¡Basta! #NiUnaMas - Proyecto Puente
Proyecto Puente > Opinión > ¡Basta! #NiUnaMas

¡Basta! #NiUnaMas

Foto tomada de Whatsapp

Luis Alberto Medina

Compartir esta nota en redes Sociales

No es falta de procuración de justicia. No es falta de dinero. Se matan mujeres porque han fallado los programas y campañas de prevención que debieran ir al fondo: combatir el machismo y violencia desde el núcleo familiar y social. Está arraigado en lo más profundo de la sociedad. Se esconde en hogares. En gobiernos. Escuelas. En cualquier centro de trabajo. En las calles. Es omnipresente. Hemos sido formados, los hombres, bajo un sistema patriarcal que normalizó la violencia hacia la mujer. Desde la carrilla que aprendimos, ahora bullyng, hasta la forma de relacionarnos con mujeres.

Bien lo dijo la escritora Lydia Cacho en un tuit: “Los hombres machistas educan con la ausencia, con impunidad en violaciones, con la pornografía como educación sexual, con la guerra como solución política. Las madres enseñan a leer, trabajar, comer, substituir, pelear por sus derechos”.

Hermosillo es el séptimo municipio con más feminicidios. Nogales el octavo. Cajeme ocupa el 21 sitio y San Luis Río Colorado el 22. Son datos duros del Sistema Nacional de Seguridad Pública. Sonora, bajo la misma fuente, se ubicaba en el sexto lugar de feminicidios. Pero era hasta antes de los asesinatos recientes que han sacudido al estado.

En lo que va de este año, según datos del Observatorio Ciudadano Nacional del Feminicidio (OCNF) van 51 mujeres asesinadas. Son 311 desde el 2015. De enero al 31 de abril de este año fueron 41 mujeres asesinadas, de las cuales 16 son reconocidas como feminicidio. El resto son homicidios dolosos. Pero en mayo ocurrieron 10 feminicidios, según el Observatorio Ciudadano que incluyen a Ámbar, Itzel y la mujer encontrada en la colonia Antorcha Campesina asesinada con impactos de bala que aún no es identificada. Más el asesinato de Mayrin en Nogales, el pasado 1 de junio. La agresión contra Elvia en Navojoa también es considerado tentativa de feminicidios. En total son 19 feminicidios reconocidos hasta hoy.

“Los actos violentos siguen siendo los mismos: Asfixia, ahorcamiento, quemaduras, mutilaciones, golpes con objetos contundentes, violaciones antes de privarlas de la libertad, mordeduras. No. Eso no es nuevo”, lamenta un análisis del blog Mujer Sonora de Silvia Núñez, representante en Sonora del OCNF.

¿Por qué decimos que no es falta de dinero? En Sonora se aprobaron para este año mil 200 millones de pesos que se invirtieron en dependencias estatales con perspectiva de género. Sí, bajo ese concepto. Son datos duros confirmados públicamente por las autoridades del Instituto Sonorense de la Mujer. El año pasado se destinaron aproximadamente 800 millones de pesos para lo mismo. Un año y medio trabajando el tema con 2 mil millones de pesos y no se han visto resultados. Esta conclusión la comparten organizaciones de la sociedad civil en Sonora, entre ellas OCNF. No es falta de aplicación de la Ley. La Fiscalía de Justicia ha procesado a 16 personas por el delito de feminicidio de enero a abril de este año. El trabajo de Claudia Indira Contreras al frente no se cuestiona. Le ha dado un giro de 180 grados a la procuración de Justicia en Sonora.

¿Qué falla? Si hay dinero y procuración de justicia, ¿qué nos pasa como sociedad? ¿Por qué no se ven reflejado los 2 mil millones de pesos invertidos, supuestamente, en prevención de la violencia contra la mujer en Sonora?

Los casos exitosos de disminución de la violencia en Colombia, por ejemplo, incluyeron a la sociedad civil y fueron a las causas profundas: La pobreza, el deporte, la educación, la cultura, el arte. Todos unidos frente a la violencia. Pareciera que en Sonora hay esfuerzos dispersos, y no supervisión ni rendición de cuentas, porque no se logra inhibir problemática.

Debieran estar sentados en un Comité de Emergencia desde la gobernadora Claudia Pavlovich y las alcaldesas de municipios donde se han encontrado a mujeres asesinadas. ¿Para qué están sirviendo las reuniones diarias de seguridad federal en este tema?

Si las autoridades establecen como prioridad reducir la violencia en todos los aspectos en Sonora, todas, otro estado tendremos. Si logran inhibir, contener la inseguridad y el respeto hacia las mujeres el ciudadano se sentirá tranquilo de salir a la calle. Hoy no lo está. No es posible que con tanto dinero para programas de violencia contra la mujer y una procuración de justicia que sí funciona, no se contenga el feminicidio. Sí, todos debemos aportar. Es nuestra responsabilidad ciudadana. Pero a la que les toca conducir la solución de la problemática es a las autoridades. Y no lo están logrando. No más mujeres asesinadas. Urge parar esto. Basta.

Acerca del autor

Luis Alberto Medina es periodista, director de Proyecto Puente noticiero por internet y en Megacable; Premio Nacional de Periodismo 2014. Colabora con Denisse Maerker en Atando Cabos; con Carmen Aristegui, El Imparcial y Animal Político.

Correo Electrónico

luisalberto@proyectopuente.com.mx

Las opiniones expresadas en los artículos de nuestros colaboradores, son de exclusiva responsabilidad del autor, no necesariamente representan el sentir de Proyecto Puente

COMENTARIOS

1 Comentario

  • Alan Celaya Lozano dice:

    El Génesis de la violencia será la falta de amor en el hogar, y un hogar son tanto un padre como una madre… Trabajo con jóvenes y los más violentos son los que le falta uno u otro o solo han recibido dolor de su parte, aquí la autoridad puede enfocar recursos pero también una empresa puede fomentar tiempo de familia y en último de los casos cada quien decide sobre su propia vida, si quiere vivir en odio o en amor…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *