-Anuncio-
martes, mayo 28, 2024

Casa Mispah, en Mazatlán, un hogar para tratar las adicciones con enfoque espiritual y profesional

- Advertisement -
- Advertisement -

Hermosillo, Sonora.- ¿Te imaginas que exista un lugar para tratar cualquier tipo de adicción y problemas de salud mental frente a la playa, con personal que atienda con respeto, cuidado y profesionalismo a los pacientes? ¿Un sitio con la calidez de un hogar en donde se priorice también la buena alimentación, el ejercicio y la meditación?

Eso sucede en Casa Mispah, Mazatlán. Una clínica creada bajo el concepto de un hogar. Un espacio donde los pacientes se sientan como en casa, que coman juntos a la mesa, que convivan y se conozcan al mismo tiempo que viven un proceso de rehabilitación.

Lo más importante es que el tratamiento contra adicciones a diversas sustancias y a los problemas de salud mental, como la depresión y la ansiedad, se hace con un enfoque espiritual, psicológico y humano.

Hace 17 años se creó en Mazatlán, Sinaloa este centro para brindar tratamiento médico y apoyo personalizado a personas con alguna conducta adictiva, así como trastornos psicológicos. Ha funcionado.

El lugar se encuentra en un sitio único: frente a la playa, justo a la orilla del mar. Y esto suma también en el proceso de recuperación, pues los pacientes tienen la oportunidad de caminar por la arena, hacer ejercicio al aire libre, comer y tomar sus terapias con una vista espectacular que relaja e influye positivamente en su estado de ánimo.

Más que un centro, Casa Mispah, es un hogar: Un sitio en el que los pacientes pueden sentirse en casa, cuidados, acompañados, pero también respetando su privacidad e individualidad en todo momento. No son prisioneros. No se les trata como personas sin capacidad de decisión.

Casa, por el concepto de un hogar cálido, y Mispah, una palabra en arameo que significa “que Dios cuide de nosotros cuando no estamos juntos”, se funden para dar este concepto de un espacio seguro, respetuoso, fraternal en el que los pacientes, los terapeutas y todo el equipo trabajan juntos, se apoyan, se ayudan, se motivan, como una familia.

Puedes comunicarte a Casa Mispah en los teléfonos 669 230 7540, 669 101 4151 y al 556 629 4663 o a través de las redes sociales Facebook, Instagram y YouTube como CasaMispahMx.

También puedes ingresar al portal www.casamispah.com.mx o enviar un correo a contacto@casamispah.com para mayor información.

Gabriel Arvizu Robles, director general de Casa Mispah Mazatlán, compartió que en este lugar se integran especialistas de diferentes disciplinas que trabajan en equipo para ayudar al paciente en su rehabilitación.

“Es un centro especializado en tratamiento para adicciones y patología dual. Somos una institución que tiene ya 17 años trabajando de la mano con las personas que han tenido problemas con la adicción y conductas adictivas.

Somos una institución que cree en la liberación de todas estas conductas que pueden ser nocivas en el ser humano y trabajamos con un equipo interdisciplinario”, compartió.

Este es justamente uno de los principios de Casa Mispah: Ayudar al paciente no sólo a través de la terapia o desintoxicación, sino con actividades que le sean atractivas y divertidas, como clases de yoga, pilates, deportes, juegos de mesa, lectura, entre otras.

La clínica se encuentra justo frente al mar, por lo que otra de las actividades favoritas es salir a correr por la orilla de la playa y llevar a cabo diferentes ejercicios al aire libre, con una vista única que suma al objetivo de la rehabilitación física, mental y espiritual.

“Podríamos ser una Clínica Mispah o un Hospital Mispah, pero inevitablemente aún cuando haya concluido el tratamiento, el paciente va a regresar a una casa con mucha gente, con familiares.

Lo que nosotros proponemos es esta agenda, que sea del sabor del hogar, todos reunidos a la mesa a comer, con responsabilidades normales como las que se tienen en una casa porque, al final, es al lugar donde queremos pertenecer”, agregó el director general.

Por un lado se le ayuda al cuerpo a dejar de consumir sustancias y a la mente a crear y creer en cosas nuevas, pero también se busca mejorar el entorno en el que la persona se desenvuelve para que el vivir sin adicción se convierta en un estilo de vida.

La integración familiar, pieza clave en Casa Mispah

Es por ello que otro de los principios de Casa Mispah es trabajar, además del paciente, con los familiares que lo rodean, que estos se involucren en el proceso y que se pueda comprender la adicción a fondo, sin culpa pero con responsabilidad.

Durante el tratamiento de rehabilitación es imprescindible que al menos un familiar se sume al proceso y acompañe al paciente, que esté pendiente de sus avances, que se integre a las pláticas, que comparta sus experiencias y que pueda comprender también todo lo que rodea a una adicción.

Con ello, Casa Mispah busca que, al salir de este lugar, el paciente se encuentre con un entorno diferente y que no regrese al mismo círculo que contribuyó, en primer lugar, a desatar una adicción.

La integración familiar, la rehabilitación desde diferentes disciplinas y el concepto de un hogar más que una clínica, buscan que la persona recupere sus capacidades y que comprenda que el tratamiento realmente inicia cuando sale de este lugar.

Una vez que la persona culmine su tratamiento, para el que existen diferentes programas de 45 o 120 días al interior de este hogar, no se pierde la comunicación. Los terapeutas dan seguimiento a cada caso, procuran al paciente, lo contactan, platican de la vida, de los retos que han enfrentado y, en ocasiones, se reúnen nuevamente como parte de esta rehabilitación integral y personalizada. Casa Mispah ayuda al cuerpo a no necesitar la sustancia o conducta adictiva, ayuda a la mente a comenzar a creer y crear cosas nuevas, y por último, impacta en el medio que se desarrolla el paciente para formar nuevos estilos de vida enfocados en una vida sana.

- Advertisement -