Suman 2 muertes por suicidio y otro intento en jóvenes seris de Punta Chueca, piden intervención de autoridades de salud - Proyecto Puente
Proyecto Puente > Sonora > Suman 2 muertes por suicidio y otro intento en jóvenes seris de Punta Chueca, piden intervención de autoridades de salud

Suman 2 muertes por suicidio y otro intento en jóvenes seris de Punta Chueca, piden intervención de autoridades de salud

POR Astrid Arellano

Este martes se registró un nuevo intento de suicidio de un adolescente seri de 17 años en Punta Chueca y, aunque no se llevó a cabo, se sumó a los casos que se han registrado este año en la comunidad. Sólo en el mes de marzo, una adolescente y una joven, de 15 y 23 años respectivamente, se suicidaron con apenas una semana de diferencia.

Zara Monrroy, promotora de la cultura seri e integrante de la etnia, narró que la comunidad se encuentra desconcertada, pues las familias con hijos adolescentes o jóvenes, no saben cómo identificar estos comportamientos -posiblemente relacionados con la depresión- ni cómo actuar ante ellos.

Por esto, llamó con urgencia a las autoridades gubernamentales, sobre todo a las de salud, con el objetivo de que se acerquen a la juventud de la Nación Comcáac y tomen acciones al respecto.

“Ya perdimos a dos chicas en marzo, que atentaron contra sus vidas”, dijo Zara, “la comunidad no está dispuesta a perder más hijos y quedarse como si nada; es algo fuera de nuestro alcance, nosotros no somos expertos, pero sí se pude hacer algo”.

A diario, adolescentes y jóvenes de la comunidad publican mensajes que parecen llamados de auxilio en sus redes sociales, afirmó Zara.

“Publican cosas como ya no quiero seguir aquí, no me gusta verme así, quisiera hacerme daño, quiero matarme, nadie me quiere, ojalá me muera, ponen memes que dicen cosas como me voy a colgar”, explicó preocupada, “yo no sé de dónde sacan eso”.

Punta Chueca es una comunidad indígena ubicada a 141 kilómetros de distancia de Hermosillo, municipio al que pertenece. De acuerdo con datos del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI), es una población con un alto grado de marginación, y un rezago social medio.

Su población, hasta 2010, era de 520 habitantes, de los cuales, el 6.6% eran menores de 6 a 14 años que no asistían a la escuela, mientras que el 60.71% de personas de 15 o más años, tenían educación básica incompleta. Un 5.06% de integrantes de la etnia de 15 años o más, era analfabeta.

Centro médico

En febrero de este año, la Secretaría de Salud entregó la rehabilitación del Centro de Salud de la comunidad que tenía más de cuatro años en abandono total, sin embargo, manifestó Zara, actualmente permanece cerrado ya que siguen sin tener un médico que lo atienda.

Brianda Serafín, una maestra de telesecundaria con seis años de trabajo en Punta Chueca, ha notado que los estudiantes se mostraron inquietos luego del suicidio de “Lucía”, la adolescente de 15 años recién egresada del plantel, el pasado 23 de marzo.

“Fue recién egresada de la escuela, todo normal, muy bien se miraba”, explicó, “pero a veces es interno lo que traen los muchachos y no se sienten en confianza para hablarlo.

Hay veces que llegan muy desanimados, por problemas que tienen en sus casas”.

Como maestra, ella ha hecho intentos por platicar con ellos, dijo, pero no le expresan situaciones que, eventualmente, pudieran derivar en un suicidio.

Después de “Lucía”, siguió “Ana”, una joven de 23 años, que también atentó y acabó con su vida el 28 de marzo.

“A partir de eso que pasó, muchos están preocupados de que no vuelva a pasar, que alguien de sus familias pase por eso, pero ya hablar de que ellos quieran hacer algo así, no”, dijo la maestra sobre sus alumnos, “la primera semana fue triste, porque ellas dos eran primas de muchos; si lo resintieron, pero como les digo a los muchachos, la vida sigue y hay que salir adelante”.

Brianda explicó que, después de las actividades curriculares, los jóvenes no tienen otra ocupación en la comunidad, alguna que les distraiga y enriquezca.

“Hay bastantes carencias, no tienen a qué dedicar su tiempo por las tardes, no hay nada que hacer; no hay lugares, talleres, pláticas, en la comunidad; salen de la escuela y se van a sus casas, hasta ahí, no hay en qué aprovechar su tiempo”.

Además, sí hay un problema de acceso a drogas en el pueblo, confirmó, situación que finalmente ha orillado a la deserción escolar a algunos de ellos.

“Sí he visto a algunos jóvenes dañados, y por lo que me han dicho sus compañeros, se han salido de la escuela por las drogas”.

Zara Monrroy agregó que las y los niños son especialmente vulnerables, pues están presenciando el contexto y, posiblemente, normalizándolo.

“Me preocupa la situación, más que nada, por los niños”, concluyó, “que tengan problemas con eso, que lo vean como algo normal, pero no lo es; necesitamos atacar de raíz, con los papás, que puedan apoyar a los hijos, levantar a la comunidad, porque está pasando por algo muy difícil”.

COMENTARIOS

2 Comentarios

  • Jose serna valenzuela dice:

    Las carencias, las falta de oportunidades, los espacios y tiempos por llenar, son factores determinantes para que sucedan hechos, que deprimen severamente al adolecente, de estar abandonados, aislados del resto de la Sociedad, por la distancia y la falta de interes de las autoridades y.no canalizar ayuda, economica, De Salud, talleres de Manualidades, tanto por hacer, pero poco por reaccionar con una sensibilidad social que ayude a resolver tantas carencias y ese es el resultado..

  • María Ofelia López dice:

    Les hace falta diversión ofrezcan a la comunidad talleres de recreación como baile, risoterapia, música a tocar instrumentos, yoga etc.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *