-Anuncio-
miércoles, julio 28, 2021

La ficción del Capitaloceno o el apocalipsis pasivo

Últimas Noticias

CFE reporta pérdida por 14 mil mdp en el primer semestre del año

La Comisión Federal de Electricidad (CFE) registró en la primera mitad de 2021 una pérdida neta por 14,000 millones de...

México envía a Cuba la mayor ayuda humanitaria desde tiempos de Salinas: analistas

Ciudad de México, 27 de julio (AP).— El Gobierno de México envió esta semana a Cuba medicamentos, alimentos y...

SCJN rechaza suspender blindaje a Cabeza de Vaca ante posible desafuero

La Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN) rechazó suspender la reforma a la Constitución de Tamaulipas, que...
-Anuncio-

Hay algo sumamente aterrador en una novela que es en ocasiones profética y en otras simplemente obvia en cuanto a nuestro presente. Hablo de Severance, de la autora chino-americana Ling Ma, quien es también profesora de inglés en la Universidad de Chicago. Leer esta novela justo al final de la pandemia de covid-19, cuando las cosas han comenzado lentamente a volver a una semblanza más o menos aproximada a lo que considerábamos normal en algunas partes del planeta, ha sido una – como dirían los griegos – anagnórisis inesperada. Es decir, es una revelación de la verdadera condición de la realidad, a pesar de que no estamos siquiera cerca de la catástrofe que narra la novela.

Muchas veces la ficción de los últimos años me ha parecido un refrito sin fin de herramientas narrativas. Por muchos años dejé de leer novelas precisamente por lo mismo, como por una desidia de volver a leer lo mismo envuelto en otro paquete. Las novelas me parecían siempre de un aburrimiento incomparable, con pocos hallazgos provocadores o incluso con una manía por siempre volver a las mismas historias que resultaban poco interesantes.

-Anuncio-

En cambio, esta novela es un acierto que pocas veces encuentra uno en las mesas de novedades. No era de esperarse que Editorial Planeta la haya publicado en español bajo el título de Liquidación en 2020 – aprovechando la pandemia – que es la traducción literal de la palabra en inglés (y cabe aclarar que Planeta es el monopolio más grande de libros en el mundo hispano y que es terriblemente predecible que su traducción sea también, pues, terrible). Lo que es intraducible es el parentesco fonético de la palabra severance en inglés con severe, como una especie de diagnóstico al que nos enfrentamos desde la portada del libro, o incluso con la idea de “desapego” o un cisma irreversible con algo que nos es familiar.

Volvamos al principio. Severance sigue la vida de Candace Chen tras el colapso de la sociedad estadounidense. Chen trabaja en una empresa en Nueva York que produce libros para el mercado masivo y que imprime en China, como la inmensa mayoría de las empresas actuales. Ella se encarga, como el trabajo más monótono del mundo, de la sección de Biblias y vive, pues, para el trabajo. De pronto, una nueva enfermedad llamada “Shen Fever” se origina en China y comienza a esparcirse por el mundo. Como una especie de profecía, y sobre todo como una forma de criticar la cultura del trabajo en el capitalismo tardío, la pandemia causada por esporas de un hongo desconocido que se esparcen por el aire y a través de la contaminación de mercancías que vienen de Asia, comienza a infectar a millones de personas en el planeta. Hay algunos pocos que inexplicablemente están a salvo y que nunca se contagian, pero son una minoría lo suficientemente pequeña para que el mundo como lo conocemos colapse de manera estrepitosa.

Más allá de las aterradoras coincidencias de la novela con la pandemia del SARS COV-2, lo más interesante de este relato – que mezcla a la vez lo absurdo de las políticas empresariales que hemos visto en series como The Office, con el apocalipsis zombie o historias como The Leftovers – es que el fin no es algo que sucede de la noche a la mañana con un estruendo. Más bien se trata de una decadencia pasiva y paulatina en donde todo comienza a fallar mientras el mundo, casi por rutina, sigue intentando mantener una actitud apática ante el colapso.

-Anuncio-

Esto nos habla del capitalismo actual y de las formas en las que las sociedades de producción y asimilación reaccionan ante el desastre. Nada del apocalipsis en esta novela es algo urgente. Al contrario, se basa siempre en la negación, en seguir ante todo el proceso de producción y consumo al que estamos acostumbrados. Chen, la protagonista, sigue yendo a la oficina a pesar de que toda la infraestructura a su alrededor comienza a colapsar.

También cabe aclarar que los infectados de “Shen Fever” no van a dar al hospital. Su enfermedad es incurable pero paulatina. Y esto es lo más revelador: los contagiados entran en un trance interminable en donde pierden toda conciencia de su subjetividad, dejan de ser ellos para convertirse en una especie de autómatas rutinarios. Es decir, los infectados con esta enfermedad mueren haciendo los mismos trabajos que han hecho por años. Si trabajaban en una tienda de ropa, mueren doblando ropa y acomodándola en los estantes. Si trabajaban en una oficina, mueren en su escritorio escribiendo y enviando correos sin sentido alguno.

Severance es un análisis agudo de la condición millenial, una escritura de la realidad en donde el apocalipsis es nuestro presente. Es como si ya lo viviéramos y eso, tal vez, lo hace no sólo más relevante sino más terrible. Es la historia de terror más conmovedora y espeluznante que he leído o visto jamás. Vale la pena leerla, en especial en inglés si es posible.

-Anuncio-

Bruno Ríos es

Doctor en Literatura Latinoamericana, profesor de lengua y literatura hispánica y escritor. Twitter: @brunoriosmtz

-Anuncio-
-Anuncio-

Lo más visto

Con lesiones graves quedó niño de dos años tras ser atropellado por automovilista en Hermosillo

Por Gerardo López Con heridas de gravedad quedó un niño de dos años al ser atropellado por un vehículo, en...

El entrenador cachetea a Martyna Trajdos antes del combate; estalla polémica

Ciudad de México, 26 de julio (SinEmbargo).- El nombre de la judoca alemana Martyna Trajdos hizo eco en redes sociales luego...

Simone Biles abandona la final por equipos de gimnasia artística y las rusas se quedan con la medalla de oro

La múltiple campeona olímpica y mundial de gimnasia artística Simone Biles abandonó este martes la prueba final por equipos...

Ana Gabriela Guevara: Declaración de Paola Espinosa es “lamentable”

México.- La directora de la Comisión Nacional del Deporte (Conade), Ana Gabriela Guevara, lamentó el comentario de la clavadista Paola Espinosa por...

Cae fuerte granizada en Cananea, daña zona centro

Este 27 de julio, medios locales y usuarios reportaron la fuerte granizada que cayó en Cananea, la cual causó...
-Anuncio-