¿Qué hacer para evitar daños en la salud por polvo del Sahara? El IMSS emite recomendaciones - Proyecto Puente
Proyecto Puente > Salud > ¿Qué hacer para evitar daños en la salud por polvo del Sahara? El IMSS emite recomendaciones

¿Qué hacer para evitar daños en la salud por polvo del Sahara? El IMSS emite recomendaciones

Imagen de Internet

Sin Embargo

Compartir esta nota en redes Sociales

El Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) emitió una serie de recomendaciones para evitar daños a la salud por la nube de arena proveniente del Sahara que se aproxima a la Península de Yucatán. Entre las recomendaciones está el no exponerse a las altas concentraciones de polvo y optar por quedarse en casa.

La dependencia explicó en un comunicado que el polvo del Sahara no representa alto riesgo para la población, pero puede causar afectaciones a las personas que padecen de asma, alergias o COVID-19.

Por tal motivo la coordinadora de Prevención y Atención a la Salud, Flor Irene Rodríguez Melo, detalló que el polvo contiene una masa de aire caliente con poca humedad, además de materiales biológicos y químicos, así como esporas y ácaros que pueden resultar dañinos, sobre todo para las mucosas de la nariz y la garganta.

La especialista pidió no exponerse a altas concentraciones de este polvo, permanecer en casa, y en caso de salir, utilizar cubrebocas o una mascarilla. Agregó que dichas medidas también ayudarán a disminuir los contagios de COVID-19.

Y en caso de presentar molestias en ojos, es necesario enjuagarlos con abundante agua limpia o hervida, sin olvidar realizar correcto lavado de manos, con el fin de prevenir una mayor afectación, dijo.

Para aclarar dudas o para conocer mayor información, el IMSS recordó que la población puede llamar a línea gratuita 800 2222 668, de Orientación Médica Telefónica y COVID-19.

LA ARENA LLEGA A CUBA

El día de hoy una gigantesca nube de polvo del Sahara llegó a la capital cubana y causó preocupación entre los expertos y los ciudadanos en medio de la pandemia del nuevo coronavirus.

Aunque el fenómeno ha ocurrido en otros años, esta vez la densidad de la materia suspendida fue mayor, lo que elevó la sensación térmica y la sequedad. Los primeros indicios del polvo se pudieron observar el miércoles, pero los expertos indicaron que el jueves se esperaba una máxima concentración de éste.

En la madrugada, la nube hizo desaparecer los fondos del paisaje urbano de La Habana. Se esfumaron las hileras de palmas de las avenidas y los íconos de la urbe -como la cúpula del Capitolio o el promontorio de la Plaza de la Revolución-, se oscurecieron. El sol podía mirarse directamente sin protección como un botón amarillo en lo alto.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *