La resistencia al cambio - Proyecto Puente
Proyecto Puente > Opinión > La resistencia al cambio

La resistencia al cambio

Imagen ilustrativa: Internet

POR Javier Cázares Sánchez

En el trabajo diario como consultor, una de las constantes que encontramos en las organizaciones con las que trabajamos es la resistencia al cambio, es decir, querer seguir haciendo las cosas como siempre las hemos hecho.

Es muy común que quien nos contrate para mejorar el desempeño de su empresa, quiera seguir haciendo las cosas igual a como siempre las han hecho, y aún así pretenda que el desempeño de su organización mejore.

Un máxima de la consultoría es que si quieres resultados diferentes tienes que hacer cosas diferentes. No obstante, los seres humanos somos muy apegados a nuestras rutinas, a nuestras costumbres, a repetir patrones de conducta, aunque los hechos nos digan que estamos mal.

En el siglo pasado algunas organizaciones se sentían orgullosas de mantenerse llevando a cabo patrones por muchos años, repetir las formas de trabajo de los antecesores, mantener el rumbo, hacerle caso a la experiencia, estandarizar el desempeño para mantenerlo siempre igual.

En este siglo las organizaciones que se mantengan en esa forma de pensar pierden competitividad y ponen en peligro su permanencia.

Me ha tocado platicar con muchos empresarios que dicen no ver necesario cambiar, ya que les está yendo muy bien, las utilidades siguen creciendo, el mercado los sigue prefiriendo o que para ellos la estabilidad es lo más importante.

La realidad es que sus días pueden estar contados, sin mayor aviso una empresa vendrá a competirles y no estarán preparados para ello, o los gustos y preferencias de los consumidores cambiarán y no habrán tomado las medidas necesarias para seguir siendo competitivos.

Los cambios no se deben de hacer cuando no tengo alternativa, cuando mis utilidades se desplomaron, cuando los problemas se apilen y nuestros clientes se vayan con otras opciones, el empresario inteligente o el líder moderno no solo debe prevenir los cambios, debe ser proactivo.

Ser proactivo significa buscar construir nuestro futuro, no solo conformarnos con nuestra capacidad de adaptarnos, o con reaccionar a los problemas que me surjan para ver cómo nos acomodamos a la nueva realidad.

Construir el futuro implica el trabajo de líderes con capacidad de cambiar las cosas, de producir una nueva realidad, gente que deja de quejarse de lo mal que están para buscar como estar mejor, se requiere madurez para entender que las soluciones están en nuestras manos y no dependemos de ningún liderazgo externo ni del gobierno ni de ningún partido.

Hoy, administrar una organización no se trata de la capacidad de mantener el rumbo, de solo controlar a la organización, de buscar ser eficiente, es decir, de solo preocuparme por costar menos como organización.

Las empresas que quieren mantenerse en el mercado deben de invertir en tecnología, en capital humano, en nuevos procesos y en infraestructura necesaria para atender los nuevos retos que nos presentan nuestros consumidores.

Las nuevas organizaciones están comprometidas a pensar diferente, a cuestionarse constantemente si no habrá mejores formas de hacer lo que hacen, o mejores cosas que hacer, en vez de lo que tradicionalmente hemos hecho.

Obviamente, una organización que pretende prosperar lo último que va a hacer es buscar repetir patrones del pasado, lo que alguna vez funcionó ahora ya no servirá, vivimos en una realidad muy diferente a la del siglo pasado, entre más rápido nos demos cuenta de ello más rápido podemos cambiar.

Las empresas competitivas no tienen problemas en reinventarse, en innovar, en ofrecer nuevos servicios o nuevos productos, no les preocupa empezar de cero, abrir nuevos mercados, ver más allá de la esquina de la cuadra, pero sobre todo no se conforman con que les esté yendo bien hoy, quieren que les siga yendo bien mañana y pasado.

Acerca del autor

Javier Cázares Sánchez es consultor organizacional y analista en temas de seguridad.

Correo Electrónico

javier.cazares@outlook.com

Twitter

@jcazares66

Las opiniones expresadas en los artículos de nuestros colaboradores, son de exclusiva responsabilidad del autor, no necesariamente representan el sentir de Proyecto Puente

COMENTARIOS

1 Comentario

  • Alan Celaya Lozano dice:

    Creo que en Sonora hay mucho empresario carroñero y pocos innovadores, empresarios que solo quieren la utilidad y no ser utiles a la sociedad y mucho menos sustentables, ojalá que cambie la tendencia pero honestamente todavía se ven muy flacas las vacas que tenemos…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

NOTAS RELACIONADAS