Sin tintes políticos, familia y ciudadanos conmemoraron el 25 aniversario luctuoso de Luis Donaldo Colosio en Magdalena - Proyecto Puente
Proyecto Puente > Sonora > Sin tintes políticos, familia y ciudadanos conmemoraron el 25 aniversario luctuoso de Luis Donaldo Colosio en Magdalena

Sin tintes políticos, familia y ciudadanos conmemoraron el 25 aniversario luctuoso de Luis Donaldo Colosio en Magdalena

POR Astrid Arellano

En esta conmemoración luctuosa, no hubo lágrimas. A petición de la familia, las manifestaciones fúnebres fueron cambiadas por la celebración de la vida y el legado de Luis Donaldo Colosio Murrieta, a 25 años de su asesinato.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Este 23 de marzo, las familias Colosio Murrieta y Colosio Riojas convocaron a una jornada de actividades en la que participaron amigos, y parte de la comunidad de Magdalena de Kino, Sonora, ciudad natal del político sonorense.

Primero, tuvo lugar una caminata solemne. En ella, los invitados se reunieron desde antes de las ocho de la mañana, vestidos de blanco, para caminar por las libertades democráticas, por la igualdad y el respeto entre las personas.

Aquí no hubo presencia de políticos, salvo por el alcalde del municipio, Francisco Javier Zepeda. Y Luis Donaldo Colosio Riojas, hijo del excandidato presidencial, agradeció el respeto.

“Respetaron mucho que este evento era familiar, muy íntimo, y con la finalidad de que fuera sin tintes políticos, se agradece que no lo hayan querido politizar”.

Al frente de la marcha, niñas y niños de la banda de guerra del Colegio Fenochio hicieron sonar tambores y trompetas, mientras la escolta de la escuela avanzaba detrás de ellos. Luego, los primeros rostros de quienes caminaron de blanco, eran los de las personas más allegadas a Colosio Murrieta.

Estuvieron su hijo Luis Donaldo y su nieto, quien heredó el mismo nombre. El pequeño caminó de la mano de su padre, mientras chupaba una paleta, al mismo tiempo que les seguían Marilú y María Emilia, su madre y su hermanita.

También estuvieron Claudia y Marcela, hermanas del político finado. Quien no estuvo, a decir de una de sus tías, por motivos personales, fue Mariana Colosio Riojas, su hija.

Antes de llegar al monumento donde se montaría una guardia de honor, se hizo una breve parada en el Colegio Fenochio, donde se hicieron honores a la bandera y se recordó que en esa escuela Colosio se formó como un estudiante ejemplar. Allí hubo aplausos, luego de que al terminar la ceremonia, alguien lanzara el grito “¡Viva Colosio!”.

El monumento de Luis Donaldo Colosio está erguido sobre un pedestal en la plaza. El político, de rostro afable y sonriente, alza una mano hacia arriba como si saludara. Alrededor lo adornan cinco coronas de flores que el Ayuntamiento, el PRI de Magdalena, la Fundación Colosio y la familia colocaron, junto a siete veladoras encendidas.

“Muchísimas gracias por acompañarnos en esta marcha, muchas gracias por recordar con tanto cariño, con tanta calidez, a mi padre y a mi madre, año tras año”, dijo Colosio Riojas tras un minuto de silencio, “gracias por tomarse el tiempo esta mañana de venir a acompañar a la familia en un acto tan significativo para todos nosotros”.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

La estancia allí fue breve y la familia Colosio se retiró a las 10:15 de la mañana, cuando acabaron las entrevistas con los medios de comunicación y las numerosas fotos que se tomaron con quien se las pidiera.

Presencia de partido

Las actividades conmemorativas organizadas por la familia Colosio siempre fueron puntuales, pero no sucedió así con la única que se organizó por el Partido de la Revolución Institucional (PRI) y a la que sólo asistió Claudia Colosio en representación de la familia.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

El evento consistente en una guardia de honor frente al monumento, inició con más de una hora de atraso, pues antes pasaron por el mausoleo dedicado al político y su esposa Diana Laura Riojas.

En el monumento, la gente esperó sentada en sillas colocadas a mitad de la calle frontal, bajo el sol intenso de mediodía, mientras llegaban las autoridades que encabezarían el acto: Claudia Ruiz Massieu, Claudia Pavlovich Arellano y Sylvana Beltrones.

Las tres políticas acudieron vestidas de negro, mientras que el resto de los asistentes -como la familia Colosio- lo hacían mayormente de color blanco.

También asistieron Arturo Zamora Jiménez, secretario general del CEN del PRI; José Murat, presidente de la fundación Colosio; Bulmaro Pacheco, presidente de la Fundación Colosio en Sonora; Ernesto de Lucas, presidente del Comité Directivo Estatal del PRI en la entidad; así como Guillermo Hopkins, amigo cercano de Colosio y exsecretario de Hacienda, entre otros políticos y funcionarios públicos.

La única en tomar el micrófono fue Ruiz Massieu, quien lanzó un discurso sobre las ideas de Colosio, para afirmar que siguen vigentes hoy como en 1994 “para cerrar la puerta al populismo, al autoritarismo y a la improvisación”.

Y luego señaló: “Porque mientras vemos un gobierno desarticulado y confundido, Colosio nos recuerda que México no quiere aventuras políticas, que México no quiere saltos al vacío y que México quiere democracia, pero rechaza su perversión: la demagogia”.

El discurso fue de alrededor de 15 minutos, para después tomarse algunas fotos y responder brevemente a las preguntas de los reporteros, donde afirmó que el caso Colosio, ante las peticiones de reapertura de investigaciones, “no tiene los argumentos jurídicos suficientes”.

La senadora Sylvana Beltrones fue breve al respecto: “Es una decisión del gobierno y yo estaré muy pendiente de lo que hagan las autoridades correspondientes al respecto, no es una decisión que yo tenga que tomar”, dijo.

También la gobernadora Claudia Pavlovich se detuvo a contestar algunas preguntas. ¿Qué le parece la posibilidad de que se reabra el caso Colosio? Se le preguntó y, después de un breve silencio, respondió:

“Yo soy abogada, si la ley lo permite, pues yo sí estaría de acuerdo… yo tenía 24 años cuando sucedió, estaba en el Frente Juvenil Revolucionario y para mucho joven que empezábamos en esto, fue un golpe muy duro; a todos nos pareció muy extraño lo que sucedió… pero tampoco que se busquen chivos expiatorios, sino que realmente se esclarezca si hay algo que esclarecer”.

Luego recordó que el candidato vendría a Sonora después de su gira por Lomas Taurinas y ella leería un discurso en el Gimnasio del Estado para recibirlo, pero nunca pasó, pues Colosio sería asesinado.

“Cuando me hablaron, fue exactamente un día antes, vi lo que pasó… iba a dar ese discurso en nombre de los jóvenes; siempre se me dijo que iba a tener la libertad de decir lo que quisiera, cosa que no pude”.

Ceremonia en templo

A las tres de la tarde, vendría el siguiente evento convocado por la familia Colosio, en una ceremonia religiosa oficiada en el templo de Magdalena de Kino.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Allí se observaron bancas repletas de gente y en las primeras dos filas, a la familia del político.

“Hoy se cumplen 25 años del magnicidio, injusto, de un personaje, de un ser que sin duda era el sueño de un México mejor, de un México más digno y de un México soberano, nos unimos en oración también con la familia”.

En la última fila, estuvo presente Alfonso Durazo Montaño, secretario de Seguridad Pública en el actual gobierno federal y quien fuera amigo y coordinador de campaña de Colosio en aquel entonces.

Ya afuera de la iglesia, aseguró que no cree en la tesis del asesino solitario, por lo que sí se debe profundizar en las investigaciones y que, en caso de solicitarse así, la Secretaría de Seguridad Pública podría coadyuvar con las autoridades responsables de esclarecer el asesinato.

Los eventos del día culminaron con un evento cultural celebrado en la explanada de la plaza. Decenas de magdalenenses se acomodaron en las sillas para escuchar una semblanza de Luis Donaldo Colosio, en voz de la doctora Amelia Iruretagoyena Quiroz, amiga del homenajeado, en compañía de Luis Donaldo Colosio Riojas, quien tambien escuchó las innumerables anécdotas de su padre.

“Él siempre estuvo dispuesto a valerse por sí mismo”, narró la doctora, “él repartía el periódico, debió tener unos ocho o nueve años de edad y no podía fallar, siempre estuvo pendiente de esa obligación, así como en la secundaria siempre estuvo pendiente de atender un programa de radio que él tenía.

Las cualidades que tu padre tuvo por la poesía, la oratoria y la pasión con la que sabía declamar, no creo que a nadie de nuestras compañeras y compañeros se les haya olvidado… nos hacía llorar cuando lo escuchabamos”.

Finalmente, también se tuvo la participación musical del Coro EVOCCA, grupo de la Universidad de Sonora, jóvenes que dedicaron un recital acompañado de piano a la memoria de Colosio Murrieta.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Colosio sí, memoria y respeto

El mausoleo donde descansan los restos de Luis Donaldo y Diana Laura se vio repleto de flores y de algunos visitantes. Principalmente en la primera parte del lugar, donde se encuentra una estatua de la pareja, abrazándose sobre un mapa de la República Mexicana.

Este sábado la gente se volcó a ser parte de las actividades. Los comentarios entre los paisanos de Colosio eran de respeto y de solidaridad con la familia. Las palabras no fueron de otra cosa más que de memoria.

En la entrada a Magdalena hay un muro que parece resistirse a ser pintado de nuevo. Deslavada, la pared de bloques de concreto, entre colores rojo y verde pálido, todavía recita: “COLOSIO SÍ”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

NOTAS RELACIONADAS