-Anuncio-
sábado, junio 19, 2021

“Es como estar en una fiesta” dice Dyan “El Panda” Rodríguez que salió de los gimnasios con sus clases de zumba a los parques de Hermosillo

Últimas Noticias

INE tiene pendiente por resolver 575 quejas por irregularidades en precampañas y campañas

El Instituto Nacional Electoral (INE) informó que son 575 procedimientos en materia de fiscalización los que deberá resolver antes...

Cuatro periodistas de Sonora fallecen en la misma semana, dos de ellos por covid; gremio de comunicación de luto

Hermosillo, Sonora.- Cuatro comunicadores y periodistas fallecieron en la última semana en Sonora, por lo que colegas externaron sus...

Diego “H” ingresa a la cárcel por feminicidio en agravio a dos mujeres en la CDMX

Un juez de control impuso prisión preventiva oficiosa a Diego "H" por feminicidio, en grado de tentativa, en agravio...
-Anuncio-

Hermosillo, Sonora.- Las situaciones de estrés que provoca la pandemia desaparecen por un momento cuando Dyan le da play al reguetón: sus clases de zumba, con toda su energía, han sido la válvula de escape para muchas personas, incluido él mismo.

De una vida en los gimnasios, a adaptarse a las clases en línea durante 2020, Dyan Rodríguez y su “Panda Crew” -como lo apodan a él- ahora hicieron suyos los parques y plazas públicas para bailar y ejercitarse al aire libre.  

-Anuncio-

“Yo empecé a ir a las clases de zumba desde los nueve años”, narra el instructor que hoy tiene 24, “mi mamá me llevó a un gimnasio y para que fuera a una caminadora o a cualquier otra clase grupal, de golpes, spinning o algo así y no… me llamó la atención donde escuchaba la música, los ritmos latinos”.

Dyan fue atraído por la música animada, los aplausos y los gritos. Desde ese momento y hasta su adolescencia no quiso parar, logró ser un alumno destacado y sus instructoras vieron algo en él: mucho talento.

“Yo tenía una instructora y yo era super fanático, me gustaba ir a sus clases y que me subiera a la tarima”, continuó, “ella hacía muchos eventos súper padres, pero, si yo no era instructor, no me podía subir con ella a la tarima… y pues siempre me ha gustado todo ese rollo de la “artisteada”, la música, convivir con la gente y, en uno de esos eventos, me vio una de las personas que certificaba en ese entonces, me animó, me dijo certifícate y vas a ser una bomba en esto”.

-Anuncio-

Con 16 años, nunca pensó que se dedicaría a ser instructor de zumba por mucho tiempo y ahora incluso combina esta actividad con sus clases del último semestre en la licenciatura en Mercadotecnia, en la Universidad de Sonora.

Pero, como lo ha sido para todo el mundo, la pandemia significó un momento de ruptura. Un antes y un después.

“Llega el año 2020 de pandemia y a todos nos encerraron en nuestras casas”, narró Dyan, “para mí significó un cambio total en mi vida -tanto la personal como en la de instructor- porque, en todo fue, podría decirse, una renovación: empezaron las clases online, estuve ocho meses dándolas, fue algo nuevo para mí porque siempre estuve acostumbrado a estar con la gente, conviviendo con ellos, porque la energía de una clase presencial nunca se va a comparar a una clase online y obviamente fue súper difícil al principio acostumbrarme a las plataformas; las alumnas, la mayoría eran amas de casa, eran adultas mayores y fue también complicado para ellas entenderle a las plataformas, pero poco a poco nos adaptamos. Fue una experiencia muy padre. Difícil, pero padre”.

-Anuncio-

Entre septiembre y octubre de 2020, Dyan empezó a perder alumnas, muchas faltaban a clases y a veces hacía sesiones con una sola persona. Pero fue a finales de aquel mes, cuando se animaron a salir a los parques, una vez que las condiciones lo permitieron y hubo más apertura de actividades por la pandemia.

“Fue difícil comenzar porque éramos de tres a cinco alumnos, pero aún así no dejas de luchar, de pelear. Poco a poco hemos ido creciendo los grupos, han ido conociendo la clase, se iban enterando entre las alumnas y, gracias a Dios, ya somos un grupo más grande”, afirmó Dyan.

La mitad de una de las canchas del Deportivo de la Universidad de Sonora, se llenó con 18 alumnas. En mallas y con camisetas impresas con la cara de un panda, todas gritan, se ríen y bailan. Entre ellas, Leticia y Luciana, son de las más entusiastas.

“Me dedicaba a caminar”, dice Leticia Vásquez, de 59 años, “entonces, una vez mi hija empezó a jugar tenis aquí y empecé a ver la clase y dije voy a entrar a Zumba… años que jamás había hecho baile y pues, la verdad, desde que empecé hace tres meses, yo estoy encantada, me cambió la vida completamente y este muchachito tiene una experiencia, es un entrenador maravilloso, tiene una actitud, la verdad disfruto su clase día tras día”.

Luciana Zúñiga, de 13 años, está agitada y contenta después de la clase. Para ella, todo lo que ha sucedido desde que entró en enero pasado, ha sido genial. Esta es su única actividad fuera de casa y le ha significado un desestrés, un momento para disfrutar y olvidarse del tedio del confinamiento.

“Él te hace sentir una vibra muy buena y también te da porras, te dice tú puedes y te hace bailar así, muy cool”, sonríe Luciana, “de hecho, es a la única actividad a la que salgo, entonces, para mí se sintió algo muy bonito y muy padre, porque al fin salir y venir aquí y sentir como otra familia que está ahí y te echa porras”.

Dyan tiene todo tipo de alumnas y las describe: desde la calladita hasta la más gritona, la que le pone más ganas, la que se sabe todas las canciones y rutinas o la que no se sabe ninguna.

“Es genial apoyarlas como ellas me apoyan a mí”, agregó el instructor, “es un dar y dar entre los dos y, lo más divertido de dar clases, es cuando conectamos la energía de alumna e instructor y se crea esa magia como si estuvieras en una fiesta, eso describiría una clase de zumba y a mis alumnas totalmente”.

Entre los beneficios de practicar Zumba, Dyan destaca el desestrés y la quema de calorías mientras te diviertes.

“Estuvimos mucho tiempo encerrados en nuestras casas, llegaba el momento donde la gente sentía ansiedad de estar encerrado o que se estresaba por cosas que les pasaban gracias a la pandemia, pero vienes aquí a una clase y te desestresas, mientras estás bailando, tienes variaciones del fitness, del ejercicio y eso lo vuelve divertido. Yo odio hacer ejercicio”, confiesa y se ríe, “pero disfrazas el ejercicio con el baile y es la combinación perfecta y creo que es una de las cosas que más te sirven: quemar calorías mientras te diviertes”.

Alma Castro es la mamá de Dyan y, de ser la responsable indirecta de que él se enamorara del movimiento Zumba, ahora es su alumna.

“Sin mamá nada de esto estuviera pasando, así”, afirmó Dyan, “ella fue la que me llevó a las clases y, desde entonces, ella ha estado conmigo en el proceso; cuando yo comencé, ella era mi peor crítica. Yo te lo juro, me decía: ‘Me salgo de la clase, no me gustó’. Pero poco a poco me fui haciendo y, el otro día, veníamos hablando y le dije que estoy tan agradecido de que las alumnas vengan conmigo, vienen aquí a bailar conmigo, habiendo tantos instructores tan buenos. Y dice mi mamá: ‘Para mí, tú eres el mejor’. Eso vale todo”.

Dyan está rodeado de personas que decidieron dar el primer paso. Luego otro y otro hasta aprenderse de memoria cada una de sus rutinas de reguetón, salsa y cumbias.

“Es muy bonito estar rodeado de personas que quieren tener su hora de libertad, que no tengan miedo”, concluyó, “es cuestión de querer, de olvidarte de todo lo demás, de sentir la música, de querer divertirte. Todos podemos bailar, es lo que siempre he querido demostrar: todos podemos movernos”.

Para conocer más sobre las clases de Dyan “El Panda” Rodríguez, puedes seguirlo en Instagram y Facebook como @dyanrodriguezmx. Sus clases cuestan $30 pesos por día o $100 por semana y se encuentra de lunes a viernes en la Unidad Deportiva de la Universidad de Sonora, en el bulevar Juan Navarrete y Calle Abogados.

-Anuncio-
-Anuncio-

Lo más visto

Se enfrentan especialistas del clima por llegada de lluvias a Hermosillo

Hermosillo, Sonora.- Durante este jueves surgió un debate tras los cambios meteorológicos y por las ligeras y fuertes lluvias...

Hay agua para surtir a Hermosillo solo 20 días, diariamente baja el nivel de la presa hasta 18 centímetros, se buscaría vital líquido de...

Hermosillo, Sonora.- El Acueducto Independencia está diseñado para mandar hasta mil 200 litros de agua por segundo, actualmente el...

Hermosillo y 3 municipios más pasan a naranja en Mapa Sonora Anticipa; vuelven cierre de actividades a las 10 pm y aforos del 25%...

Hermosillo, Sonora; junio 19 de 2021. Sonora se encuentra a sólo un punto de pasar a naranja en el...

“Es una burla, no les duele la gente de Granados”: denuncia alcaldesa que ambulancia que pidió hace 2 años nunca llegó, ahora con brote...

Granados, Sonora.- En 2019, la gobernadora de Sonora Claudia Pavlovich entregó simbólicamente una ambulancia al municipio de Granados, pero...

Nicole sale a las calles de Hermosillo para vender sus pinturas; quiere estudiar en una universidad de arte en la CDMX

Hermosillo, Sonora.- El sueño de Nicole es estudiar la universidad en una escuela de artes en la Ciudad de...
-Anuncio-