-Anuncio-
jueves, mayo 6, 2021

¿Hacia dónde se dirigen las políticas públicas sobre drogas?

Dr. Félix Higuera
Dr. Félix Higuera
Médico Psiquiatra. Servicios público federal y estatal desde 1993 a la fecha ocupando cargos directivos en Salud Mental, Adicciones, Salud Mental Pública y subsecretaría de Servicios de Salud en Sonora. Actividades de asistencia clínica y social como coordinador médico en HR Entrenamiento Neuroconductual SC. Socio: Colegio de Psiquiatras de Sonora. Academia Americana de Psiquiatría. Y Psiquiatría Infantil. Asociación Psiquiátrica Mexicana. Asociación Mexicana de Psiquiatría Infantil

Relacionadas

- Advertisement -

La política sobre drogas en nuestro país, históricamente ha sido coercitiva y ha tenido connotaciones excluyentes y violatorias de los derechos humanos. La política ha sido impulsada posiblemente por desconocimiento de la diversidad de factores que participan o por el oportunismo de los que viven de esto, no por consideraciones de efectividad o justicia. La política actual sobre drogas no ha reducido las consecuencias sociales, el abuso de drogas, la disponibilidad de las mismas o la transmisión de enfermedades, y enfatiza la aplicación de la ley en lugar de medidas efectivas de control de la oferta y la demanda. El problema de las drogas debe ser manejado, regulado y controlado, como otros problemas complejos para obtener resultados que impacten en el bienestar de nuestra sociedad.

La estrategia orientada a la aplicación de la ley prohibicionista, ha generado muchos arrestos y miles de personas privadas de su libertad, predominantemente jóvenes, muchos de ellos no se encuentran incorporados a programas rehabilitatorios, cuando sabemos que su inclusión a estos programas es obligatoria, para que una vez liberados, se reinserten a la vida familiar y productiva. De la misma forma los familiares de aquellos privados de su libertad, requieren ser atendidos, y coparticipes en el proceso de la inserción familiar y social.

-Anuncio-

La discusión actual sobre la política de drogas, debe ser reemplazada por la evidencia científica, experiencias exitosas y una discusión racional en las instancias normativas y regulatorias. Hoy en día conocemos más sobre los factores relacionados con el inicio del consumo y la continuidad del mismo. Mayor conocimiento científico sobre los factores de riesgo que contribuyen a que una proporción de personas si evolucionan al consumo problemático en un contexto de normas sociales en las que, es más probable que el consumo de drogas genere más daño a la persona, a su familia y a la sociedad en general.

Los patrones de consumo se están modificando, por ejemplo el consumo drogas de inicio como el tabaco y el alcohol, es cada vez a mas temprana edad, de la misma forma el inicio de consumo de drogas enervantes inicia también en edades mas tempranas, entre 10 y 14 años. Así como va incrementando el patrón de consumo de mariguana en nuestro país, la percepción de la opinión pública es cada vez más tolerante, los padres de familia son mas tolerantes con sus hijos que, a pesar de su corta edad les permiten consumir las drogas de inicio, como son el tabaco y alcohol, los cuales conocemos serán la puerta de entrada a drogas enervantes. Hoy en día, es más pública la información sobre la violencia y sufrimiento de muchas familias, mayor conocimiento sobre los costos sociales y la estructura económica ilícita propiciada la disponibilidad de las drogas. En ausencia de un control normativo y regulatorio sobre la producción distribución y uso de drogas, hay pocas posibilidades de que el problema del consumo perjudicial de las mismas cambie significativamente. Los esfuerzos han sido múltiples y prolongados con recursos destinados a expandir las capacidades las medidas correctivas en los penales y en los programas de atención de las adicciones en el sector salud, social y privado. La tendencia hacia el incremento en el consumo de sustancias ilícitas y sus problemas relacionados con la salud pública y la criminalidad no debe prolongarse. Incrementan las tasas de violencia que se relacionan en parte, con la acción de las fuerzas del orden en contra de la producción, el tráfico y el tránsito de drogas ilegales y sus efectos en materia de violencia criminal.

-Anuncio-

Las discusiones actuales de las políticas sobre la oferta y la demanda de drogas se ha caracterizado por acuerdos y desacuerdos. Sin embargo, destacamos una mejor comprensión de la dependencia de drogas, que se enfrenta ahora como un problema de salud pública. En nuestro país tenemos vigente los programas de prevención y control de las adicciones, con actividades de intervención temprana sobre el fomento de habilidades, detección oportuna de riesgos, a nivel escolar en el sector público, en algunas localidades los programas se han expandido a nivel bachilleratos y universitario. No ha sido suficiente, la clave del éxito de los programas promocionales y preventivos es y será su permanencia a lo largo del desarrollo psicosocial de los niños, adolescentes y adultos jóvenes, la participación de la ciudadanía y gobierno. Para el mejor cumplimiento y cobertura de programas de acción especifico sobre drogas, el financiamiento debe ser congruente con las necesidades sociales de cada localidad, especialmente en lo que concierne a la promoción de hábitos de vida saludables, prevención y el tratamiento. Incrementar la capacidad instalada para el desarrollo actividades comunitarias conjuntas con el sector salud, sector social, sector educativo, sector seguridad de los tres niveles de gobierno.

Conscientes de estas realidades y de los desafíos planteados, el gobierno federal, los gobiernos estatales y municipales, necesitamos dar un paso adelante en la búsqueda de alternativas de solución para avanzar en estrategias que den lugar a una mayor efectividad en el manejo de éste complejo problema. Los organismos internacionales, como la Organización de Estados Americanos, a través de la Comisión Interamericana para el Control del Abuso de Drogas (CICAD) coinciden en la necesidad de analizar los resultados de la actual política sobre drogas que afecta al continente americano, para fortalecer esta lucha y ser más efectivos.

Para fortalecer las políticas sobre drogas con el enfoque en salud pública, es trascendente la labor promocional y preventiva, adecuadamente articulados a la salud publica general, con un enfoque incluyente y con perspectiva de género. La implementación del modelo operativo con el enfoque integral de la salud pública, con una estructura eficiente y capacitada y actores de los diversos niveles de responsabilidad se podría garantizar el cumplimiento de objetivos y metas, la puesta en marcha, incorporando acciones de mejora, con un sistema de supervisión y seguimiento, evaluación de resultados y del impacto, son los pasos a seguir para lograr una sociedad más sana, segura y sobria.

- Advertisement -

Opinión

Desde hace 3 años ASF ordenó a Contraloría de Sonora inhabilitar por Estafa Maestra

Hermosillo, Sonora.- La Auditoría Superior de la Federación (ASF) ordenó a la Contraloría de Sonora que se inicie un...

Acribillan a hombre en fraccionamiento Niza al norte de Guaymas; había 17 casquillos percutidos

El Vigía Un hombre fue asesinado a balazos con armas de grueso calibre en una de las calles del fraccionamiento...

Tiroteo deja tres heridos en escuela de Idaho

Dos estudiantes y un empleado resultaron heridos este jueves en un incidente armado en una escuela del este de...
- Advertisement -