Los primeros 100 días de gobierno, una luna de miel - Proyecto Puente
Proyecto Puente > Opinión > Los primeros 100 días de gobierno, una luna de miel

Los primeros 100 días de gobierno, una luna de miel

Imagen ilustrativa: Internet

POR Javier Cázares Sánchez

De la misma forma que un matrimonio comúnmente inicia con lo que llamamos “la luna de miel”, los gobiernos que arrancan pasan por un período especial que popularmente se define como sus cien primeros días, tiempo durante el cual se dan los primeros pasos de la nueva administración y al finalizar los mismos se hace una primera evaluación de las capacidades mostradas.

Esta práctica se inició en 1933 cuando Franklin D. Roosevelt tomó posesión por primera vez como presidente de Estados Unidos, en ese momento la economía de ese país se encontraba en el cuarto año de su más grande crisis económica.

Roosevelt, consciente de las grandes expectativas de su nuevo gobierno, acuñó el concepto de los cien primeros días y durante este período de tiempo tomó todo tipo de medidas contundentes, para intentar revitalizar la economía y acabar con la crisis económica.

Desde entonces, muchos líderes políticos han seguido los pasos de este gran político y han aprovechado el período de arranque de su administración, para llevar a cabo acciones que dejen huella y muestren sus capacidades como líderes.

La idea de los trabajos realizados durante este periodo es comunicar cómo es el nuevo gobierno y cuáles son sus prioridades, se busca generar confianza en las capacidades de quienes han entrado al poder, tanto porque cumplen al menos algunas de sus promesas de campaña, así como porque reducen la incertidumbre de quienes no votaron por ellos, mostrando que si son capaces de hacer una buena administración.

Si partimos de indicadores como el índice de aceptación de AMLO que según las últimas encuestas anda entre el 68% y hasta el 80% al llegar a sus primeros 100 días de gobierno o el Índice de Confianza del Consumidor (ICC) elaborado de manera conjunta por el Inegi y el Banco de México que registró hasta febrero de 2019 un nivel de crecimiento muy positivo, entonces pudiéramos decir que este arranque de gobierno está siendo exitoso.

La población en lo general ha recibido bastante bien las nuevas formas, una presidencia sin protocolos, más cercana, que comenta de todo todos los días, que lleva a cabo consultas para su toma de decisiones, que abrió al pueblo la casa presidencial y que mandó guardar el avión presidencial para viajar como cualquier otro ciudadano.

Los costos crecientes por la cancelación del nuevo aeropuerto de la Ciudad de México, la crisis en el abasto de combustible en importantes zonas de la república mexicana, la creación de la guardia nacional que inicialmente proponía militarizar la seguridad pública y algunos fallos importantes en los perfiles de los nuevos integrantes de su gobierno, por hablar de algunas de las notas que se han generado, no han provocado efectos importantes en la percepción favorable de la nueva administración federal.

Es prudente tener en cuenta que, aunque la percepción de la población hasta ahorita es favorable, todo gobierno empieza por sufrir desgastes, fruto de su trabajo diario y sus resultados, por ejemplo, la organización México Evalúa que tiene años evaluando el ejercicio del gobierno en México, con la intención de facilitar la toma de decisiones al momento de diseñar políticas públicas, acaba de publicar su análisis al mes de enero de 2019.

En este documento se ven los primeros números completamente atribuibles a la nueva administración federal, en primer lugar, documentan que existió un déficit por 42,000 millones de pesos, los ingresos presupuestarios tuvieron una caída del 7.5% real respecto al año anterior, y los ingresos por IVA disminuyeron 12%.

El pago de intereses del gobierno federal se incrementó 35% real respecto al año previo, este concepto de gasto seguirá presionando las finanzas públicas, agravado por la baja de la perspectiva de la calificación crediticia de Pemex.

En lo positivo para las finanzas públicas, el ingreso por el IEPS de gasolinas se incrementó en 54.5%, debido a la reducción de precios de la gasolina a nivel internacional, es decir, entre más barata la gasolina en el mercado internacional, más impuestos nos cobran a los mexicanos.

La luna de miel se terminó, es recomendable que el nuevo gobierno federal empiece a preocuparse por temas estructurales y de política económica, si se siguen alejando del modelo de economía abierta y buscan mantener la popularidad con mayor gasto público en becas y apoyos para su clientela, se podría perder la estabilidad económica y la percepción de la población volverse negativa muy rápidamente.

Acerca del autor

Javier Cázares Sánchez es consultor organizacional y analista en temas de seguridad.

Correo Electrónico

javier.cazares@outlook.com

Twitter

@jcazares66

Las opiniones expresadas en los artículos de nuestros colaboradores, son de exclusiva responsabilidad del autor, no necesariamente representan el sentir de Proyecto Puente

COMENTARIOS

1 Comentario

  • Alan Celaya Lozano dice:

    Que feo sonó lo de clientela, digo aunque así se pueda ver a un gobierno más social, no hay que olvidar que cuando se ve por las personas más vulnerables, lo que la sociedad obtiene es paz…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

NOTAS RELACIONADAS