Ocupamos líderes asertivos - Proyecto Puente
Proyecto Puente > Opinión > Ocupamos líderes asertivos

Ocupamos líderes asertivos

Ilustración: Internet

POR Javier Cázares Sánchez

La asertividad es una forma de comunicación y de comportamiento que está muy ligado a la inteligencia emocional, se refiere a manejarse de forma efectiva, decir lo que queremos transmitir de forma firme a la vez que respetuosa y empática con los demás y con uno mismo.

Se aplica también a la forma de reaccionar ante los conflictos o discusiones, no dejarnos llevar por nuestras emociones o miedos, siempre buscar la forma más efectiva en la comunicarnos con los demás, defendiendo nuestros intereses y respetando los de los demás.

El control de nuestras emociones, la llamada inteligencia emocional, nos permite tener la capacidad de reconocer un sentimiento y adecuarlo a determinada situación y sacar ventaja con él, es decir razonar nuestras emociones y las de los demás, siempre buscando el mayor beneficio mutuo.

Debemos trabajar constantemente en mejorar nuestra capacidad de reconocer sentimientos propios y ajenos, controlarlos y servirse de ellos, a través de conocer nuestras principales emociones y las de los demás, aprender a automotivarnos, así como siempre mejorar nuestras habilidades de liderazgo, persuasión, negociación, trabajo en equipo y la resolución pacífica de conflictos.

Estas habilidades en conjunto nos ayudan a que comprendamos los sentimientos de los demás, a que toleremos de mejor forma presiones y frustraciones de la vida cotidiana, a que incrementemos nuestra capacidad de empatía y nuestras habilidades sociales y, sobre todo, a que aumentemos nuestras posibilidades de desarrollo humano, profesional y social.

Vivimos en una sociedad que por muchos años ha sido pasiva, tolerante, que ha dejado que unos pocos tengan privilegios y los demás solo se limiten a ser espectadores de los abusos, solo quejándose de vez en cuando, pero haciendo poco para cambiar esta realidad.

Muchos ven normal que algunos se cuelen en las filas, que no esperen su turno, toleramos comúnmente el que pocos se beneficien en perjuicio de muchos porque no hemos aprendido a ser asertivos, a defender nuestros derechos e intereses, a exigir el respeto al deber ser.

Queremos creer que nuestro comportamiento se rige por la prudencia, es decir que toleramos los abusos justificándonos en que actuamos “prudentemente”, pensamos que estamos evitando posibles daños, que siendo pasivos viviremos en paz.

Lo cierto es que, si realmente queremos ser prudentes, debemos usar la razón para tomar nuestras decisiones y no dejarnos de los demás, la sumisión y la inacción no nos llevan a la paz, por el contrario, fortalecen las conductas inadecuadas de quienes abusan de todos.

Ocupamos una sociedad mucho más activa, más exigente de la forma en que se lleva nuestra comunidad y país, ser pasivos nos ha limitado en nuestra capacidad de madurar y crecer como nación y sociedad, por muchos años hemos creído que calladitos nos vemos más bonitos.

No estoy hablando de ser rijosos, complicados, de gritar por gritar, me refiero a ser asertivos, a aprender a defender lo que es justo o correcto y a corregir lo que vemos como perjudicial para nuestra comunidad.

Obviamente es difícil ponernos de acuerdo en estos aspectos, podemos tener diferencias sobre qué está bien y que está mal, pero en la medida que todos busquemos ser oídos, que participemos en acciones para mejorar nuestra comunidad, se tomaran mejores decisiones y se corregirán a tiempo los errores que se puedan cometer.

La solución a nuestros problemas no viene de arriba hacia abajo, no depende de políticos ni de partidos, no ocupamos de las decisiones de iluminados o de las condiciones externas para mejorar nuestro entorno, estos factores influyen, pero no determinan el tipo de país que queremos ser.

Sabemos que nuestros retos son grandes, queremos que las cosas cambien, pero debemos de ser conscientes que debemos empezar con cambiar nosotros, empezar a ser asertivos, menos conformistas, olvidarnos de ser “prudentes”, convertirnos en actores y dejar de ser espectadores.

Acerca del autor

Javier Cázares Sánchez es consultor organizacional y analista en temas de seguridad.

Correo Electrónico

javier.cazares@outlook.com

Twitter

@jcazares66

Las opiniones expresadas en los artículos de nuestros colaboradores, son de exclusiva responsabilidad del autor, no necesariamente representan el sentir de Proyecto Puente

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

NOTAS RELACIONADAS