-Anuncio-
miércoles, febrero 21, 2024

2024

Sara Thomson
Licenciatura en Periodismo. Maestría en Administración Pública. Doctorante de Administración Pública en el ISAP.

Relacionadas

- Advertisement -

Por más simple que pueda parecer nuestro título, aparentemente la fuerza de los números comienza a ser más descriptiva que cualquier línea completa de varias palabras. Así lo fue para la Ciudad de México el 85 o para Nueva York es el 9-11; para Acapulco ahora es el 2023 y lamentablemente para Japón tendrá para siempre el 1-1-2024.

Nuestro planeta comenzó el año con la tragedia del temblor de 7.5 grados, posiblemente tan intenso como el que sufrió la capital de nuestro país en 1985 en el reciente primer día de este año nuevo.

Por este lado del mundo, será inevitable abordar la nave de este año sin pensar que los dichos y hechos van a girar en torno a las elecciones presidenciales tanto en México, como en los Estados Unidos.

Con toda esta colocación del concepto de ‘nearshoring’ que ha resultado tan seductor, sobre todo para las nuevas generaciones de inversionistas y prospectadores de futuros de confiables para esta región del continente, seguramente todo el activismo en torno a estos dos acontecimientos robará espacio en la agenda de los debates desde hoy y hasta fines de año.

Si el contador no nos falla desde esta fecha de publicación hasta el día ‘D’ en México estamos a 147 días de la noticia que definirá el rumbo de nuestro país y sus relaciones internacionales para los próximos 6 años y que terminará hasta el 1 de octubre de 2030.

21 semanas para organizar, procesar y elegir más de 20 mil posiciones pasando por la elección de un presidente de la República, nueve gobernadores, 128 senadores, 500 diputados federales y por supuesto todos los presidentes municipales, síndicos y regidores y congresos locales con excepción del estado de Chihuahua.

Por el ‘otro lado’ del gran muro de Trump, las elecciones presidenciales de 2024 se celebrarán el martes 5 de noviembre. La Constitución norteamericana permite al presidente en cargo, Joe Biden, participar para un segundo periodo de gobierno. Este proceso electoral es también una elección indirecta, donde los votantes emiten sus votos por una lista de delegados para una convención de nominación de un partido político, quienes luego eligen al nominado presidencial de su partido. Además, se eligen 33 senadores y la totalidad de la Cámara de Representantes.

Una de los fenómenos de los tiempos recientes más taquilleros en época de elecciones son las llamadas campañas negras. Aunque existen otras apreciaciones del fenómeno como las llamadas campañas negativas, en esencia se trata de una competencia abierta que en definitiva establece un objetivo estratégico para provocar que la ciudadanía decida quién es el malo o el más malo. En conclusión, muy amplia, las campañas negativas apuntan a desacreditar a una persona y las campañas negras apuntan a destruir la integridad carácter de una persona, pero en ambos casos son llana y meramente circo para el pueblo.

Y hablando de la dura necesidad de comerse unos entre otros para sobrevivir, en la plataforma de Netflix está la película casi documental de ‘La sociedad de la nieve’. Curioso el dato porque narra la tragedia del avionazo en las montañas de los Andes en octubre de 1972.

Llama la atención el título de la producción. Ya nos deja claro que se ocupa un terreno de frialdad obscena para comenzar a comernos unos a otros cuando la desesperación no tiene límite.

Regresando al tema de la elección en México, los estados de la República que llevan mano en este ya iniciado proceso son los que eligen gobernador: Chiapas actualmente está gobernado por Rutilio Escandón (Morena), Guanajuato por Diego Sinhué Rodríguez Vallejo (PAN), Jalisco por Enrique Alfaro Ramírez (Movimiento Ciudadano), Morelos por Cuauhtémoc Blanco (Encuentro Social), Puebla por Sergio Salomón Céspedes (Morena), Tabasco por Carlos Manuel Merino Campos (Morena), Veracruz por Cuitláhuac García Jiménez (Morena), Yucatán por Mauricio Vila Dosal (PAN), y la Ciudad de México por Martí Batres (Morena), posición que ocupara la virtual candidata a la presidencia del partido oficial.

Pero en 2024 deberíamos en verdad concentrar todas nuestras energías en lo que en verdad nos hace fuertes. Está prácticamente en la mesa de las realidades de los mexicanos que el gobierno del próximo sexenio para México lo encabezará una mujer. Los dos cuadros punteros para la posición son mujeres: Claudia Sheinbaum y Xóchitl Gálvez. Déjeme comentarle que ambas candidatas tendrán 61 años el día de la elección; Claudia ascendencia y religión judía; Xóchitl es de nombre indígena y apellido español Gálvez; Claudia es un nombre femenino de origen latín (Claudus). El significado de Claudia es: “La que camina con dificultad”.  Y Xóchitl es un nombre náhuatl que significa “flor”. Ambas mujeres tienen formación técnica e investigadora y pertenecen a la última camada generación del identificada como baby-boomers, porque nacieron en la explosión demográfica del mundo. Una generación considerada única, ya que fue la última que escuchó a sus padres y la primera preguntó a sus hijos.

No se nos olvide que esta elección es la primera después de la pandemia y menos que ha habido un cambio. No sea que nos perdamos de una oportunidad de oro para hacer una confrontación de ideas antes que una enferma exhibición de defectos. La polarización de una sociedad en tiempos de campaña dejará heridas incurables que sólo las arrastraremos por décadas en deterioro de nuestro propio bienestar, no sea que estas dos mujeres pensantes, con trayectorias personales de éxito y reconocimiento, se pierdan en demostraciones que sobrepasen la descalificación y sólo se les apueste a estrategias de corrupción electoral, abusos y destrucción social que a lo último solo trae abstencionismo.

Es curioso. A pesar de tantos números en la historia de los sobrevivientes del vuelo de los Andes, el número 571 del avión en que viajaron ese 13 de octubre del 72 seguramente está impreso en la memoria de Uruguay y los habitantes de aquel tiempo.

2024 es el número del vuelo que definirá el rumbo de México y al parecer nos gusta mucho jugar a que no nos conocemos. Intentemos no olvidar que no importa cuánto daño nos hagamos, al final viajamos en el mismo vuelo. Lo que sigue es pensar, ver la película y tener un Feliz Año.

Aviso

La opinión del autor(a) en esta columna no representa la postura, ideología, pensamiento ni valores de Proyecto Puente. Nuestros colaboradores son libres de escribir lo que deseen y está abierto el derecho de réplica a cualquier aclaración.

- Advertisement -

Opinión

López Obrador reconoce que intervino en SCJN cuando Zaldívar era presidente para modificar decisiones de jueces

Andrés Manuel López Obrador (AMLO) dijo que intervino en la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN) cuando...

Hallan muerto a guía de alpinistas que se extraviaron en el Pico de Orizaba

Rescatistas localizaron sin vida al guía del grupo de alpinistas que se extravió en el Pico de Orizaba. El pasado...

Familia de Navalni presenta demanda para que le entreguen cuerpo del opositor

La madre del líder opositor ruso, Alexéi Navalni, muerto la semana pasada en prisión, ha puesto una demanda ante los tribunales para que las autoridades aceleren la entrega...

EEUU quitará visas a empresarios y operadores de transporte que faciliten migración irregular

Estados Unidos (EEUU) restringirá las visas a operadores de transporte que “facilitan la migración irregular”. También se aplicarán a “propietarios,...
- Advertisement -