Este el secreto de las quesadillas de Ímuris, las mejores de Sonora - Proyecto Puente
Proyecto Puente > Reportajes Especiales, Sonora > Este el secreto de las quesadillas de Ímuris, las mejores de Sonora

Este el secreto de las quesadillas de Ímuris, las mejores de Sonora

POR Astrid Arellano

 

Luz Elena Morales y sus dos hijos -Virginia y José Abraham- trabajan como empleados de una de las fábricas de quesadillas de Ímuris. Entre los tres, cada día se dividen las tareas artesanales de elaboración: cuajar, cocer, salar, cortar, aplanar y empaquetar este tipo de queso único, delicioso y cien por ciento hecho a mano en la región.

El ambiente se siente tibio y huele a leche. Todos trabajan mientras, al mismo tiempo, reciben una nueva carga de leche cruda, de rancho, para continuar con la labor.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

 

Para las 12 de mediodía ya habrán elaborado, al menos, unos 4 mil pequeños discos de queso que serán vendidos en la carretera, en las tienditas o en los restaurantes locales.

“La leche se deja unos quince días para que alcance la acidez necesaria para que cuaje”, explica Luz Elena, una experta en la elaboración del queso con 10 años de experiencia, “que sepa así como cuando chupas un limón”.

Pero el queso ya listo, con sus hebras que toman una consistencia totalmente elástica, en realidad tiene un sabor con un toque ligeramente salado y es perfecto para comer derretido entre un par de tortillas, en un plato de frijoles, dentro de unos chiles rellenos, sobre unas chimichangas o en prácticamente cualquier platillo imaginable.

 

Investigación

El pasado 29 de octubre, el Centro de Investigación en Alimentación y Desarrollo (CIAD) anunció que uno de sus recientes trabajos ganó el tercer lugar del Premio Anual Dr. Ernest Feder 2019, que entrega el Instituto de Investigaciones Económicas de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM).

Se trata de un ensayo que se centró en mostrar las características y proceso de elaboración de la tortilla de queso o quesadilla, como se le llama a este producto regional creado en Ímuris, Sonora.

Quizá también te pueda interesar:

Investigación del CIAD sobre quesadilla de Ímuris gana premio nacional

El artículo, escrito en colaboración por los investigadores Priscilia Yasmín Heredia Castro y Paúl Fernando Cuevas González, ofrece una reflexión sobre la posibilidad de que esta región sonorense pueda pugnar ante el Instituto Mexicano de Propiedad Intelectual (IMPI) por alguno de sus esquemas de protección, como una marca colectiva o, incluso, una denominación de origen.

“Lo que hace especial a este queso, primero, es el proceso de elaboración, donde la diferencia con otros quesos cocidos, es el formato”, explicó Cuevas González en entrevista, “las queseras -porque en su mayoría son mujeres- presionan el queso contra una superficie plana para otorgarle esa forma de un disco delgado y plano”.

 

 

El científico agregó que el proceso de cocimiento de este queso que puede alcanzar una temperatura de hasta 65 grados centígrados, logra que la leche pierda todos los microrganismos patógenos que pudiera contener, por lo que lo vuelve un queso de excelente calidad.

“El aporte que le veo al premio que recibimos, es que el queso puede tener un mayor prestigio y puede darse a conocer más”, agregó Cuevas González, “porque está en un municipio remoto o alejado de otros municipios grandes, por lo que su difusión no es tan popular”.

Esto podría aumentar sus ventas y retribuir directamente a los productores, que es lo más importante, sostuvo, porque es el único municipio de Sonora que lo ofrece en esta presentación.

“Además, este documento puede respaldar científicamente a los productores interesados en obtener la distinción de marca o denominación de origen necesario ante el IMPI”, concluyó.

 

El día a día

En el pueblo, prácticamente todos los habitantes viven del queso o del negocio que se genera en torno a este: los agricultores que alimentan al ganado, los lecheros, los queseros, los vendedores ambulantes y los pequeños restaurantes de paso en la carretera.

 

 

El trabajo del queso en Ímuris inicia desde que las vacas van a pastar al monte y son ordeñadas. La economía se empieza a mover cuando lecheros como Francisco “Chicón” Molina y su hermano Rafael, cargan su camioneta con los litros de leche que entregarán a las queserías por la mañana.

“Cuando hay comida en el monte, las vacas dan más leche”, explica don Chicón, “cuando se seca el pasto, dan más poquita… como 40 o 60 litros y así, diarios; hay veces que dan hasta 100”.

El lechero explica que rumbo al invierno el trabajo se vuelve más complicado por la escasez de alimento, por lo que deben invertir más en la comida.

“Si entregamos seis botes de leche, son 480 pesos”, calcula, “pero lleva un saco de salvado y dos pacas para los becerros, de 100 pesos cada una; todo es parte del mismo proceso, le damos vuelta nomás y aquí se vive de eso, del queso, unos de un modo y otros de otro, pero le damos vuelta ahí”.

En medio de la carretera que divide a Ímuris y al Campo Carretero, está “el tope”, lugar donde es común ver a varios vendedores ofreciendo quesadillas y otros productos regionales como chiltepines, jamoncillos y miel de abeja a los automovilistas.

Tal es el caso de Efraín Vargas, quien lleva entre 13 y 14 años como vendedor ambulante del mismo queso que produce en casa.

“Yo lo hago como la gente me lo pide -en panelitas o en barras-, pero se vende más así (en forma de quesadilla) y mi familia y yo hacemos unos 70 u 80 paquetes diarios.

Es artesanal este queso: nada de químicos, más que cuajo, suero y sal y, cuando es con chiltepín, pues con chiltepín… y a la gente le gusta, tiene muy buen sabor con las quesadillas, calabacitas, caldo de queso, frijoles, con chile verde guisado, sale bien sabroso”.

 

Tradición

Yesica Mazón es hija de un matrimonio que inició a trabajar el queso desde hace por lo menos 40 años, pero que adoptó la tradición desde mucho tiempo atrás, con la producción casera de los abuelos.

“Nos platican mi mamá y mi papá que iniciaron mis abuelos Tomás y Librada, y ya que se casaron mis papás, empezaron ordeñando ellos mismos, haciendo las quesadillas de queso cocido y luego, ya con la demanda, empezaron a comprar la leche a los mismos productores de alrededor”, explicó.

 

 

Yésica es parte de la familia propietaria de la pequeña fábrica donde trabajan Luz Elena y sus dos hijos. Yésica es integrante de esta otra cadena de la economía local: ella se dedica a dirigir y a preparar alimentos típicos -obviamente, usando el queso-, junto a otras empleadas, en un restaurante a la orilla de la carretera.

“Chiles rellenos, enchiladas, flautas, chimichangas, frijoles, de hecho, casi todo lleva el queso”, afirma Yesica, “los invitamos para que comprueben que es el mejor de la región y, con toda la confianza, podemos decir que es el mejor de México”.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *