La economía de Sonora en la lona - Proyecto Puente
Proyecto Puente > Opinión > La economía de Sonora en la lona

La economía de Sonora en la lona

Germán Palafox

Compartir esta nota en redes Sociales

El Estado de Sonora enfrenta dos fenómenos- crisis económica y crisis de salud- que, sin lugar a duda, impactarán en el corto, mediano y largo plazo en la dimensión social, familiar, empresarial y de gobierno. Si bien nunca es buen tiempo para enfrentar una pandemia de esta magnitud, esta llegó en el peor momento en el que los niveles de actividad del Estado presentan tasas negativas de crecimiento, así como la generación de bajos niveles de empleos.

El objetivo del presente trabajo es abordar los dos fenómenos y tratar de visualizar los difíciles escenarios en los que las políticas de confinamiento y parálisis económica puede ser igual o más nocivo que la epidemia misma, y asociarlo con la fase recesiva que presentó la economía sonorense antes de la presencia del coronavirus. Por otra parte, las autoridades no alcanzan a dimensionar lo complejo de los fenómenos y le dificulta diseñar programas y planes con una visión innovadora y de impacto social, lo que podría agudizar la situación por la que atraviesa el Estado.

Recesión económica

La economía de Sonora ha venido presentando síntomas de agotamiento en los últimos tres años al presentar tasa de crecimiento negativas, específicamente el IV trimestre de 2019 al registra una caída anual de -2.4% y – 1.9% trimestral. En ese año el promedio anual de la economía estatal presentó una disminución de -0.60% siendo la tasa más baja en los registros de nuestra economía. Estos datos no deberían de extrañar ya que desde hace algunos meses señalábamos que la economía sonorense estaba entrando a una fase recesiva ya que dos trimestres consecutivos –el tercero y cuarto de 2017– presentaron tasa de crecimiento negativo. Además, en el año 2018, Sonora se posicionó entre los cuatro estados con bajas tasas de crecimiento, sólo por encima de los estados de Tlaxcala, Tabasco y Chiapas.

Más grave aún, en 2019, Sonora fue el único de los Estados fronterizos con tasa de crecimiento negativa. Baja California presentó una tasa de crecimiento del 2.0%, Coahuila de 1,1%, Chihuahua del 2.1%, Nuevo León del 1,9% y Tamaulipas del 1.6%. Este punto es importante resaltar ya que al parecer la economía sonorense se desligó del ciclo de crecimiento de los Estados Unidos ya que todos los estados fronterizos presentaron tasa de crecimiento positivas, con cierto retardo derivado del proceso de integración comercial. El buscar los factores o causas que están propiciando este desacoplamiento de integración regional es un reto que debemos de abordar en los próximos análisis.

Por otra parte, el estado de Sonora se adelantó al proceso de desaceleración a nivel nacional e internacional que se venía gestando desde 2018 y, además con un impacto mayor que el que presentó la economía nacional. En 2019 la economía mexicana presentó una tasa de crecimiento negativa de 0.10% y la sonorense de -0.6%, es decir la economía local fue impactada seis veces más que la nacional en este proceso de desaceleración de la economía mundial. A su vez esta desaceleración económica afectó negativamente la generación de empleos para el IV trimestre de 2019 al generar tan solo 9 mil 246 empleos formales cifra que dista muy lejos del objetivo de 30 mil empleos formales acumulados.

La hipótesis planteada, que en el futuro se tendría que demostrar, sería que la economía de Sonora continúa dependiendo de un conjunto de sectores que hace algunas décadas eran tecnológicamente desarrollados, pero con el paso del tiempo se han convertido en actividades tradicionales. Esta estrategia de industrialización está experimentando una caída acumulada en el número de empleo como en el promedio salarial.

Coronavirus

A la difícil situación económica por la que estaba atravesando la economía estatal surge, en los primeros meses de 2020, la pandemia del coronavirus afectando la vida de los sonorenses drásticamente de la noche a la mañana.

A nivel mundial se han tomado diversas medidas para desacelerar el aumento exponencial de las infecciones y reducir la presión en la capacidad de los sistemas de salud para atender estos casos. En las últimas semanas, muchos países han incrementado sus esfuerzos para adoptar medidas de distanciamiento social tales como cierre de escuelas, centros de trabajos, el cierre de grandes empresas, limitaciones a grandes congregaciones de personas, y de fronteras. Más recientemente, algunos países han implementado cuarentenas de cierre obligatorias, con órdenes de permanecer en casa, y cierres de negocios no esenciales. Bajo este contexto mundial el Estado de Sonora no es la excepción.

Sin duda todas estas medidas están enfocadas a aplanar la curva de infección y evitar con ello un sin número de fallecidos por este virus, sin embargo, cuanto más plano desee que sea la curva de contagio, más se necesitará el distanciamiento social y las cuarentenas obligatorias en el estado o municipio y más recursos necesitarán para enfrentar la caída en la producción y los ingresos de los sectores de la sociedad.

Al parecer hay una relación entre distanciamiento social-recesión- contagio/muerte. A mayor distanciamiento se presentará una mayor recesión y por lo tanto un menor contagio/muerte o a la inversa a menor distanciamiento se presentará una menor recesión y por lo tanto un mayor contagio/muerte.

Impactos en la salud de la población del estado de Sonora

La etapa de confinamiento o distancia social inició el 17 de marzo y hasta el día 9 de mayo se tenía los siguientes datos; casos confirmados de contagio son 550 personas, de las cuales 389 de los casos son ambulatorios y 37 están hospitalizados y dentro de ellos 25 personas están en UCI. Además se han recuperado 77 y han fallecidos 47 personas. El virus está presente en 21 de los 72 municipios del Estado.

¿Cómo reactivar una economía que ha sido suspendida por el coronavirus? La respuesta es: con mucho, pero mucho, cuidado. El confinamiento en Sonora será de 60 días ya que entre el 16 y 22 de mayo inicia el plan de reactivación económica, bajo una serie de cuestionamientos, ya que en esos días se presenta la cresta más alta de contagios, es decir, en la etapa de mayor contagio se está liberando a la economía y aún 34% de la población pertenecientes a los municipios no contaminados del virus. Otros de los cuestionamientos que se hace al diseño de estrategia de confinamiento es que éste inicio 10 días antes de la propuesta del gobierno federal afectando sobre manera las actividades no esenciales del sector formal e informal de la actividad económica regional.

Los impactos negativos del confinamiento lo recibirán los más necesitados como son las madres que laboran en la economía informal que si no trabajan  no tiene para alimentar a sus familias; los adultos mayores que se encuentran en las calles vendiendo sus productos que si no los venden no tendrán oportunidad para alimentarse; los músicos, tianguistas, peluqueros, meseros, trabajadores de los negocios pequeños, las personas de trabajo en el ambulantaje y el autoempleo, que no han recibido ingresos en casi dos meses y no tiene para lo básico no solo para ellos sino para sus familias y  que han sido olvidados por el gobierno del Estado. Además de las micro, pequeña y mediana empresa que se encuentra en la economía formal.

Impacto estatal y nacional del coronavirus

Las estimaciones de crecimiento para la economía mexicana para este año van, desde una caída de 1% en el escenario más optimista, hasta un 7%. La profundidad del choque dependerá de qué tan grave sea la crisis de salud y la destrucción de empleos. Para otros grupos de analistas el escenario más certero se ubicará en una caída de entre 3 y 5% de la economía mexicana. De acuerdo con los cálculos de especialistas, por cada punto que caiga la economía en cuanto a crecimiento del PIB, la recaudación del ISR caerá 1%, mientras que la del IVA podría caer entre 1.15 y 1.2%.

Por otra parte, la calificadora HR Ratings señaló que los Estados y municipios que tengan una intensa vocación turística, donde además exista una composición importante de industria maquiladora, aeroespacial y automotriz, y por lo tanto tengan recaudación local de impuestos sobre nómina, impuesto sobre hospedaje en un porcentaje importante pudieran sufrir mayores problemas financieros como es el Estado de Sonora.

Además, la calificadora hace una propuesta, que ya se ha abordado por el grupo parlamentario de Morena encabezada por la diputada Ernestina Castro, donde señalan la institución “cuando tienes un fenómeno de choque y esa información no la absorbió tu Ley de Ingresos, los subnacionales (estados y municipios), tienen que responder con una reconducción presupuestal; minuciosa, cuidadosa y muy rápida”.

En la siguiente entrega se analizará la estructura de unidades económicas, los niveles de empleo por sectores económicos, así como las estimaciones de crecimiento negativo para la economía sonorense para este 2020.

Acerca del autor

Dr. Carlos Germán Palafox Moyers Investigador y Docente del Departamento de Economía de la Universidad de Sonora y Consejero del Observatorio Ciudadano de Convivencia y Seguridad del Estado de Sonora.

Correo Electrónico

economia@guaymas.uson.mx

Twitter

@GermanPalafoxM

Las opiniones expresadas en los artículos de nuestros colaboradores, son de exclusiva responsabilidad del autor, no necesariamente representan el sentir de Proyecto Puente

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *