-Anuncio-
martes, septiembre 21, 2021

¿Sufren los niños del trastorno bipolar?

Dr. Félix Higuera
Dr. Félix Higuera
Médico Psiquiatra. Servicios público federal y estatal desde 1993 a la fecha ocupando cargos directivos en Salud Mental, Adicciones, Salud Mental Pública y subsecretaría de Servicios de Salud en Sonora. Actividades de asistencia clínica y social como coordinador médico en HR Entrenamiento Neuroconductual SC. Socio: Colegio de Psiquiatras de Sonora. Academia Americana de Psiquiatría. Y Psiquiatría Infantil. Asociación Psiquiátrica Mexicana. Asociación Mexicana de Psiquiatría Infantil

Relacionadas

- Advertisement -

El trastorno bipolar es una enfermedad mental que se caracteriza por cambios en el humor que oscila entre profundos sentimientos de tristeza, irritabilidad, alegría inusual, inquietud, pensamientos acelerados y necesidad disminuida de sueño. El trastorno cuando inicia en la infancia puede ser más severo que en adultos, puede tener un curso crónico y tener ciclos cortos similar al modo en que se presenta en adultos severamente enfermos y resistentes al tratamiento. Generalmente no se piensa en el Trastorno Bipolar (TBP) en niños, y pueden transcurrir años en los cuales el niño es atendido por otro problema el cual no se resuelve. Incluso algunos padres presentan TBP y en la familia suelen tolerar la sintomatología y los padres mismos no han sido diagnosticados.
La frecuencia en adolescentes es similar a la que se presenta en adultos (1-2% de la población). Entre el 20 y el 40 % de los adultos en TBP aseguran que el inicio de su sintomatología fue en la niñez con síntomas depresivos. Esto coincide con el frecuente cambio en la etapa de inicio de la pubertad también con depresión y ciclar a episodio maniaco, en el curso de la adolescencia con oscilaciones del humor como se presenta en los adultos.
La alegría exagerada y sin razón aparente, es fácil de identificar y suele ser contagiosa. Es difícil pensar que un niño alegre es portador de este problema, el ser atrevidos, platicadores, inquietos, contagian de buen humor al grupo, pudiera ser tolerado por la familia y compañeros de su misma edad. Sin embargo, cuando los pensamientos acelerados, llevan a cometer errores, expresar ideas de grandeza o autoestima exagerada que se diagnostican al ver que en el niño-adolescente, expresan pensamientos ilógicos, por ej. el niño en clase suele decirle al maestro como debe de dar la clase. No ponerle interés a la materia y suele reprobarla intencionalmente por considerar que la materia ha sido mal enseñada. También pudieran presentar errores, tales como robar objetos costosos, suponer que esto está prohibido para otros, pero no para ellos. Muchos adolescentes están convencidos que serán grandes y exitosos profesionistas a pesar de llevar reprobadas casi todas las materias.
Presentan también altos niveles de actividad, se les observa inquietud, cambios frecuentes de una actividad a otra en horarios habituales. Emprenden tareas en horarios que no se espera que haga, como mover objetos, subir, bajar, reacomodar los muebles de su cuarto antes de irse a dormir. En el caso de adolescentes, presentan aumento de la actividad intencionada ya sea socialmente, en el trabajo, actividad escolar o la expresión de su sexualidad, duermen pocas horas, salen de casa sin permiso, hablan con rapidez. Los múltiples pensamientos que llegan a la mente de una persona con TBP lo lleva a presentar fuga de ideas o por si mismos se percatan de tener múltiples ideas a la vez y circulan a gran velocidad. Se distraen con suma facilidad y se enfocan en estímulos irrelevantes, que no son de interés.
La sexualidad en una persona con TBP se manifiesta de diversas maneras: masturbación excesiva, al inicio en público, después en privado, indiscreciones sexuales o fantasear con sus maestras. En alto riesgo de iniciar con actividad sexual temprana, promiscua y sin protección. Implicación excesiva en actividades placenteras que conllevan gran peligro o un alto potencial para producir consecuencias adversas, iniciar con el consumo de tabaco, alcohol y mariguana u otras drogas ilícitas. Pueden suponer que el peligro no los afectará y exponerse al riesgo de accidentes. El TBP suele confundirse con el trastorno por déficit de atención, conducta negativista desafiante o con el trastorno de conducta.
El TBP en los niños y adolescentes jóvenes el episodio inicial suele ser con un episodio depresivo mayor, evolucionando a cambios cíclicos de depresión y manía. Tiende a la cronicidad, sigue siendo cíclico y no hay espacios asintomáticos entre un ciclo y otro. En adolescentes mayores y adultos el episodio inicial suele ser manía, los episodios son discretos, con súbito incremento de la sintomatología y claro decremento. La duración es de semanas y hay mejoría entre un episodio y otro. En los niños y pre-púberes pueden existir varios ciclos en un mismo día. Cambian súbitamente de estar contentos a deprimirse profundamente incluso con ideas suicidas. Los adultos con ciclos que cambian rápidamente, manía mixta tienen peor pronóstico que los que tienen episodios discretos.
Respecto a las complicaciones, existe mayor riesgo de suicidio en adolescentes con TBP que en adolescentes con otra psicopatología. El TBP de inicio en la niñez se asocia con agresividad, hiperactividad, resistencia al tratamiento con los medicamentos convencionales y antecedentes familiares de TBP. Es importante investigar la existencia de antecedentes de manía en los familiares (frecuentes accidentes de auto, manejo irresponsable y arriesgado del dinero, divorcios frecuentes o vida de pareja múltiple, etc.), ya que ellos no se identifican como enfermos. Se ha visto que los pacientes con TBP son más propensos a la ingesta de alcohol y drogas que personas con otra enfermedad mental.
El TBP es un padecimiento complejo, el cual se debe detectar lo más temprano posible, para iniciar los tratamientos. El uso de fármacos para otros padecimientos que por algunos síntomas se parece al TBP, podrían complicar el problema y deteriorar el funcionamiento general de la persona.
El tener uno o dos padres con TBP produce un impacto negativo en los niños con el mismo padecimiento. Por lo mismo es importante incorporar la ayuda médica a familiares afectados por éste trastorno, y sea más fácil atender al hijo con la misma condición. Es importante contar con un régimen de seguro médico público o privado que garantice el abasto de medicamentos y evitar las recaídas.
Contar con información confiable y científica sobre el TBP, no ayuda a pensar quienes están en riesgo de padecerla y solicitar orientación al respecto. Ayudar a la persona a que conserve un nivel de funcionamiento óptimo, estará en condiciones de mantenerse en su núcleo familiar, podrá tener experiencias exitosas en su trabajo o en el emprendimiento de negocios.

Aviso

La opinión del autor(a) en esta columna no representa la postura, ideología, pensamiento ni valores de Proyecto Puente. Nuestros colaboradores son libres de escribir lo que deseen y está abierto el derecho de réplica a cualquier aclaración.

- Advertisement -

Opinión

INAI reporta hackeo a Plataforma de Transparencia

El Instituto Nacional de Transparencia, Acceso a la Información y Protección de Datos Personales (INAI) reportó este lunes un...

El Vaticano exigirá certificado de covid-19 a trabajadores y visitantes

El Vaticano exigirá a trabajadores y visitantes presentar un certificado sanitario de COVID-19 a partir del 1 de octubre,...

FIFA inicia nueva fase de consultas para su proyecto de un mundial cada dos años

ZÚRICH, Suiza (AP) — La FIFA iniciará finalmente este mes conversaciones formales con los clubes, las ligas y el...

Apple lanza iOS 15, la versión más reciente de su sistema operativo de celulares y tabletas

México.- Después de casi una semana de espera desde que Apple anunció iOS 15 en su ‘Apple Event, California...
- Advertisement -