-Anuncio-
lunes, septiembre 27, 2021

Covid-19, cambio climático y áreas verdes urbanas

Relacionadas

- Advertisement -

Por Dr. Héctor Duarte Tagles*

1. El pasado 9 de agosto, el Panel Intergubernamental sobre el Cambio Climático (o IPCC), organismo de la ONU, dio a conocer su sexto reporte de evaluación (AR6) en esta materia.

-Anuncio-

Mucho de su contenido se advierte desde los 5 reportes anteriores, con una diferencia sustancial: la inequívoca conclusión de que la actividad humana ha sido la causante del aumento de 1.1 °C del promedio de temperatura mundial desde mediados del siglo XIX. Además, se refinó la predicción de que alcanzaremos los 1.5 °C adicionales promedio de temperatura global mucho antes de llegar a la mitad del siglo como se había señalado en el anterior reporte, de continuar el mismo ritmo de emisión de gases de efecto invernadero. Esto no exime de que ya se observen en algunos lugares un incremento real de la temperatura incluso por encima de los 2 °C (la temperatura estará oscilando anualmente a veces arriba y a veces abajo), por eso las predicciones del informe se agrupan por períodos de 20 años, de tal manera que el aumento del promedio de la temperatura resulta más pronunciado y evidente. Esto significa que inexorablemente se presentarán meses más cálidos, como por ejemplo, julio de 2021 es hasta el momento, el mes más caliente registrado en la Tierra, desde que se toma la temperatura de manera sistemática hace 142 años. Veremos si el mes de agosto, que está por concluir, logra superarlo.

Dada la contundencia del reporte, es imperativo no sólo reducir las emisiones que provocan el cambio climático, sino también los efectos que en la salud ya observamos debido a la presencia de eventos asociados al calentamiento global, como son aumentos en problemas cardiovasculares e infartos, problemas renales y diabetes, así como trastornos mentales, en el embarazo y perinatales.

2. El cambio climático puede afectar la salud de tres formas: i) directamente, por la mortalidad y las enfermedades que se producen con el calor extremo (insolación, deshidratación, golpe de calor), las inundaciones producidas por huracanes y lluvias intensas, sequías prolongadas, etc.; ii) indirectamente por los cambios provocados en el ambiente y en los ecosistemas, como los patrones de distribución de vectores de enfermedades y por ende el origen de epidemias (covid-19), modificación de hábitats y proliferación de patógenos, etc.; iii) indirectamente mediados por alteraciones en los sistemas sociales y políticos, los cuales provocan migración de poblaciones, afectaciones en la producción agrícola que causa inseguridad alimentaria y desnutrición, etc.

-Anuncio-

Un estudio reciente estimó que si la temperatura promedio a nivel mundial se eleva 3.5 °C, se producirán alrededor de 83 millones de muertes adicionales relacionadas con ese incremento. De seguir con la actual generación de gases contaminantes de efecto invernadero, esta temperatura global promedio se alcanzaría para el año 2100. Ahora bien, aunque esta fecha aún parece distante, los efectos en la salud por el cambio climático ya se están resintiendo. Por ejemplo, otro estudio estimó que en 2019, se registraron más de 356,000 muertes por efectos del calor extremo, tan solo en 9 países. Estas cifras deben preocuparnos, ya que es preciso tomar en cuenta que esta estimación de la mortalidad solamente está basada en el aumento de la temperatura, aunque hemos mencionado que los efectos en la salud del cambio climático pueden ser también causados por otras vías, como ha ocurrido con la pandemia del CoViD-19.

3. Por ello, es necesario que las medidas para reducir el impacto no solamente queden a nivel individual, sino se reflejen en políticas públicas que tomen en cuenta de manera transversal dichos efectos, como son los cambios en la infraestructura y el mismo desarrollo urbano.

En Hermosillo ya hemos alcanzado prácticamente el millón de habitantes según el censo de INEGI del 2020, y todavía existen rezagos que debemos revertir si es que queremos ser resilientes y estar preparados para hacer frente a los retos del cambio climático que ya observamos. En primer lugar se necesita ordenar mejor el crecimiento de la ciudad, el cual va más allá de contar con los planes municipales de desarrollo, ya que es muy importante considerar la participación ciudadana en su elaboración e implementación. Al involucrar a la sociedad, se estará buscando la corresponsabilidad en el desarrollo real de nuestra ciudad, entre las autoridades y los ciudadanos, de una manera sostenible. En la “agenda Hermosillo” que presentó la asociación civil “Hermosillo ¿Cómo Vamos?”, se insiste en la necesidad de que se respeten las áreas verdes urbanas, públicas y privadas, dándole la importancia debida y no como áreas desperdiciadas que tienen un papel secundario en la ciudad. La presencia de vegetación adecuada, tanto del estrato arbóreo como arbustivo, mejoran no sólo la estética del paisaje, sino que contribuyen de manera muy significativa a reducir los efectos de las llamadas “islas de calor” de la ciudad (creando microclimas que reducen la temperatura), así como a mejorar la calidad del aire. La contaminación atmosférica, por sí sola representa la quinta causa de riesgo de muerte a nivel mundial, así que las áreas verdes urbanas también pueden contribuir a mejorar la salud pública en nuestra ciudad.

-Anuncio-

El número de áreas verdes en la ciudad debe sin lugar a dudas aumentarse, ofreciendo al ciudadano áreas de esparcimiento donde pueda realizar actividad física, a la vez que permite a la gente estar en contacto con elementos de la naturaleza, favoreciendo así tanto a la salud física como a la mental de las personas. En tiempos de pandemia, si queremos evitar aglomeraciones de personas en los pocos lugares que ofrece la ciudad, es importante que las autoridades municipales tomen en cuenta la necesidad de promover más áreas de este tipo, debidamente diseñadas y conservadas, distribuidas equitativamente por toda la mancha urbana, de manera ordenada.

Agenda HMO (Hermosillo ¿Cómo Vamos?)

Profesor-investigador del Departamento de Medicina y Ciencias de la Salud de la Universidad de Sonora. Especialista en Salud Ambiental. Email: hector.duarte@unison.mx

Aviso

La opinión del autor(a) en esta columna no representa la postura, ideología, pensamiento ni valores de Proyecto Puente. Nuestros colaboradores son libres de escribir lo que deseen y está abierto el derecho de réplica a cualquier aclaración.

- Advertisement -

Opinión

- Advertisement -