-Anuncio-
martes, febrero 27, 2024

‘Me salvaste la vida’, le dicen presos al escritor Carlos Sánchez, quien lleva talleres de literatura desde hace 28 años a cárceles de Sonora, Chihuahua y CDMX

Últimas Noticias

Padre de Taylor Swift es investigado en Australia por supuesta agresión a un fotógrafo

Scott, padre de Taylor Swift, fue acusado de supuesta agresión por un fotógrafo australiano.  Los hechos habrían sucedido al término...

El Valencia le dice no a Netflix para rodar documental de Vinicius en Mestalla

 La productora brasileña, que tenía previsto grabar este sábado en Mestalla en el partido entre el Valencia y el...

INE revela primeros spots para campaña presidencial; se centran en seguridad

Ciudad de México, 27 de febrero (SinEmbargo).- El Instituto Nacional Electoral (INE) dio a conocer el pasado 24 de febrero los spots que se transmitirán...
-Anuncio-

Hermosillo, Sonora.- “¡Me salvaste la vida!”, así agradecen las personas privadas de su libertad al escritor y periodista hermosillense Carlos Sánchez, quien desde hace casi 30 años imparte talleres de literatura en diversos centros penitenciarios de Sonora, Chihuahua y Ciudad de México.

Como tallerista en cárceles y centros de rehabilitación de hombres y mujeres, Carlos ha dedicado las últimas tres décadas de su vida a mostrarle a las personas internas que hay otra forma de manifestar sus historias, recuerdos, penas y alegrías: la literatura.

“En los talleres ha sido muy grande el aprendizaje, ya que el involucrarnos no ha sido solo sobre el ejercicio de la lectura y escritura, sino que la relación va más allá, pues uno se convierte en un hermano o en un padre para los presos. La palabra en la literatura también es una convocatoria para reflexión, para ordenar las emociones y las palabras, y decir de dónde vengo y qué soy”.

Sánchez, quien ha recorrido las calles de su barrio Las Pilas y de toda la capital sonorense, buscando captar en crónicas las distintas realidades del mundo, inició su oficio como tallerista en 1995, de la mano del poeta caborquense Abigael Bohórquez.

Hoy, 28 años después, ha impartido clases de escritura en centros penitenciarios, juveniles y de rehabilitación en Sonora, Ciudad de México, Ciudad Juárez y Chihuahua.

“Ahí hubo una conexión muy de inmediato con los internos porque eran de mi barrio los chavitos. Abigael se sorprendió y me dijo: ‘¿por qué te saludan tan bien?’ Pues porque son mis amigos, le contesté”.

En los talleres, cuenta Carlos, las personas internas suelen escribir del barrio, la cárcel, los juegos, el futbol, lo que viven dentro de las celdas, la cotidianeidad que aborda a todos; las historias siempre acompañadas de una gran dosis de dolor, desolación y abandono.

“Todo es a partir de su interior, de la memoria. Yo les pido que escriban sobre lo que son; no nos vamos a la ficción. No hablamos de sintaxis, redacción u ortografía, solo de lo que está ahí dentro (…) Esto me funciona porque soy uno igual que ellos, venimos de lo mismo, del mismo origen, lenguaje y temas”.

Entre los recuerdos que evocan cuando Carlos mira hacia atrás y trae de vuelta las memorias de tantas y tantas generaciones, llegan algunos momentos que nunca olvidará.

Como la ocasión en que tres de sus alumnos ganaron un concurso de literatura de la ex Procuraduría General de Justicia o cuando uno de los jóvenes, tiempo después del taller, lo reconoció en la calle y desde lejos le gritó: “¡Carlos! ¡Tú me salvaste la vida!”.

“Al taller llegaba un chavito muy resentido, con mucho coraje y eso lo manifestaba en el salón. Un día invité a un músico que tocaba el chelo para que les hablara sobre su oficio. Cuando este muchachito lo vio, se sorprendió al escuchar y ver el instrumento. Se quedó impactado y no hubo conflicto.

Le dije al chelista: ‘préstale el chelo y enséñale cómo se toca’. Ahí empezó súper feliz y con una conexión muy linda. Y un día estaba en la Unison, afuera del museo de la biblioteca, y ahí me encontró, gritó mi nombre y me recordó quién era. ‘Muchas gracias: me salvaste la vida y me cambiaste mi manera de ser’, me dijo”.

El intento de Carlos Sánchez por llevar la literatura a las cárceles para que las personas internas hablen de su vida y encuentren una manera distinta de expresarse ha rendido frutos, pues alumnos suyos han podido publicar sus textos en libros propios, siempre recordándolo a él como fuente de inspiración.

“Los talleres sin duda me han dejado mucho aprendizaje y poder afianzar cada vez más la empatía, esa posibilidad de ponerte en los zapatos del otro. (…) Un vato del sistema que viene con ellos a dialogar y a hacerlo de forma distinta: sin jerarquías, todos iguales, sin juzgar o criticar. Venimos a trabajar, a emocionarlos y incentivarlos a que hagan algo por ellos mismos”.

-Anuncio-
-Anuncio-

Últimas Noticias

Lanza ISJ iniciativa para donar 600 botiquines con productos de salud menstrual en Sonora

Hermosillo, Sonora.- El Instituto Sonorense de Juventud (ISJ) lanzó la iniciativa “Bienestar Menstrual”, donde se donarán más de 600...

Inauguran Congreso Internacional de Administración CIA 3.0 desde el Centro de las Artes en Unison Hermosillo

Hermosillo, Sonora.- La rectora de la Universidad de Sonora, María Rita Plancarte Martínez, inauguró el Congreso Internacional de Administración...

Alfonso Durazo firmará convenio para que 30 jóvenes de Sonora estudien en la Universidad de Taiwán

Por Solangel Ochoa Hermosillo, Sonora.- Alfonso Durazo informó que firmará un convenio de colaboración para la Movilidad Estudiantil en el...

Era de Sonora elemento de Guardia Nacional hallado sin vida en Ensenada, BC: Alfonso Durazo

Hermosillo, Sonora.- El elemento de la Guardia Nacional hallado sin vida en Ensenada, Baja California, era originario de Sonora,...

Auxilian oficiales de la PESP a mujer que dio a luz a niño arriba de una patrulla en Hermosillo

Hermosillo, Sonora.- Oficiales de la Policía Estatal de Seguridad Pública (PESP), auxiliaron a un mujer en labor de parto...
-Anuncio-