-Anuncio-
jueves, abril 25, 2024

La memoria… o en marzo te espero

Relacionadas

- Advertisement -

Les quería contar sobre la memoria, pero ya se me olvidó todo lo que pensaba decirles.

No quedándome otra, tendré que poner en práctica la operación Yasmin Esquivel y decirle, como si fuera una definición propia que “la memoria hace referencia a una capacidad mental cuya función es codificar, almacenar y recuperar información. Es decir, nos permite guardar en nuestro interior experiencias tales como sentimientos, sucesos, imágenes o ideas. En definitiva, cualquier elemento que pertenece a nuestro pasado.”

“Se trata de una función del cerebro que resulta esencial para nuestro aprendizaje y, por tanto, para nuestra supervivencia. Gracias a ella podemos adaptarnos mejor a las necesidades de nuestro entorno.”

Calma, ni quieran aprendérselo de corrido porque no podrán y si lo consiguen, no les servirá de mucho.

Lo cito nada más como herramienta para ayudarme a recordar lo que les quería decir sobre la memoria.

Espérenme tantito porque estoy batallando.

Nos pasa.

Con un dato, con una fecha, con una efeméride familiar, con un acontecimiento histórico, con respecto lo que hicimos ayer, o el año pasado, o cuando teníamos seis años o íbamos saliendo de la preparatoria o con el nombre y los apellidos de un viejo amigo o con un personaje de la vida nacional o política y en otros tantos casos que ya se me olvidaron.

Mientras vuelvo en mí, déjenme contarles que, según los especialistas y las fuentes en donde extraigo lo siguiente, existen diferentes tipos de memoria que se pueden clasificar de acuerdo con diferentes criterios: su duración, el contenido, el nivel de consciencia, y así.

En lugar de ese “así “pude escribir “etcétera “pero ya les dicho que esa es una palabra perezosa. Sin embargo, también puede ser una palabra que auxilia a quien de un de repente se le borra la cinta y colgándose del etcétera, sale del paso.  

Pues bien, según su duración existe la memoria sensorial y es aquella que conserva la información que recibimos a través de los sentidos durante un lapso muy breve. Toda la información sensorial externa como olores, imágenes, sonidos, sabores que permanece en la memoria un instante antes de procesarse y disiparse.

Contamos además con la memoria a corto plazo que es la que utilizamos para examinar lo que ocurre, vislumbrar y poder reaccionar correctamente. Todo este proceso se produce de forma muy breve. Permite la retención, el razonamiento y la reflexión

Esta memoria facilita la memoria de trabajo o memoria operativa, que es la que nos permite acopiar y manejar la información guardada, así como asociarla con otras ideas. Entra en juego en la lectura y habilidades lógico-matemáticas, entre otros procesos.

En contraposición está la memoria a largo plazo la cual nos permite almacenar información sin límites de tiempo como en la lucha libre o sin tener un volumen de capacidad. Los datos de la memoria a corto plazo pueden pasar a la memoria a largo plazo por medio de la repetición o de la asociación emocional.

Ya si nos metemos en los tipos de memoria en relación a su contenido estos se dividen en tres grandes grupos, como lo es memoria episódica que se refiere a los acontecimientos concretos, a nuestras propias experiencias. Se trata de un contenido biográfico. Así, podemos recordar dónde estuvimos el domingo tres de marzo pasado o qué regalo nos hicieron por nuestro cumpleaños y claro, que no nos regalaron y quien no nos regaló ni una llamada. Esto sí no lo he olvidado, que conste.

Aquí no para la cosa, ya que contamos también con la memoria llamada semántica y es la que incluye hechos, datos y conceptos, así como vocabulario.

Enseguida está la memoria procedimental y es la que almacena habilidades y destrezas motoras, tal como lo es el caminar, conducir un carro, tocar un instrumento musical, y habilidades por el estilo.

Junto con ellas, se encuentran memorias que se consideran atendiendo al nivel de consciencia como la memoria implícita que no necesita un esfuerzo consciente para recuperar la información como puede ser ponerse una camisa o abrocharte unos zapatos , a diferencia de la que si necesita un esfuerzo consciente en donde hay que echarle más ganitas para  recordar, por ejemplo,  la respuesta de una pregunta de examen de admisión o de un semestre o final  o recordar un número de teléfono, que por cierto, en esto último, mucho la hemos dejado en el abandono por culpa de los aparatos móviles en donde al grabarlos nunca nos aprendemos los respectivos números sino que vamos a la fácil y buscamos , para llamarle a “ el Chucho” , “ Mi jefe “ , “ mi amor “ “ hermana fulana “ “ Toño el del barrio” y así es difícil aprenderlos

Aparte hay memoria para adelante y hay memoria para atrás, y  esto no es un Pasito de baile . Me refiero a la memoria retrospectiva, es decir ,a usada cuando nos retrotraemos al pasado para recordar algo que ya sucedió, por ejemplo, a qué lugar de relajada moral y recomendable entretenimiento fuimos el fin de semana o la memoria prospectiva, cuando nos anticiparnos al futuro , sin ser precisamente clarividentes , para obtener información sobre algo que ocurrirá, tal como checar la audiencia de una audiencia , cuando serán las elecciones presidenciales o cuando será el próximo clásico en que el América volverá a ganarle a Las Chivas.

Existe otra memoria o no sé si será alguna de estas que suelen llamarla memoria remota pero a mí , en lo personal, no me late mucho el término como que se presta , pa la orquesta y , vaya paradoja, nos hace recordar otra cosa o se cree que alguien no solo está bajo el influjo de una droga o de mucha droga de color verde al parecer marihuana y nos referimos a la memoria remota o re/mota.

Total, por más que se reniegue de ella o se sufra con ella, o seamos felices con ella o se añore a ella o se sufra con ella o esta se pierda, la memoria es la posibilidad de vivir dos veces. Es, dicen, algo parecido a la nostalgia, que no es otra cosa más que el recuerdo de lo amoroso.

Ya: todo me está quedando muy clarito: obvio que sí me acuerdo de muchas cosas, pero no como este o aquel la recuerdan. Las razones para esas diferencias en la memoria y en el recuerdo, son infinitas.

Desde el olvidar por gusto, o por hacerse como que no lo recuerdan o recordándolo son tan cínicos que no le importa recordar a alguien con mucho reproche e indignación en el pasado como un corriente represor y recordarlo en la actualidad como un ciudadano ejemplar e imprescindible para nuestro país.

Es decir, nadie recuerda lo mismo que el otro porque no somos una misma memoria y que bueno. Ya decía el recién cumpleañero Gabriel Garcia Marquez que “la vida no es la que uno vivió, sino la que uno recuerda, y cómo la recuerda para contarla” y “Muchos años después, frente al pelotón de fusilamiento, el coronel Aureliano Buendía había de recordar aquella tarde remota en que su padre lo llevó a conocer el hielo.”

Dos amigos estuvieron presentes en un feminicidio ocurrido hace muchos años en un bar de esta ciudad en perjuicio de quien en ese momento cantaba en la pista y fue privada de su vida por un tipo que le disparó por celos al tenerla en frente. Uno dice no acordarse de nada, el otro me cuenta que la dama murió en los brazos de quien dice no recordar nada.

A propósito de marzo, pero de 1973, un hombre de cincuenta años yace en el ataúd en la sala de lo que fue su casa. Después de muchos años, su esposa jura que la corbata que tenía el traje era azul, su hijo menor jura que era roja.

Mi madre asegura que al nacer yo, pesé como cuatro kilos y medio y que por mi culpa ya casi se andaba muriendo. Yo, de ese 3 de marzo de 1966, no recuerdo nada porque estaba bien chiquito.

De marzo de 2013 si y jamás se olvida.

Bueno, hasta aquí los dejo, porque, de nuevo empiezo a olvidarlo todo y no lo quiero. Mejor iré en busca de una novela para no desentonar de la masa literaria. Si pueden, ustedes también consíganla y léanla si les da la gana como supongo que leerán esta columna.

Ahí se las encargo y en agosto nos vemos.

Aviso

La opinión del autor(a) en esta columna no representa la postura, ideología, pensamiento ni valores de Proyecto Puente. Nuestros colaboradores son libres de escribir lo que deseen y está abierto el derecho de réplica a cualquier aclaración.

- Advertisement -

Opinión

Dos poderes

Una manera de entender el enfrentamiento entre el presidente y el Poder Judicial es a través de la trayectoria...

Está peor que el PRI, dice a Layda diputado de Morena

El diputado federal morenista José Luis Flores Pacheco, de Campeche, encabeza una rebelión contra el gobierno de Layda Sansores: representa de...

El dinero no tiene ideología

Las grandes transnacionales están más allá de partidos y de la geometría política: poco les importa si gobierna la derecha o...

Huelga… ¿y qué más?

“La justicia es la constante voluntad de dar a cada uno su derecho” Justiniano La Unison está en suspensión de...
- Advertisement -