Pese a lluvia, madres y ciudadanos marchan en Hermosillo por los desaparecidos - Proyecto Puente
Proyecto Puente > Hermosillo > Pese a lluvia, madres y ciudadanos marchan en Hermosillo por los desaparecidos

Pese a lluvia, madres y ciudadanos marchan en Hermosillo por los desaparecidos

Astrid Arellano

Compartir esta nota en redes Sociales

La lluvia y el viento no detuvieron sus pasos. Las madres, aún con las lágrimas mezcladas con las gotas de agua, jamás soltaron las fotografías humedecidas y despintadas de sus desaparecidos, y tampoco dejaron de caminar.

En el centro de Hermosillo, la Plaza Emiliana de Zubeldía se ha convertido en el sitio que los movimientos sociales han adoptado como punto de reunión. No fue distinto en el Día Internacional de las Víctimas de Desaparición Forzada, pues las madres, hijas, hermanas, esposas y abuelas también iniciaron allí su recorrido por las calles de la ciudad.

Desde este lugar, vestidas de blanco y con un lazo color naranja -el color que las identifica como colectivo- sujetado en las muñecas de sus manos, marcharon cargando flores y globos blancos, junto a la fotografía con el rostro de sus hijos, esposos, hermanos, nietos.

El colectivo Buscadoras de Hermosillo por Una Esperanza es una agrupación que ahora reúne a 60 mujeres, quienes, junto a sus familias, buscan a sus seres queridos, quienes desaparecieron -quizás- en fosas clandestinas.

María Franca Molina es una de las organizadoras de esta marcha e integrante del colectivo, quien sostuvo que este grupo les ha motivado a seguir en la búsqueda, aún con el dolor.

“Nosotras nos unimos a este grupo para hacer lo que el gobierno no ha hecho; las denuncias están ahí, pero se quedan en eso, porque nadie hace nada”, dijo.

Sobre las calles humedecidas, sin importar un esguince reciente en una de sus piernas, Lilly López marchó y gritó: “¡¿Hasta dónde, muchachas?!”

Al unísono, las mujeres le respondieron: “¡Hasta encontrarlos! ¡Porque los amamos!”, y luego, uno a uno, fueron gritando los nombres de los ausentes: “¡Bernardo Alán! ¡Ana Lidia! ¡Manuel de Jesús! ¡Francisco Javier!”

También marchó Paulina Villa, otra madre quien interpretó sin parar la canción que Abel Sarmiento Carabeo compuso inspirado en el colectivo de Las Rastreadoras de El Fuerte, Sinaloa.

“Hoy te juro ante Dios no derrumbarme, que el motivo hoy y siempre de mi vida tú serás, aunque los ingratos me quieran parar…”

Guillermina Girón Quintana también marchó hoy, justo en el día en que su hijo José Cristian cumple un año de haber desaparecido.

“Esta lluvia no nos detuvo”, dice mientras avanza, “yo siento que José Cristian, que todos ellos, nuestros desaparecidos, nos enviaron el agua y que nos están diciendo que están aquí, con todas nosotras”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *