-Anuncio-
miércoles, octubre 20, 2021

¿Por qué hacer reseñas?

Relacionadas

- Advertisement -

Hace tiempo me surgió la intención de escribir un artículo justificando la razón por la que considero que las reseñas son un producto importante en el ámbito de los medios masivos de comunicación, independientemente del “nivel” de cultura en el que estos se inscriban o del público al que vayan dirigidos.
Diversas razones que intentaré exponer aquí me llevaron a postergar el texto, una de ellas relacionada con el hecho de que concibo mis productos como anti-reseñas, debido a mi carácter diletante y a que, en última instancia y embebido por el sistema económico, en tanto no monetarice la actividad seguirá siendo un hobby.
Por esto le negaba a mis anti-reseñas el valor de la utilidad teórica y práctica. Me invadía un sentimiento de inseguridad provocado por un enfoque de pensamiento formalista que comenzó a difuminarse con la lectura de “La novela luminosa” -que para mi sorpresa sigo sin concluir-.
Nuevamente se gestaba la voluntad de reivindicar mis anti-reseñas y las reseñas informales en general, pero fue “Literatura y Derecho ante la ley” de Claudio Magris la chispa que generó la inspiración. Comprendí cómo debía justificar una actividad no monetarizada en tiempos donde todo adquiere su valor a concesión arbitraria de las “leyes del Mercado”.
La mención casi inmediata que en este ensayo se hace de “La muerte de Virgilio” de Hermann Broch, y posteriormente de “Cartas persas” y “Las confesiones” de Montesquieu y Rousseau, respectivamente, tres obras no comentadas ni referidas lo que merecen, fulminaron el sesgo ideológico.
También influyó que a Magris se le ocurriera poner a discutir a Locke, Hume, Pascal y Hobbes, o que nombrara a juristas ultra-remotos que alguna vez escuché mencionar durante la licenciatura, como Von Ihering, Pufendorf, o el teórico del matriarcado, Johann Jakob Bachofen.
¿Quién pensaría que de una disciplina que a veces parece tan cuadrada y ortodoxa emanaría un fundador y aliado del movimiento feminista? ¿Y por qué el prejuicio de ortodoxia, si la profesión también ha dado lugar a grandes escritores, como Kafka, el primus inter pares?
Creo que he dejado entrever lo suficiente la razón por la que las reseñas no especializadas e informales, producidas desde el mundo aficionado son relevantes y de utilidad trascendental, pero de cualquier manera dejaré por escrito mi experiencia.
Borges decía que estaba más orgulloso de los libros que había leído que de los que había escrito, y no puedo evitar pensar que lo decía porque consideraba sus lecturas joyas que nadie más le había descubierto; y nadie se lo había descubierto porque en el ámbito de la lectura formalista existe un camino a seguir, que lógicamente debe prescindir de estilos y formas que no alcanzan a cumplir los requisitos del canon experto. Factor que podría explicar la carencia del Nobel.
Buena parte de mi acervo literario se compone de autores y obras archi-mencionados pero escasamente reseñados, y de verdad que antes de haberme acercado a muchos libros me hubiera gustado encontrarme textos que hablasen por lo menos tangencialmente de las mismas, pequeñas acotaciones que sirvieran de guías para facilitar el camino al autodescubrimiento.
No leo por necesidad u obligación, leo por gusto, pero siempre consideraré una desventaja no haber tenido quien me descubriera “Al este del edén”, “La velocidad de las cosas”, “Las correcciones”, “Vida y opiniones del caballero Tristram Shandy” y el “Libro del desasosiego”, entre muchas otras.
En lugar de eso tuve lo que todo mundo tiene cuando no se compromete con un campo de expertise; acceso a la cultura desde el ámbito industrial y del entretenimiento. Muy nocivo para quienes no sabemos acceder al ocio sin sentimientos de culpabilidad, con el mal hábito del multitasking, el déficit de atención y problemas de compulsividad.
Es verdad que existen obras consumidas como entretenimiento, y no obstante, cumplen con ciertos requisitos estéticos superiores, como “La insoportable levedad del ser”; pero también lo es que la industria cultural hace pasar como equiparables obras de menor valor, como las novelas de Haruki Murakami.
En “Cultura de masas y ‘niveles’ de cultura”, Umberto Eco dice que la fabricación de libros se convirtió en un acto industrial orientado por todas las reglas de producción y consumo, de lo que han derivado fenómenos como “la producción por encargo, el consumo provocado artificialmente, el mercado sostenido con creación publicitaria y de valores ficticios” (pp. 66 y 67), pero que inevitablemente en este mundo industrial habrá quienes tengan por finalidad la difusión de valores para los cuales el libro es el instrumento más idóneo.
Agrega que “si [enseño a leer] en una comunidad agrícola de analfabetos con el objeto de que se hallen en disposición de leer ‘mis’ proclamas políticas, nada será capaz de impedir que tales hombres lean también mañana las proclamas de ‘otros’” (p. 68); si sustituimos “enseñar a leer” por “recomendación” y “proclamas políticas” por “libros marginados”, las anti-reseñas cumplen con la tarea de divulgar todo lo que no sea mainstream.
Realizar actividades culturales no remuneradas representa una oposición y resistencia al sistema de producción cultural dominada por una élite de artistas que, a su vez, es manejada por grupos de poder económico de los que reciben prebendas, mecenazgos o beneficios propios de la lógica del mercado.
Desde luego puede suceder que sean grupos de poder político los que dominen el medio. En este caso, dice Eco, convertirán la oferta en propaganda y al consumidor en alguien condicionado ideológicamente “de arriba hacia abajo”.
Un buen ejemplo de esto último es el caso de “La sociedad abierta y sus enemigos”, una obra del pensamiento político que goza de envidiable prestigio, y de la cual pocas veces alguien se atreve a señalar que su autor, Karl Popper, sea probablemente quien “mejor” y más profundamente haya malinterpretado la filosofía platónica. Al final, su reconocimiento se debe al triunfo de las escuelas de interpretación técnica en el ámbito formal de la filosofía y teoría política, orientadas por la practicidad de las fórmulas y recetas de cocina.

Aviso

La opinión del autor(a) en esta columna no representa la postura, ideología, pensamiento ni valores de Proyecto Puente. Nuestros colaboradores son libres de escribir lo que deseen y está abierto el derecho de réplica a cualquier aclaración.

- Advertisement -

Opinión

Paquete fiscal 2022 se atora en San Lázaro; diputados usarán ‘reloj legislativo’

Por Víctor Chávez y Felipe Gazcón/El Financiero El paquete fiscal para el 2022 se atoró en la Cámara de Diputados. La discusión...

Recluta crimen organizado a menores de edad mediante videojuegos: subsecretario de Seguridad Pública

Ricardo Mejía Berdeja, subsecretario de Seguridad Pública, alertó que grupos del crimen organizado comenzaron a reclutar a menores de...

Balean a dos jóvenes en la colonia Villa ITSON en Ciudad Obregón, uno de ellos perdió la vida

Un joven muerto y otro gravemente herido dejó balacera registrada la tarde de este martes en la colonia Villa...
- Advertisement -