Hay solo 4 estatuas de mujeres en Hermosillo, de 56 monumentos históricos - Proyecto Puente
Proyecto Puente > Hermosillo, Reportajes Especiales > Hay solo 4 estatuas de mujeres en Hermosillo, de 56 monumentos históricos

Hay solo 4 estatuas de mujeres en Hermosillo, de 56 monumentos históricos

POR Priscila Cárdenas

A más de un siglo de que inició la instalación de estatuas, monumentos, bustos y figuras en Hermosillo suman 56 figuras y de éstas sólo cuatro son en honor a mujeres, pero ninguna era sonorense.

Las españolas Emiliana de Zubeldía y Sor Juana Inés de la Cruz, el personaje del cuento infantil Caperucita Roja y una figura que representa a la madre son los únicos personajes femeninos que han merecido un reconocimiento de este tipo en la ciudad.

De acuerdo con información proporcionada por el Ayuntamiento de Hermosillo en 1889 comenzaron a poner estatuas.

Las figuras de Jesús García Morales e Ignacio Pesqueira que están en el Palacio de Gobierno fueron las primeras.

Los datos desglosan que actualmente hay un total de quince monumentos, trece bustos, nueve fuentes, cuatro figuras y dos relojes distribuidas en toda la ciudad, especialmente en la zona Centro.

Entre quienes han recibido este tipo de reconocimientos hay héroes patrios, políticos, líderes religiosos y artistas, señala el documento obtenido mediante la Ley de Acceso a la Información Pública.

Incluso hay quienes tienen más de una estatua o monumento, como Jesús García Corona y Benito Juárez -de quienes hay cuatro- o Juan Navarrete quien cuenta con tres representaciones en la ciudad.

Llama la atención que las figuras que hay instaladas en la ciudad -que no representan a un personaje en específico- también corresponden a hombres, tales como un bombero, un bolero o un niño -varón- jugando con un aro.

¿Y las mujeres?

Ignacio Lagarda Lagarda, cronista de Hermosillo explicó que la cultura de colocación de estatuas, monumentos y bustos depende de la visión de los gobernantes en turno y que en Hermosillo este fenómeno se presentó con Abelardo L. Rodríguez.

“No tiene sólo que ver con el hecho de que haya o no haya mujeres trascendentales, sino con la cultura que tengan los gobernantes de homenajear un ser humano, hoy en día escaseamos de eso”, dijo.
Ignacio Lagarda agregó que fue hasta mediados del siglo XX cuando la mujer empezó a tener un papel trascendental en la vida pública.

“Claro que hubo mujeres que en la Revolución Mexicana o en la Independencia que jugaron papeles importantes pero no fueron tan protagonistas, hubo espías, enfermeras, artistas”.

Silvia Núñez Esquer, directora del Observatorio del Feminicidio en Sonora, coincide en que la falta de figuras femeninas -tanto en estatuas como en los nombres de vialidades en la ciudad- se debe a la cultura.

“Las mujeres siempre han estado invisibilizadas, no sólo del ámbito público, no hay reconocimiento por sus actividades, siempre se dijo que eran hombres los héroes, los científicos, los Premios Nobel y las mujeres se quedaban en casa a aplaudirles”, comentó la activista.

 

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

 

¿Dónde están las mujeres?

El primer busto develado en honor a una mujer fue el Emiliana de Zubeldía el 10 de mayo de 1955 en la plaza que aún lleva su nombre, ubicada frente a la Universidad de Sonora.

“No era sonorense pero pasó toda su vida profesional en Sonora”, dijo Ignacio Lagarda Lagarda, cronista de Hermosillo.

El autor fue Ignacio Asúnsolo, fue construido por el contratista Graciano Landeros Nuño y dirigido por los arquitectos Gustavo Aguilar y Felipe Ortega.

El personaje de un cuento europeo

La segunda figura femenina fue -en junio de 1959 – el personaje del cuento infantil Caperucita Roja, que se colocó dentro del primer kínder inaugurado en Hermosillo, el cual llevaba el mismo nombre.

La estatua fue elaborada por el artista Francisco Castillo Blanco y se mantiene de pie en el mismo inmueble, ubicado en bulevar Rodríguez y calle Jalisco donde actualmente es Radio Universidad.

Una mujer agachada y orando

En 1969 la obra conocida como “Monumento a la madre” fue el tercer reconocimiento en honor a una mujer colocado en la ciudad y fue diseñado por Ignacio Asúnsolo.

Originalmente fue colocado frente a la Universidad de Sonora y actualmente este monumento se encuentra en la calle Tabasco entre Gándara y Arizona en la colonia Olivares.

“Vemos a una mujer agachada, cansada, doblegada, preocupada y orando, ni siquiera se ve bien su cara fue replicar un estereotipo”, opinó al respecto Silvia Núñez Esquer, directora del Observatorio del Feminicidio en Sonora.

Religiosa, intelectual y española

La cuarta figura femenina que ha recibido un homenaje en Hermosillo es Sor Juana Inés de la Cruz.

Un busto en su honor está localizado en un parque de la colonia Villa Satélite que lleva su nombre, ubicado por la calle Concordia.

Con relación a quién es el autor y el año de inauguración de esta obra el cronista Ignacio Lagarda Lagarda no pudo aportar datos, sin embargo sostiene que pudo haber sido colocado por los mismos vecinos de la colonia.

¿Y actualmente?

Pese a que en los últimos años mujeres sonorenses han trascendido por su talento en las artes, ciencia, política, deportes y otros ámbitos no se han develado nuevas estatuas, bustos o monumentos de personajes del sexo femenino.

“No tiene sólo que ver con el hecho de que haya o no haya mujeres trascendentales, sino con la cultura que tengan los gobernantes de homenajear un ser humano, hoy escaseamos de eso”, consideró el cronista de Hermosillo.

Para Silvia Núñez Esquer la ausencia de estas obras es “una deuda muy grande”, pues las mujeres sonorenses han hecho grandes aportaciones, por lo que considera que hoy es el momento.

“Hay deportistas, ingenieras, científicas, las universidades deberían de aportar propuestas y debería hacerse todo un procedimiento, porque si hacemos plazas a la madre, lo único que reconocemos es la maternidad”, agregó la activista.

Propone pintar a sonorenses reconocidas

Jessica Carbajal Siller, artista plástica que hizo algunos de los murales que actualmente decoran el Centro Histórico de Hermosillo, considera que existe desinterés por parte de las autoridades.

“A mí jamás me han pedido que pinte algo de una mujer y no sé porqué si tenemos personalidades destacadas, hay muchas sonorenses que nos han representado mundialmente”, comentó.

La pintora explica que entre sus obras hay murales de luchadores y de otras figuras del sexo masculino, por lo que le encantaría realizar una obra de este tipo para reconocer el talento.

“Yo estaría fascinada de que algún día me pidieran plasmar la esencia de todo lo que han hecho, propongo que sea un mural itinerante que vaya de la Plaza Bicentenario al Centro Histórico y a diferentes plazas, es un gran momento y hay mucha mujer fregona”, concluyó la artista, quien propuso empezar con la deportista Alejandra Valencia.

COMENTARIOS

4 Comentarios

  • Ericka dice:

    Falta el monumento al maestro en la plaza de la escuela Benito Juárez por la calle Reforma. Es una maestra.

  • Ernesto Encinas dice:

    Srita. Cárdenas:

    Un par de observaciones a lo que escribió en este reportaje:

    1. La conocida, estimada y recordada maestra de origen español (de las provincias vascas) Emiliana de Zubeldía murió en Hermosillo en 1987, no en 1955.

    2. Sor Juana Inés de la Cruz nació y murió en México cuando era todavía la Nueva España.

  • Ernesto Encinas dice:

    Y a manera de comentario personal, entre las estatuas masculinas colocadas en nuestra ciudad, las hay de hombres respetables y notables que merecen ser recordados en la memoria colectiva de Hermosillo, mientras que hay otros que se distinguieron no precisamente por su gran calidad moral y que, arbitrariamente en mi opinión, no merecen tal distinción como para hacerles una estatua.

  • Luis Miguel López Alanís dice:

    Es muy lamentable que no hayan registrado la estatua a uno de los más grandes poetas sonorenses. Originario de Caborca, Abigael Bohórquez, en la cuchilla que hacen las calles Obregón y No Reelección. Cuatro veces vandalizada, ¿será que quien elaboró la lista lo omitió por odiarlo de la misma manera? ¿Y proyecto Puente por qué no protestó? Pues podrán vandalizar su monumento y podrán “desaparecerlo”, pero su canto nunca lo borrarán de la memoria de los buenos sonorenses. Su “Manifiesto poético”, nunca fue del gusto de los “señoritos poetas de intocables perfiles y cafés literarios” y resonará siempre en el corazón del pueblo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *