Con información y atención, la muerte materna puede evitarse - Proyecto Puente
Proyecto Puente > Opinión > Con información y atención, la muerte materna puede evitarse

Con información y atención, la muerte materna puede evitarse

Imagen ilustrativa: Internet

La maternidad es frecuentemente una experiencia positiva, desafortunadamente para muchas mujeres representa sufrimiento, enfermedad e incluso la muerte.

En México, según la Secretaría de Salud, al menos dos mujeres mueren cada día por complicaciones relacionadas con el embarazo, pese a que el 80 por ciento de la mortalidad materna e infantil se puede evitar con acciones preventivas antes, durante y después del parto (2016).

Boletines de mortalidad materna 2018 del Observatorio Mexicano de Mortalidad Materna señalan que en el país ocurrieron 667 defunciones que representa 1.8 diarias, con una razón de mortalidad materna (RMM) de 30.2 por 100 mil nacidos vivos registrados.

En Sonora se registraron 12 muertes maternas ese año, de acuerdo a este boletín y la RMM corresponde a 23.1 muertes por 100 mil nacidos vivos registrados, ocupando el lugar 26 nacional.

Hemorragias, infecciones, abortos peligrosos, eclampsia y parto obstruido, son las cinco complicaciones más frecuentes relacionadas directamente con el 70% de las muertes maternas, según la Organización Mundial de la Salud (OMS).

Desde 2016 se estableció el 9 de mayo como Día Nacional de la Salud Materna y Perinatal, y el 7 abril de 2016 se publicó en el Diario Oficial de la Federación (DOF) la Norma Oficial Mexicana NOM-007-SSA2-2016, para la atención de la mujer durante el embarazo, parto y puerperio, y de la persona recién nacida.

Se llama muerte materna, a la ocurrida a una mujer mientras está embarazada o dentro de los 42 días siguientes a la terminación del embarazo, independientemente de la duración y el sitio del mismo, debida a cualquier causa relacionada con o agravada por el embarazo o su atención, pero no por causas accidentales o incidentales.

La norma incorpora aspectos relevantes enfocados a la salud materna y a la prevención de la morbimortalidad materna y perinatal, mediante intervenciones previas a que una mujer decida embarazarse, así como durante el embarazo, parto y puerperio y establecer el manejo del autocuidado como una acción de corresponsabilidad para enlazar con el personal de salud.

La vigilancia y control prenatal puede salvarles la vida a las embarazadas y a los recién nacidos. Para evitar riesgos, se recomienda a toda mujer embarazada acudir a control prenatal, sobre todo en los primeros tres meses, ya que tienen menos riesgo de morir en el embarazo y parto si acuden, al menos, a cinco controles médicos prenatales.

Se debe iniciar preferentemente en las primeras ocho semanas de gestación y/o prueba positiva de embarazo atendiendo al siguiente calendario: (1ª consulta: entre las 6-8 semanas; 2ª consulta: entre 10-13.6 semanas; 3ª consulta: entre 16-18 semanas; 4ª consulta: 22 semanas; 5ª consulta: 28 semanas; 6ª consulta: 32 semanas; 7ª consulta: 36 semanas; y 8ª consulta: entre 38-41 semanas).

Se deben prescribir medidas generales higiénico-dietéticas con el fin de promover la salud como:

Aplicar la primera dosis de toxoide antitetánico preferentemente antes de la semana 14 y la segunda, entre cuatro y ocho semanas después de la primera aplicación.

Para prevenir defectos del tubo neural, es importante prescribir 0.4 mg de ácido fólico y micronutrientes desde el periodo, mínimo tres meses previos a la primera consulta y durante todo el embarazo.

Solicitar exámenes de laboratorio generales entre otros grupo sanguíneo, factor Rh y glucosa en ayuno, examen general de orina.

La detección de VIH y sífilis debe ser ofertada sistemáticamente, este tamizaje debe realizar en las primeras 12 semanas, previa orientación y aceptación de la embarazada. En caso de no hacerse tempranamente debe procurarse antes de que termine el embarazo o en el postparto inmediato para las medidas profilácticas o terapéuticas que apliquen o referirse al segundo nivel.

En caso de una complicación no diagnosticada de manera oportuna y que ésta evolucione a una forma severa, la atención de urgencias obstétricas es una prioridad todos los días del año, en los establecimientos para la atención médica de las instituciones públicas del Sistema Nacional de Salud se atienden las urgencias obstétricas, sea o no derechohabiente de alguna de ellas desde 2009.

Por lo anterior el personal de Salud debe informar con oportunidad a la embarazada y a sus familiares desde la primera consulta prenatal el riesgo y en su caso referirla para ser atendida con oportunidad evitando el maltrato, procurando el cero rechazo en la atención de embarazadas y recién nacidos.

Consulte a su médico y acuda a su control prenatal en su unidad de salud.

Referencias:
1.- https://www.gob.mx/salud/articulos/por-primera-vez-celebramos-el-dia-nacional-de-salud-materna-y-perinatal.
2.- Norma Oficial Mexicana NOM-007-SSA2-2016, Para la atención de la mujer durante el embarazo, parto y puerperio, y de la persona recién nacida.
3.-  Boletines de Mortalidad Materna, Observatorio de Mortalidad Materna en México, 2018. http://www.omm.org.mx/index.php/objetivo 
4.- Salud Materna, Organización Mundial de la Salud. https://www.who.int/topics/maternal_health/es/

Acerca del autor

Dr. Francisco Javier Muro Dávila es médico cirujano por la UNAM (Ced. Prof. 471325, Reg. SSA 58351), Maestro en Salud Pública, ESPM-SSA (Ced. Prof. 026403 SEC-Sonora), Vicepresidente del Colegio de Profesionales de Salud Pública del Estado de Sonora.

Correo Electrónico

fj_muro@hotmail.com

Twitter

@MUROFJ

Las opiniones expresadas en los artículos de nuestros colaboradores, son de exclusiva responsabilidad del autor, no necesariamente representan el sentir de Proyecto Puente

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *