Miguel Ángel Yépiz, de Hermosillo, es padre, policía y el héroe de su hija y de su familia - Proyecto Puente
Proyecto Puente > Hermosillo > Miguel Ángel Yépiz, de Hermosillo, es padre, policía y el héroe de su hija y de su familia

Miguel Ángel Yépiz, de Hermosillo, es padre, policía y el héroe de su hija y de su familia

POR Ana Gamboa

Los cumpleaños, las navidades y los años nuevos, las celebraciones especiales y aquellas donde no hay un motivo específico para celebrar son solo algunos de los momentos que el oficial Yépiz ha tenido que sacrificar.

Desde hace 15 años, Miguel Ángel Cabrera Yépiz se unió a la Policía Municipal de Hermosillo y actualmente es responsable de Tránsito en la zona centro de la ciudad.

Es padre de cuatro: Ariana Paulina, Carlos Alberto, Miguel Eduardo y Román Esteban; está casado con Rossy, quien orgullosa se refiere a su esposo con un hombre amable, trabajador, responsable y sobre todo muy amoroso.

Como padre y policía, dice Miguel Ángel, lo que más pesa es no poder acompañar a los hijos en algún festival o en salidas familiares, en algún cumpleaños o durante el día.

Sin embargo, cuenta que todo se recompensa cuando, al volver a casa, todos dejan de hacer sus actividades para ir a recibirlo, con un beso, un abrazo o un gesto de amor que devuelve la energía a su cuerpo cansado.

“Es complicado, porque te pierdes muchos cumpleaños, navidades, días festivos y días que cuando todas las familias están juntas, por lo regular a uno siempre le toca trabajar.

Eso sí, la satisfacción que tengo es que al momento que llego a mi casa, dejan de hacer lo que están haciendo para venir a recibirme”.

Y es que en la calle, tras horas de trabajo, bajo el sol, bajo la lluvia, bajo el cielo celeste o nublado, con el ruido de la ciudad y el calor o el frío, agotan las miradas críticas, el ceño fruncido de la gente al pasar o los insultos que de vez en cuando toca recibir.

Nada de esto se compara al dolor y a la angustia que vivió cuando la familia se enteró que Ariana, ahora de 15 años, estaba enferma; viajes, consultas médicas, diagnósticos desesperanzadores, medicinas, hospitales, hasta que Miguel Ángel salvó la vida de su hija.

Ariana llevará siempre una parte de su papá en ella, y es que hace ocho años le fue donado un riñón luego de que los suyos no pudieran desarrollarse completamente al nacer con el síndrome Townes-Brock.

“Cuando nació Ariana, nos diagnosticó el doctor que había nacido con el síndrome Townes-Brock, consiste en malformación en sus manitas, orejitas y ella tenía algunas cirugías ya.

Los riñones no se le desarrollan al 100 por ciento y pues empezamos a trabajar en eso y se dio la oportunidad de ir a la Ciudad de México y, bendito Dios, hace ocho años hicimos el trasplante. Tuve la suerte y la dicha de poder ser compatible”.

“Es mi héroe”, dice Ariana, y comenta que le ha querido regalar una taza en donde diga justamente eso, que su papá es un héroe tanto para ella como para sus hermanos.

Durante la entrevista, dos de sus hijos y Rossy se encuentran con él; sonrientes, lo apoyan, lo abrazan, y le hacen saber el buen padre que es.

Son una familia muy unida, cuentan, y aunque ha sido difícil estar separados por las horas de trabajo siempre encuentran algún momento para estar juntos, para disfrutar de la compañía unos de los otros y mantenerse cerca.

Así como Yépiz, existen historias de sacrificio, de tiempo y presencia, donde son los elementos de seguridad quienes dejan momentos y vivencias de familia para poder trabajar para el ciudadano.

Con uniforme de policía o sin él, en esta o en otra profesión, lo cierto es que pocas veces nos preguntamos por la vida de los demás, por todas las historias que existen detrás de un nombre o de un cargo.

COMENTARIOS

2 Comentarios

  • Pero Sobre Todo Aparte De Amaroso Y Etc Es Una Rata Que Pide Sobornos

    • Carlos Cabrera dice:

      Muchas veces los corruptos son los que prefieren ofrecer “una mordida” a pagar alguna multa que seguramente bien recibida la tienen,

      Y como su hijo, Carlos el mayor me gustaría saber cómo te consta a ti eso, por que como parte de su familia me tocó tener hambre en algunas ocasiones y pasar por duros problemas económicos, que si el fuera un rata no hubiéramos pasado.

      Lo que el está alcanzando es por qué bien merecido lo tiene.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

NOTAS RELACIONADAS