Sobre los Premios Oscar - Proyecto Puente
Proyecto Puente > Opinión > Sobre los Premios Oscar

Sobre los Premios Oscar

POR Fernando Celis

Compartir esta nota en redes Sociales

El pasado fin de semana se llevó a cabo, como se acostumbra en el mes de febrero, la entrega número 92 de los premios Oscar. No tuve oportunidad de verlos y tampoco era la intención.

No siempre ha sido así, pero el último par de años he vivido en la convicción de que el mainstream cinematográfico no se ha preocupado por presentar entregas sobresalientes; la tendencia es perfeccionar más de lo mismo, todo aquello que, en su momento, haya resultado funcional y que no represente riesgos.

Lo que sí es verdad es que estaba ansioso de su celebración para poder opinar libremente sobre las películas que logré ver. Decidí que debía esperar para evitar la cuestión de los spoilers –tema acerca del cual en el futuro debo escribir- y también para notar si mi posición difería respecto de alguna película o persona premiada, en caso de que mi opinión fuese contraria hasta antes de ello.

Por lo tanto, existe el riesgo de que en los siguientes párrafos encuentre detalles relevantes de las siguientes obras: Rocketman, Once upon a time in Hollywood, Joker, El Irlandés, Un día lluvioso en Nueva York, Historia de un matrimonio, 1917, Parásitos, Mujercitas y Jojo Rabbit.

Por último, para mí el cine es una cuestión de entretenimiento y dispersión. De una producción me interesa la historia que se narra, las actuaciones y su credibilidad, y el grado de diferencia que considere puede existir entre la adaptación y la imaginación del espectador.

Rocketman la vi durante un vuelo, por lo que la calidad de la imagen no me permitió apreciarla en su totalidad y quedé con la impresión de que debió ser producida para la televisión y no para la pantalla grande. La película es entretenida pero no lo suficientemente introspectiva, como debe ser una historia que pretende ser biográfica.

Anteriormente escribí una reseña para Once upon a time in Hollywood en la que señalé que me parecía una mala película, sin embargo, mi opinión ha cambiado. Además de reafirmar que es mala, ahora creo que fue hecha únicamente para reivindicar el nombre de Brad Pitt. Ganó como mejor actor de reparto gracias a todas las ventajas posibles; comandado por un director de culto, coprotagonista de un excelente actor que además es defensor del medio ambiente, y por si fuera poco, le tocó interpretar el papel de “segundón” y “perdedor”, que a la vez es un seductor de jóvenes hippies, consumidor de ácidos, mejor peleador que Bruce Lee y tiene un perro que acude al rescate de los buenos ¿qué más puede pedir un espectador típico?

En el caso de Joker me concentraré en el premio a Joaquin Phoenix, o mejor dicho, en la fotografía de festejo que se ha hecho famosa. Creo que la Academia se ha enfocado demasiado en hacer propaganda política y el gremio cinematográfico, ni tarde ni perezoso, ha decidido jugar el peligroso papel de la militancia y el compromiso político, sin promover el pensamiento crítico.

Los medios nos regalaron una foto del actor con su prometida en la que lucen muy casuales; ella enseñando sus converse, y ambos comiendo hamburguesas veganas, sentados muy “relajadamente” sobre unas escaleras poco glamorosas.

No obstante, la producción de la fotografía es innegable. Si observamos bien, al lado del actor hay un recipiente con cuatro hamburguesas y en la puerta de cristal, que sale en el fondo, se alcanza a ver el reflejo del jardín que antecede, sin embargo no podemos atisbar a los otros dos comensales. Es decir, la pareja es relajada, pero no tanto como para compartir la cena con otros dos veganos que no estén de moda o sean famosos.

Historia de un matrimonio me pareció una buena película a nivel narrativo, e impecable en cuanto a las interpretaciones de todos los participantes. Por otro lado, creo que la historia no daba para mucho a nivel de entretenimiento.

En Un día lluvioso en Nueva York, Woody Allen recurre a su típica manufactura. Entretenida, buenas actuaciones, y sobretodo me encantó Selena Gómez. Supongo que la película pasó de noche debido a lo que representa su director, pero si nos enfocamos al cine por el cine, la película es entretenida.

En el caso de El Irlandés, quedo satisfecho de que no haya ganado ningún premio. Scorsese, al igual que Allen, entregó más de lo mismo, sin embargo no quiso desaprovechar la oportunidad de rendirse un tributo de tres horas. A nivel cinematográfico la película es buena, pero queda muy por debajo de sus otros filmes de gángsters, Casino y Buenos Muchachos.

De todas las películas estrenadas, creo que la única que tenía intención de ver era Mujercitas. Es una película entretenida y bien contada, pero nada más. La dirección, ni en un millón de años se acerca a ser medianamente encomiable. Eso sí, tremendas actuaciones de Saoirse Ronan y Florence Pugh –a esta última yo le hubiera entregado el premio a mejor actriz de reparto-, que considero borran por entero la manufactura de Greta Gerwig y convierten la contratación de Emma Watson en un dispendio innecesario.

Jojo Rabbit es una película resultona y complaciente que termina por ser un refrito de cualquier película que usted elija, que trate sobre el tema abominable de su preferencia, y que recurra a pre-pubertos para hacerle evidentísimo al espectador que, a las peores atrocidades que ha logrado provocar la humanidad, enviábamos a efebos y adolescentes, pero que, como no nos da vergüenza, a ver si utilizando niños logramos empatizar. Aquí la música y las bromas son las mismas de siempre, pero su gran acierto es la actuación de Scarlett Johansson, quien debió ganar mejor actriz.

Una de las frases cliché que más escuchaba en el pasado, y por alguna razón creo que ya nadie la utiliza, es la de que el libro es mejor que la película. No quisiera hablar mal de Parásitos, o mejor dicho, no hablaré mal de ella, pero esta película sería mejor como un libro.

No me malentienda querido lector, es tremenda en todos los niveles, pero esa es su falla. Es demasiado densa y eso la hace poco disfrutable. Como dije antes, para mí el cine es entretenimiento, y cuando este es muy denso, entonces uno se empieza a angustiar.

Este filme se pasea por demasiados géneros y los domina de una manera magistral. Las actuaciones fueron perfectas, la temática es interesante pero sobretodo trascendente y de actualidad, sin embargo, quiero que se imagine leyendo la historia. Tengo la firme convicción de que todo lo importante a nivel visual es perfectamente imaginable por un espectador típico y, si tuviésemos oportunidad de leerla, sería más fácil digerir el mensaje.

Quise dejar para el final 1917 porque cuando tuve oportunidad de ver los cortos, estaba seguro de que sería una mala película. Me llevé una sorpresa cuando la vi y noté que no era una película de guerra, sino que la Primera Guerra Mundial en la que se desarrolla la trama es, en realidad, la escenografía bajo la cual se nos cuenta un relato muy intimista. Eso es lo que me gustó, que se trata de la experiencia de un “don nadie”, ¿y cuántos de estos “don nadie” han sido víctimas de las decisiones políticas de Estados bélicos?

Un adolescente –este sí un verdadero púber- que ni la debe ni la teme, se ve obligado a acompañar a otro joven a la entrega de un mensaje urgente. Ambos quedan atrapados en esta tarea por la única razón de que uno de ellos es hermano de otro individuo que forma parte del cuerpo militar al que debe entregarse el mensaje.

Imagine usted con cuánta perplejidad se debía aceptar el destino en aquellos tiempos y pregúntese si en la actualidad sigue siendo igual. Habrá quienes vivan en la mentira del progreso individual, pero recordemos el caso Aylan y la situación en que viven los migrantes de todas partes del mundo.

Acerca del autor

Fernando Celis es licenciado en Derecho por la Universidad de Sonora; maestro en Gobierno y Asuntos Públicos por la Facultad Latinoamericana de Ciencias Sociales.

Correo Electrónico

fer.celis@gmail.com

Las opiniones expresadas en los artículos de nuestros colaboradores, son de exclusiva responsabilidad del autor, no necesariamente representan el sentir de Proyecto Puente

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *