca llegaron.

El interés de las investigaciones no lo marcaba la prevención, sino más bien los intereses económicos de las farmacéuticas que imponen en los gobiernos y en las universidades sus decisiones en lo que Chomsky llama la “tiranía de las grandes corporaciones” o “dictadura del mercado”.

Mientras que a nivel internacional el destino está sujeto a “bufones sociópatas” como Trump en Estados Unidos y Boris Johnson en Reino Unido, en nuestro país el gobierno federal da mensajes contradictorios cuando el subsecretario de salud Hugo López Gatell llama a quedarse en casa y a extremar precauciones, al mismo tiempo que el presidente declara que: “el COVID-19 nos viene como anillo al dedo porque va ayudar a afianzar la 4T”.

-Anuncio-

La falta de una estrategia nacional ha hecho que en los gobiernos locales salgan a tomar medidas preventivas, cada una bajo sus criterios y desde su margen de acción constitucional, pero también a veces deseando tomarse atribuciones que no les corresponde como es declarar toques de queda o restringir la compra y venta de gasolina.

Localmente el gobierno estatal había comunicado bien sus estrategias, tomado decisiones acertadas; sin embargo, el boletín en el que piden restringir la venta y compra de gasolina los llevó a un exceso que no abona y únicamente generó pánico.

Byung-Chul Han, el filósofo sur coreano que cuestiona la modernidad occidental y asiática, señaló que una de las condiciones que hace a los países asiáticos estar mejor preparados para responder la pandemia de COVID-19 es la tradición autoritaria de sus gobiernos.

Sin embargo, ejemplos como el del Bronco en Nuevo León o el del gobierno de Sonora este fin de semana, dejan ver que nuestra tradición autoritaria aun es bananera y torpe en su forma de dar órdenes. Necesitan ser estratégicos en la manera de comunicar, estar coordinados como una sola entidad de gobierno y no como un fraccionado puñado de caciques desesperados porque el mundo y gobernar no es como el lecho de rosas que les prometieron.

Del COVID-19 saldremos, porque ya hemos salido de otras pandemias. Solamente espero que de esta salgamos aprendiendo lo importante que es tener verdaderos liderazgos políticos y no más bufones carismáticos. Si no es así, el próximo cataclismo será aún más devastador, tanto global como localmente.

Aviso

La opinión del autor(a) en esta columna no representa la postura, ideología, pensamiento ni valores de Proyecto Puente. Nuestros colaboradores son libres de escribir lo que deseen y está abierto el derecho de réplica a cualquier aclaración.

- Advertisement -

Opinión

“Hombre gato” que mató a dos mujeres en Argentina interrumpe su juicio con maullidos

Comenzó a responder con un "miau" y después no paró de maullar. Así, el ingeniero israelí Gilad Pereg fue...

Comisión del Senado de Brasil aprueba procesar a Bolsonaro por crímenes contra la humanidad

Una Comisión del Senado en Brasil aprobó este martes que el presidente Jair Bolsonaro sea procesado por crímenes contra...

Salud reporta 4 mil nuevos contagios y 392 fallecimientos por covid-19

México.- Esta tarde, la Secretaría de Salud federal compartió los nuevos datos relativos a la epidemia de covid-19 en...

Con filarmónica y ballet folklórico, inauguran el mes de Oaxaca en Estados Unidos; buscan promover la cultura, gastronomía y turismo del estado

Estados Unidos.- El gobernador de Oaxaca, Alejandro Murat, de la mano del embajador de México en los Estados Unidos,...
- Advertisement -