-Anuncio-
domingo, junio 20, 2021

Prosas reunidas (Wislawa Szymborska)

Relacionadas

- Advertisement -

Ganadora del Premio Nobel de Literatura en 1996, Wislawa Szymborska nació en Kórnik, Polonia, el 2 de julio de 1923. Cuando contaba la edad de 8 años, ella y su familia se mudaron a Cracovia, donde viviría hasta el 1 de febrero de 2012, día en que murió víctima de cáncer. Era una fumadora procaz.

Reconocida principalmente como poetisa, Wislawa también incursionó en la prosa desde la “reseña” literaria –en un próximo párrafo explico las comillas-, el ensayo y la traducción. Sin embargo, era una escritora poco conocida que incrementó su reconocimiento hasta después de haber sido premiada con el Nobel.

-Anuncio-

Menciono lo anterior porque supongo es la normalidad en el mundo literario, en específico en el de la poesía. Uno puede viajar a otro país y sentir la extraña “necesidad” de visitar un museo para contemplar pinturas y esculturas, acudir a alguna sala de conciertos, al teatro o a ver el ballet, frecuentar el cine del barrio, pero si a uno no le gusta leer, el interés sólo surge bajo el aval de la etiqueta “bestseller” o del gran premio. Además la poesía no es el cuarto más habitado de la casa literaria.

Otra razón por la que hago énfasis es que durante la elaboración de este escrito me percaté que aún hoy la escritora es poco conocida. Traté de documentarme y encontré poco; su página en wikipedia, por ejemplo, es menos que básica. Una escritora muy celosa de su privacidad, informa.

Sucede lo contrario con sus poemas, de ellos podemos encontrar los suficientes para probar si es o no de nuestro agrado, y seguro lo será, porque su poesía es muy sencilla a la vez que profunda.

-Anuncio-

Szymborska es clara y directa, no hace uso de palabras grandilocuentes o etéreas, sino que diserta sobre lo asombrosa que le resulta la naturaleza, lo que es como es. Parafraseando a Pessoa, le gustaba que las cosas fueran así, porque serían así aunque no le gustasen.

Pero concentrémonos en “Prosas reunidas”, volumen que reúne toda la prosa que la poetisa escribió a lo largo de su vida en forma de reseñas y que publicó en distintos periódicos y revistas. Esta compilación corrió a cargo de la editorial española Malpaso.

Ahora aclaro las comillas. Será difícil encontrar reseñas en este libro, no encontraremos síntesis de las tramas de las obras que Szymborska ha leído; por el contrario, hace pequeños comentarios surgidos al margen de sus lecturas, digresiones o ideas que invadieron la mente de la escritora mientras leía títulos de temáticas tan distintas como la geografía, biología, zoología, dactilografía, etc.

-Anuncio-

En la nota que la polaca escribe a manera de prólogo para esta edición dice, “al principio pensaba que escribiría verdaderas reseñas, es decir, que determinaría en cada caso la naturaleza del libro, lo colocaría en una determinada corriente y daría a entender cuál de ellos es mejor o peor. Pronto me di cuenta de que no era capaz de escribir reseñas y que ni siquiera tenía ganas de hacerlo. Que en realidad soy y quiero continuar siendo una lectora amateur sobre la cual no recaiga el apremiante peso de la constante evaluación. El libro es a veces el tema central; en otras ocasiones, solo el pretexto para entretejer libres asociaciones. Aquel que califique estas lecturas de folletinescas estará en lo cierto. Quien se empecine en que son reseñas se llevará un desengaño”.

“Prosas reunidas” se compone de tres obras: Lecturas no obligatorias (95 reseñas); Otras lecturas no obligatorias (101), y; Más lecturas no obligatorias (100). Este libro lo compré en la FIL-Zócalo 2018 y lo empecé a leer el 1 de julio de 2019; terminándolo recientemente, apenas el 19 del presente.

Un defecto del que adolecen este tipo de antologías es que tratándose de un compendio de artículos escritos para una publicación periódica, se vuelve tedioso encontrarse constreñido a leer únicamente sobre los temas de interés del autor. Uno llega a sentirse culpable de no haber experimentado las mismas vivencias para poder identificarse.

Por otro lado, colocándolo estratégicamente como libro de interés general en la mesita de noche, tomándonos nuestro tiempo para probarlo y degustar, se vuelve indispensable para quienes practican el arte de la conversación. Especialmente si somos del tipo de personas que la poeta describe en “A sangre fría”, donde menciona que “solo lo estoy leyendo porque, desde pequeña, me produce placer acumular saberes innecesarios. Y porque, después de todo, ¿acaso puede alguien saber de antemano qué será necesario y qué no lo será?”.

En “Ganga” comenta que “no es fácil hacerse un examen de conciencia a uno mismo; sin embargo, hacérselo a cualquier otra persona nos resulta fácil y refuerza nuestro convencimiento de que somos mejores”.

Termino con su interpretación sobre Maquiavelo del cual señala que “no inventó nada nuevo; los ejemplos de medios que justifican el fin, o la convicción de que los soberanos merecen una ética más flexible y permisiva que la de los vasallos, están tomados de la realidad política que lo rodeaba […] Su príncipe es un hombre del Renacimiento, precursor del despotismo ilustrado. Carente de escrúpulos, astucia, codicia, histrionismo y calculada ruindad; cierto, pero provisto de una mente culta y sobria capaz de valorar los hechos en su justa medida y conocer el coste de cualquier acción. He aquí el soberano para el que todo está permitido, pero no todo se permite, aun cuando guarde relación con su propio y razonable interés. Y ese interés consistía, sobre todas las cosas, en que su país provocase la admiración universal. Por lo tanto, la tierra debía ser célebre por sus copiosas cosechas, y la ciudad, por la abundancia de productos manufacturados a la venta”.

Wislawa Szymborska estudió Literatura y Sociología, pero sorprendida por la invasión Nazi, no pudo concluir sus estudios y fue obligada a trabajos forzados en las líneas del ferrocarril, pero esta artista “muy celosa de su privacidad” no edificó su literatura sobre los escombros de experiencias desagradables, no cosechó resentimiento, sino que festeja la vida y nos comunica su pasión y asombro por la misma.

- Advertisement -

Opinión

“Ante la realidad, te aguantas, sobrevives o te revelas”: “Medea y su mar de ausencias”, la nueva obra de AndamioSteatro

Hermosillo, Sonora.- Dos historias distintas que encuentran similitud en el dolor y se conectan. Retan al destino y se...

Niño regala juguete a pequeño limpiaparabrisas y se hace viral en Ecuador (VIDEO)

Ecuador.- En Internet podemos encontrar videos de todo tipo: mascotas, manualidades, recetas de cocina y hasta en ocasiones podemos...

INE tiene pendiente por resolver 575 quejas por irregularidades en precampañas y campañas

El Instituto Nacional Electoral (INE) informó que son 575 procedimientos en materia de fiscalización los que deberá resolver antes...

Cuatro periodistas de Sonora fallecen en la misma semana, dos de ellos por covid; gremio de comunicación de luto

Hermosillo, Sonora.- Cuatro comunicadores y periodistas fallecieron en la última semana en Sonora, por lo que colegas externaron sus...
- Advertisement -