-Anuncio-
lunes, abril 19, 2021

Los autoelogios de Ricardo Bours y el legado de David Figueroa en Agua Prieta

Últimas Noticias

El recuento de los daños: la post pandemia en la niñez

Cada día estamos más cerca del periodo post pandemia o como se le llama comúnmente “la nueva normalidad”. Este...

Realizan primera marcha por los animales en Hermosillo para exigir justicia por Rodolfo Corazón, perrito asesinado en Los Mochis

Hermosillo tuvo su primera marcha por los animales, esta vez en solidaridad con el caso de Rodolfo Corazón en...

La hermosillense Paloma Ruiz Chong fue aceptada para estudiar pintura en Canadá o Italia; invita a participar en rifa de su obra y a...

Hermosillo, Sonora.- La niña quería ser como su hermano mayor y poder dibujar los mismos dinosaurios que él plasmaba...
-Anuncio-

En entregas anteriores mencionábamos que en tiempos de elección cualquier candidato que irrumpe en el espectro político nos intenta vender la idea de que, si le obsequiamos el voto, es la mejor decisión que podemos tomar; intentan convencernos de que no dejemos pasar la oportunidad de apoyarlos.

También comentábamos que normalmente en cada proceso aparecen los mismo “jugadores” de siempre, solo que vistiendo camisetas de otros colores. Lo anterior es el caso de dos exalcaldes: de Cajeme, Ricardo Bours Castelo, y de Agua Prieta, David Figueroa Ortega. Ambos reaparecen en este proceso vistiendo la casaca naranja del partido Movimiento Ciudadano; el expriista sueña con la gubernatura y el expanista fantasea con la presidencia municipal de Hermosillo.

-Anuncio-

Con discurso limitado y lenguaje soez, Ricardo Bours hace proselitismo utilizando como estrategia de campaña el autoelogio; dice que para gobernar Sonora hay que tener carácter: “a mí no me falta carácter…” (El Imparcial, 23 de marzo). Añade que no vive de la política, que es “el más preparado para gobernar por su experiencia financiera” (El imparcial, 21 de marzo), y además le exige al puntero de la carrera por la gubernatura que abandone la contienda, que le deje el camino libre.

Al escuchar a Ricardo Bours, uno hasta llega a imaginar que en su paso por la administración municipal de Cajeme fue un alcalde de excepción, un fuera de serie en la conducción municipal. Digo, por aquello del autoelogio del que hace gala Bours.

Solo que al revisar las cuentas públicas que corresponden a su periodo municipal del año 2000 al 2003 uno no se topa con nada excepcional. Al contrario, se puede ver un alcalde promedio, digamos de media tabla, que en su paso dejó asentados en los respectivos reportes de la cuenta pública las mismas prácticas y vicios de la mayoría de los alcaldes emanados del tricolor.

-Anuncio-

Por ejemplo: en los ejercicios 2002 y 2003 la Contaduría Mayor de Hacienda del Congreso local le observó lo siguiente: “No se efectúan las retenciones del Impuesto Sobre la Renta a los funcionarios de niveles superiores del Ayuntamiento, infringiendo lo establecido en los artículos 102, 113, 114 y 115 de la Ley del Impuesto Sobre la Renta”. El hoy aspirante a gobernador y su equipo no pagaron los impuestos como el resto de los trabajadores. Un vulgar evasor fiscal el hoy aspirante a la gubernatura.

En lo relativo a las obras públicas se encuentran las clásicas observaciones: que no está integrado el expediente técnico de la obra; expedientes incompletos; pagos a los contratistas sin mediar soporte documental; incluso viene la observación de que se le hizo un préstamo por 70 mil pesos a un contratista en el ejercicio 2002. Imaginen el tamaño del compromiso: facilitarle recursos a un contratista para que nos termine una obra.

En su administración se compraron 75 patrullas sin licitación de por medio; o sea, se compraron mediante adjudicación directa. Se compraron vehículos usados, uno modelo 1989 y otro del año 1995, este último sin pedimento de importación. ¿Qué garantía le ofrecen al ayuntamiento unidades usadas o quizá chatarra?

-Anuncio-

Hay una compra descomunal de mobiliario y equipo de oficina, máquinas de coser, refrigeradores, estufas. El dato chusco es la gran cantidad de sillas adquiridas en la gestión Boursista: mil 085 sillas, de las cuales 318 fueron adquiridas directamente por la oficina de su Presidencia. Todas se obtuvieron con cargo al capítulo de bienes muebles del municipio.  Alguien hizo el negocio de su vida con esas sillas.

Ricardo Bours recibió una deuda pública del orden de los 322 millones de pesos que al final de su trienio dejó en 305 millones; prácticamente dejó la misma cifra, con una pequeña reducción del cinco por ciento. Parece que su expertise en el tema financiero es una fantasía más del hoy candidato naranja a la gubernatura.

Por supuesto que con sus acciones el hoy candidato a la gubernatura se apartó de cuando menos la siguiente normatividad: artículo 134 Constitucional, Ley del Impuesto Sobre la Renta, Ley Orgánica de la Administración Municipal y el 150 de la Constitución Estatal. Ricardo Bours manejó el ayuntamiento como si fuera una tienda de su propiedad, sin respeto a la Ley. De cuidado el exalcalde de las sillas.

Por su parte, David Figueroa dejó su rastro en las cuentas públicas en su paso por la alcaldía de Agua Prieta en el periodo de 2003 a 2006. Al igual que Ricardo Bours, tampoco tiene mucho que presumir.

En el caso de David Figueroa basta decir que tuvo 100 observaciones relevantes: la suma de las anomalías se cuantificó en 107 millones 903 mil pesos en sus 3 años de gestión. Lo grave del caso de Figueroa radica en que concluyó su encargo como alcalde y no se tomó la molestia de atender una sola de las 100 observaciones que le recetó el órgano fiscalizador del Congreso. De ese tamaño la irresponsabilidad de quien hoy pretende hacerse de la presidencia municipal de Hermosillo.

Por supuesto que hay observaciones graves para Figueroa. Por ejemplo, en el ejercicio 2004 se le informó que la obra 6107-08, referida a la introducción de agua potable de la calle 38-40/25, no presentó expediente técnico integrado y que además al efectuar los auditores del ISAF la verificación física, no encontraron la obra. Es decir, la obra estaba pagada pero no estaba realizada.

Es claro que los excesos que en su tiempo cometieron los hoy flamantes candidatos de Movimiento Ciudadano no pasaron desapercibidos para los ciudadanos de aquellos municipios, ya que ambos, al dejar sus cargos, tuvieron que entregar la administración municipal a la oposición. El electorado les dio su castigo: reprobó su gestión emitiendo su voto en favor de la oposición.

Después de varios años, este par de vendedores de humo irrumpen en la escena electoral ofreciéndose como nuestros salvadores. Seguramente ya conocen la magnitud de las cifras que se manejan en los cargos a los que aspiran. Se les ha de poner el signo se pesos en los ojos, así como en las caricaturas.

Dr. Juan Antonio López Olivarría.

-Anuncio-
-Anuncio-

Lo más visto

“Me apena ver a mi primo (Ricardo Bours) tirar su dinero a la basura, se autonombra empresario y jamás ha emprendido nada”, señala Arturo...

Debido a los conflictos expuestos en redes, entre el candidato por la gubernatura de Morena, Alfonso Durazo, y Ricardo...

Novia del presunto responsable de la muerte de “Rodolfo” asegura que el perro la atacó; muestra fotos de las lesiones

Adriana “N”, novia del presunto responsable de matar al perro “Rodolfo Corazón” con un hacha en Los Mochis, reveló...

Por vender pastelillos con mariguana, 4 jóvenes son condenados a 3 años de cárcel en Hermosillo

Hermosillo, Sonora, abril 18 de 2021.- Cuatro personas vendían pastelillos con mariguana y por ello cumplirán la pena de...

Fallece Alicia Arellano de Pavlovich, madre de la gobernadora de Sonora

Hermosillo, Sonora.- Este domingo falleció doña Alicia Arellano, ex alcaldesa de Hermosillo y de Magdalena de Kino, así como...

“Durazo tiene nexos con el narco”, acusa Ricardo Bours. Alfonso lo rechaza y responde: “Ya quisiera este niño rico, caprichoso e irresponsable tener mi...

La campaña por la gubernatura en Sonora subió de tono, Ricardo Bours y Alfonso Durazo se enfrentaron en declaraciones...
-Anuncio-