-Anuncio-
domingo, septiembre 19, 2021

¿Qué estrategias de reactivación económica deberían seguir los gobiernos, especialmente en Sonora, ante contingencia?

Germán Palafox
Germán Palafox
Docente e investigador del Departamento de Economía de la Universidad de Sonora y presidente del Observatorio Ciudadano de Seguridad y Convivencia del Estado de Sonora.

Relacionadas

- Advertisement -

Aunque los bloqueos y las medidas de distanciamiento social para combatir la pandemia de COVID-19 han impuesto enormes costos económicos y sociales, aflojar estas restricciones demasiado rápido podría tener consecuencias aún mayores. Entonces, ¿qué estrategias de salida deberían seguir los gobiernos, especialmente el Estado de Sonora, para desbloquear la economía estatal?

Son dos las dimensiones que se tiene que abordar de una manera conjunta en sus límites. Salud y Economía

-Anuncio-

Salud

Sin duda que la solución es, en esta dimensión, el desarrollo de una vacuna COVID-19 efectiva, universalmente disponible y gratuita, para ello requiere un nuevo enfoque de innovación basado en el interés público.

Pero hasta que llegue una vacuna los gobiernos deberían enfocarse en la tasa de contagio y seguir una estrategia de relajación gradual que salve vidas y frene a la economía parcialmente.

-Anuncio-

Algunas personas insisten en que esta estrategia es mejor para salvar vidas y la economía. Esto parece ser una ilusión. Presumiblemente, esas personas suponen que los bloqueos terminarán pronto. Pero si terminamos los bloqueos antes de vencer a COVID19, algunas personas morirán de la enfermedad que de otro modo habrían vivido. No es tan simple escapar de la compensación entre salvar vidas y salvar medios de vida.

Parece seguro decir que el momento adecuado para poner fin a los bloqueos es en algún momento entre hoy y dentro de dos o tres años. Pero este planteamiento no parece ser muy útil. Si queremos una respuesta más útil que esa, debemos pensar cuidadosamente sobre cómo hacer compensaciones entre salud y economía.

-Anuncio-

Economía

¿Cómo reactivar una economía que ha sido suspendida por él coronavirus? La respuesta es: con mucho, pero mucho, cuidado.

Incluso en un momento en que el nuevo coronavirus continúa propagándose por todo el mundo, algunos gobiernos ya están empezando a pensar en cómo reabrir las fábricas, oficinas y escuelas mientras minimizan la posibilidad de nuevos brotes. El Estado de Sonora no es la excepción ante el dilema de reactivar o no las actividades productivas.

La presión a los gobiernos está aumentando para que expliquen cuáles son los planes debido a los crecientes costos económicos de las medidas diseñadas para contener la pandemia. También hay temores de que los suministros de alimentos y las disposiciones de atención médica puedan verse afectados si las restricciones permanecen vigentes durante demasiado tiempo.

Si bien es probable que las medidas de distanciamiento social duren semanas –y en algunos países hasta meses–, la planificación detallada que se realice ahora podría proteger a las personas vulnerables y ayudar a las economías a recuperarse más rápidamente cuando disminuyan las restricciones.

Ahora, hacerlo incorrectamente podría provocar más brotes, otras medidas de restricciones en el trabajo, la vida pública y una mayor afectación en la económica sumada a una enorme frustración en la población. Un grave error sería declarar la “victoria” sobre el virus prematuramente, abandonar las intervenciones de salud pública y permitir que se produzca una segunda ola de infecciones que podría ser más mortal.

En algunos países se recomienda, por un grupo de especialistas, una recuperación gradual de la economía que permitiría a industrias y trabajadores específicos reanudar sus actividades mientras se toman medidas para prevenir un resurgimiento del coronavirus.

La pregunta clave para las autoridades del Estado de Sonora sería ¿cuándo deberían las industrias no esenciales reiniciar la producción?

Las industrias como telecomunicaciones y la producción automotriz que agrega el mayor valor a la economía deberían tener prioridad. Por otra parte, el trabajo que puede hacerse fácilmente desde casa debe continuar en linea. En tal escenario, ciertos segmentos de la economía se reabrirían, con empleados separados físicamente y, si es posible, temporalmente (en turnos). Esto mantendría la economía en marcha hasta que la crisis de salud esté bajo control. Además debe haber consenso entre los sectores productivos, las autoridades de salud, las instituciones académicas, el gobierno para tomar la decisión de reiniciar las actividades no esenciales.

Este escenario requeriría que los países garanticen pruebas frecuentes y gratuitas a gran escala. Eso es técnicamente factible, al menos en los países de altos ingresos, aunque las fallas y conflictos internos en muchos, como el Reino Unido y los Estados Unidos, han impedido su implementación. Si se desarrollan pruebas efectivas de anticuerpos, y se confirma la relación entre los anticuerpos y la inmunidad a COVID-19, se lograría un retorno de la actividad económica. También se debe considerar el rastreo de contactos, que ha ayudado a limitar la propagación del virus en partes de Asia, como Singapur y Corea del Sur.  En el caso de los países pobres o subdesarrollados esto es literalmente imposible por los recursos limitados.

Sin embargo, hacer compensaciones requiere convertir diferentes variables en una sola unidad de valor.

Un problema con las discusiones actuales sobre si debemos contener la economía para salvar vidas es que no podemos comparar directamente “vidas salvadas” con “PIB perdido”. Necesitamos ponerlos en alguna unidad común.

Una forma de avanzar es considerar que un bloqueo, si dura lo suficiente, generará una economía más pequeña, al no crecer más generará un menor número de agentes de la salud como son los médicos enfermeras y medicamentos, por señalar un sector de la actividad. Con estos datos podemos hacer el cálculo de cuánto se debe de pagar por un “año con mayor calidad de vida. En efecto, esa suma puede comprarle a un paciente un año extra de vida saludable.

Si luego estimamos cuánto cuestan los bloqueos a la economía, podemos estimar los años de vida saludable que es probable que ganemos ahora al contener el virus y compararlo con cuántos años de vida saludable es probable que perdamos más tarde con una economía más pequeña. Así con el bloque podemos calcular cuántos años de vida saludable podemos obtener, pero también podemos calcular cuántos años de vida podemos perder por la recesión económica. La salud no es todo lo que importa. Lo que realmente debemos hacer es comparar el impacto que las diferentes políticas tienen en nuestro bienestar general.

Para hacer eso, creemos que es mejor medir el bienestar mediante el uso de informes individuales de lo felices y satisfechos que están con sus vidas, un enfoque pionero es el Informe mundial de la Felicidad. Hacer esto significa que podemos, de una manera basada en principios, sopesar consideraciones que de otro modo serían difíciles de comparar al decidir cómo responder a COVID-19, o a cualquier otro riesgo sistémico.  Así podemos relacionar felicidad con empleo.

Para centrarse en una preocupación importante, se perdieron un poco más de 380 mil empleos en pocos días en el país, en solo dos semanas, casi en su totalidad debido a la pandemia. Todos estamos de acuerdo en que el desempleo es malo, pero no es obvio cómo debemos cambiar el desempleo por años de vida saludable.

Pensar directamente en términos de bienestar nos permite hacer esta comparación. El desempleo tiene efectos nefastos sobre el bienestar. Con esta información, podemos comparar los costos humanos de un bloqueo con el bienestar obtenido al extender vidas. Un análisis más amplio incluiría otros impactos, como el aislamiento social y la ansiedad, y nos dirá cuándo debe levantarse un bloqueo.  Sin embargo, para los objetivos señalados el modelo sencillo presentado es suficiente.

Este documento es un primer acercamiento, de carácter metodológico, derivado de la convocatoria emitida por el jefe del Departamento de Economía y respaldada por la Directora de la División de Ciencia Económicas y Administrativas de la Universidad de Sonora, dirigido a la planta de maestras y maestros para presentar propuestas de reactivación económica para los 72 municipios del Estado de Sonora en el que se aborden las dos dimensiones – Salud y Economía.

Aviso

La opinión del autor(a) en esta columna no representa la postura, ideología, pensamiento ni valores de Proyecto Puente. Nuestros colaboradores son libres de escribir lo que deseen y está abierto el derecho de réplica a cualquier aclaración.

- Advertisement -

Opinión

Arranca Salud Sonora Jornada Nacional de Vacunación Antirrábica

Hermosillo, Sonora.- Del 19 al 25 de septiembre, se llevará a cabo la Jornada Nacional de Vacunación Antirrábica Canina...

Por primera vez IMSS realiza una licitación para otorgar licencia para el uso y explotación de patentes

Por primera vez en su historia, el Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) realiza un procedimiento de licitación para...

Va por la presidencia: Pacquiao anuncia su candidatura por Filipinas

La estrella del boxeo y senador filipino, Manny Pacquiao, concurrirá como candidato a presidente en las elecciones de 2022...

“Podrán aclarar esta mierd… de denuncia”: Padre de Inés Gómez Mont habla del Caso Querubines

 Itzel García/Grupo Fórmula Hace unos días se dio a conocer que Inés Gómez Mont y su esposo, Víctor Álvarez Puga, fueron acusados de...
- Advertisement -