Cómo ayudar a una mujer insegura durante la relación sexual - Proyecto Puente
Proyecto Puente > Opinión > Cómo ayudar a una mujer insegura durante la relación sexual

Cómo ayudar a una mujer insegura durante la relación sexual

POR Venus Jiménez

En algún momento de nuestra vida, una gran cantidad de mujeres nos hemos sentido inseguras con nuestro cuerpo a la hora de una relación sexual. Motivos hay muchos, pero lo importante es saber identificar ese proceso y buscar alguna solución para evitar frustraciones, apoyar (en el caso de la pareja) sin desesperarse, platicarlo y sobre todo subir el autoestima diciéndole lo bella que es.

Para conocer un poco, aquí te muestro algunas señales que presenta una mujer insegura y la forma en la que le puedes ayudar:

Casi no cambia de posición sexual. Una mujer insegura de su cuerpo no gusta de cambiar constantemente de posiciones, ya que esto la expone; cuando cambiamos de posición el otro nos ve y, desde la perspectiva femenina esto la deja vulnerable ante tus ojos. Tienes que hacerle entender que para ti es un placer verla desde diferentes perspectivas y que además gozará mucho más.

Prefiere estar abajo. Según la percepción de una mujer insegura, existen posiciones que “favorecen” su cuerpo, en el sentido de que “esconden” su lonjita o disimulan la pancita. Esa postura suele ser el clásico misionero (ella abajo y tú arriba); para ella, ponerse arriba la deja completamente expuesta, por lo que siempre preferirá posiciones que escondan lo que ella considera defectos.

Cubre su cuerpo. Hay muchas formas de hacer esto. Están las que de plano se dejan alguna prenda de ropa puesta (es común que la inseguridad respecto a la pancita las lleve a no quitarse la blusa, por ejemplo) y están las que, aunque sí se desnudan, se apuran a cubrirse inmediatamente después de que acaban: se tapan con las sábanas, se ponen una blusa, bata o camisón; la idea es que no las veas desnudas en otro contexto que no sea durante el acto sexual.

No te deja hacerle sexo oral. Es uno de los más comunes y no necesariamente tiene que ver con que no les guste su cuerpo; a muchas mujeres les cuesta trabajo entender que a su pareja le encantará su sabor y que, si hay química sexual, el olor no te molestará (al contrario, te prenderá más). Así que, si notas que cuando quieres bajar a ofrecerle un cunnilingus, ella te toma sutilmente la cabeza, te besa o se mueve y se pone esquiva, es posible que tenga este problema. Recuérdale entonces que amas cada parte de ella, su sabor, su olor y su textura, todo completito.

Prefiere la luz apagada o tenue. Si en cuanto empiezan a calentarse las cosas se apura a apagar la luz, es muy probable que tenga un conflicto. Esto es tan común que a veces hasta nos vamos acostumbrando a hacerlo sin luz o viendo solo siluetas. Por supuesto, también tiene que ver con inseguridad respecto a su cuerpo, así que ahí también puedes ayudarla reforzando sus virtudes y recordándole todo lo que te gusta de ella.

Seguramente mientras leías esto recordabas todas las veces que te ha pasado algo así con una persona, pero ahora ya sabes qué hacer y cómo ayudarla para que la relación sea mucho más satisfactoria para ambos.

¡Me tienes que contar cómo te fue!

Acerca del autor

Venus Jiménez es propietaria de www.missfantasias.com lencería y sexshop en Hermosillo. Los temas que presenta son resúmenes e investigaciones de varios medios de comunicación para encontrar opciones, proteger, educar y mejorar las relaciones sexuales de las personas y sus parejas.

Correo Electrónico

missfantasias@gmail.com

Twitter

@MissFantasias

Las opiniones expresadas en los artículos de nuestros colaboradores, son de exclusiva responsabilidad del autor, no necesariamente representan el sentir de Proyecto Puente

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

NOTAS RELACIONADAS