Desde Hermosillo, Sergio Sosa hace Mural de la 4ta Transformación para AMLO - Proyecto Puente
Proyecto Puente > Reportajes Especiales, Sonora > Desde Hermosillo, Sergio Sosa hace Mural de la 4ta Transformación para AMLO

Desde Hermosillo, Sergio Sosa hace Mural de la 4ta Transformación para AMLO

POR Astrid Arellano

El bastidor de madera tiene ajustada y bien tensa una tela de casi tres metros. En ella, un pintor se dedicó -a pinceladas de óleo- a trazar la historia de un país resumida en cuatro etapas. Sergio Sosa Reyes, en dos semanas, pintó la Cuarta Transformación de México y a su líder, Andrés Manuel López Obrador.

La obra fue creada por encargo y, para este fin de semana, el cuadro llegará a su destino final: la casa de un viejo amigo, en Culiacán, Sinaloa.

“Nace de la petición de un camarada, miembro de organizaciones antiguas”, narró el autor, “que me dijo píntame un cuadro que tenga la cuarta transformación; le hice el boceto, le gustó mucho y dijo píntamelo, y aquí está”.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

El artista originario de Chihuahua, quien ya es sonorense por sus más de 40 años que vive en Hermosillo, está en el proceso de desmonte de la obra. Después la enrollará e introducirá en un tubo que llevará al estado vecino. Una vez allá, comprará la madera para martillar el bastidor final que permanecerá con el cuadro.

En este mural que narra cronológicamente las cuatro transformaciones de México, se esboza en una primera parte a Miguel Hidalgo y Costilla detrás de José María Morelos, en el movimiento de Independencia. Uno, sujetando el estandarte con la Virgen de Guadalupe y, el otro, mostrando al frente un pliego con los Sentimientos de la Nación.

“Pongo en un primer término a Morelos, más que a Hidalgo -es un punto de vista-, para mí, Morelos tuvo más importancia todavía que Hidalgo. Pongo a sus pies la bandera de España y una corona medio rota, que le doy el significado de que está abajo de ellos y que fue, de alguna manera, superada la dependencia imperial en México”.

La segunda transformación, vendría encabezada por Benito Juárez y el movimiento de Reforma. “Puse el carro donde hizo su famoso viaje hasta el Paso del Norte -que después fue Ciudad Juárez-, donde tuvo que hacer un gobierno itinerante, debido a que fue invadido nuestro país por órdenes de Napoleón Bonaparte, que trajo a Maximiliano -y con la complicidad de la reacción nacional, la derecha- a gobernarnos porque, según ellos, los mexicanos no éramos capaces de gobernarnos a nosotros mismos”.

Este episodio también es acompañado por la imagen del fusilamiento de Maximiliano de Habsburgo, Miguel Miramón y Tomás Mejía, a las faldas del Cerro de las Campanas.

Francisco Villa, Emiliano Zapata y Francisco I. Madero son los personajes que encabezan la tercera transformación: la Revolución Mexicana. En la pintura, Villa es representado detrás de un grupo de campesinos armados; Madero aparece con la frase “No reelección”; y Zapata, con el Plan de Ayala en sus manos.

En este capítulo, también aparece un personaje adicional: el propio pintor, Sergio Sosa, con la mirada apuntando hacia el arma que tiene entre las manos.

“Mi vida ha estado relacionada con todo movimiento democrático, con todo movimiento progresista, no sé si haga falta citar mis militancias anteriores, pero siempre he estado, desde que tengo razón, ligado a movimientos de ese tipo”, dijo el autor.

Ahora, la llamada cuarta transformación, en la pintura es representada por la figura del presidente Andrés Manuel López Obrador, sonriente y de corbata roja, acompañado por Lázaro Cárdenas. En ese último fragmento de la obra, al fondo, se observan algunos pozos petroleros y, abajo, un grupo de hombres y mujeres jóvenes, que estudian el mapa de México.

“En el boceto, yo había incluido inicialmente a los cinco gobiernos anteriores, a sus representantes, y les iba a poner un título de ‘traidores a la patria’ -según mi criterio- pero se me hizo demasiado agresivo y no como para una obra de estas. Entonces preferí hacer un cuadro donde represento a los jóvenes, incluyendo a las mujeres, planificando sobre el país”.

Ahí mismo, relata el autor, colocó a un joven con un compás observando las aguas territoriales de México de las que, se presume, fueron reducidas cuando el gobierno de Estados Unidos desapareció la isla Bermeja, una piedra que demarcaba un territorio mexicano mayor al actual.

“Los señores norteamericanos nos hicieron el favor de desaparecerla para reducir nuestras aguas territoriales, era una isla muy pequeña, una piedra… pero una piedra mexicana, que nos permitía tener aguas territoriales mucho más extensas”.

Previo

Sergio Sosa ya había pintado anteriormente a Andrés Manuel López Obrador. Fue durante la campaña presidencial de 2006 o 2012 -ya no recuerda con precisión-, con el objetivo de reunir fondos para el Movimiento Regeneración Nacional (Morena).

“Pinté un cuadro de él y yo lo donaba para que fuera rifado e hiciéramos un poco de finanzas, pero no se hizo mucho caso de eso. Un día que vino López Obrador a hacer una reunión, se lo hice llegar a través de la gente que andaba cuidando, porque no dejaban pasar; le dije a una muchacha ‘mira, llévale este cuadro’, pero no sé si lo haría”.

La vida del pintor que nació el 25 de mayo de 1939 en Chihuahua, Chihuahua, ha sido marcada -además del talento para dibujar desde la infancia- por la influencia de su padre, un obrero que le enseñó la honestidad y la honradez a él y a sus hermanos.

“Es algo de familia, pero, no fue sólo eso, sino de ponernos a estudiar”, narró, “nos educamos tratando de ser objetivos -más que creyentes- y todo el tiempo hemos tratado de llevar a efecto las enseñanzas de nuestro padre, que siempre nos inculcó la honradez y nada que signifique la ventaja de unos sobre otros”.

Sosa fue un desplazado político de Ciudad Juárez, donde formó una familia y radicó buena parte de su vida, hasta los años 70, donde la persecución hacia su militancia lo obligó a huir y buscar un hogar en Hermosillo. Mientras tanto, en todo el norte de México, se gestaba un fuerte movimiento pictórico del que él formó parte.

En la pintura, como en su forma de ver la vida, obedece a la escuela realista. En todo lo que hace, Sosa, busca la coherencia. “No me gusta el abstraccionismo, lo he usado también porque es necesario, pero pierde sentido cuando se desliga de la realidad; si hablas desligado de la realidad, estás hablando incoherencias, a mí me gusta el realismo porque sujeta y expone mi trabajo a la crítica”.

La magia y el lugar

El estudio del pintor es pequeño. Allí apenas cabe el enorme cuadro en el espacio que apenas sobrepasa los quince metros cuadrados y que está repleto de pinturas en las paredes y apiladas unas contra otras en el suelo. Tiene algunas repisas con libros y herramientas de carpintería para el armado de sus bastidores, además de un par de cajones donde guarda tubos de pintura, pinceles y gubias.

Alrededor, numerosos ojos observan. Mujeres, personajes de la literatura, dragones… pero, sobre todo, varios Caballeros de la Triste Figura.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

“El Quijote ha sido un personaje al que he pintado muchas veces, he vendido cuadros del Quijote a quienes les gusta alguna referencia a la justicia o que tienen relación con ella, como los abogados; no sé cuántos he pintado, pero creo que no somos muchas las personas que tienen tanta obra suya, original, como yo.

Una vez, pinté 25 obras que preparé para participar en el Festival Cervantino en el 2005, para el 400 aniversario de la primera edición del Quijote, escrito por Cervantes; preparé esa cantidad de Quijotes originales, que no la iban a hallar en ninguna parte más que conmigo, pero no me hicieron el menor caso; los organizadores me dijeron que debí haberme inscrito un año antes para participar”.

Sus Quijotes existen en todas las formas. No hay uno solo igual en sus paredes. Uno incluso tiene la cara de su hermano, el de Sosa, quien ya falleció. La única característica que se repite en varias ocasiones, es una espada exageradamente larga, que brilla por un evidente desuso.

“La intención de poner la espada demasiado grande, descomunal, es con toda intención”, explicó el artista, “porque la espada, me parece a mí, que es un elemento justiciero… entonces, como que le queda grande a todo mundo y está nuevecita, no se ha estrenado, porque la justicia todavía no se da”.

La Universidad de Sonora se interesó por los cuadros en aquel entonces, por lo que buscó al autor para exponerlos en el 63 aniversario del alma mater. Luego tuvo una gira por el sur del estado y, finalmente, se expuso también en Sinaloa.

La cuarta Transformación

Sosa observa su más reciente creación enmarcada por los colores de una enorme bandera de México. Allí asegura que la Cuarta Transformación representa todo un mosaico de posibilidades.

“No las que uno quisiera, porque uno aspira a mucho, mucho más que eso, pero es un buen comienzo”, afirmó, “yo todo el tiempo he sido de la idea de que hay que apoyar a este señor (López Obrador), porque ha llevado las cosas bien; no comparto muchas de sus posiciones religiosas y temas por el estilo, pero es lo mejor que hay, por eso hay que apoyarlo cien por ciento, con toda lealtad”.

Con toda lealtad y con toda la colaboración posible, recalca el artista. “Porque no es poca la chamba que se hace; he participado desde hace mucho tiempo y hay trabajo para todos, por eso, ojalá que cada vez se integrara más gente al trabajo revolucionario, al trabajo justo”.

Porque México, asegura, no tendrá cuatro, sino cinco, seis o siete transformaciones más.

COMENTARIOS

3 Comentarios

  • Axel Sosa dice:

    Que orgullo siento por mi padre, toda una vida dedicada a una lucha que por fin empieza a rendir frutos.

  • Verònica Angulo Ortiz dice:

    Excelente artista y mucho mejor persona!
    Una de sus obras engalana mi consultorio, un cuadro precioso que pintò para mi, un privilegio sin duda; enhorabuena Profesor Sergio Sosa !!!

  • Jose Arredondo dice:

    DON SERGIO SOSA, ES LA. CONGRUENCIA DE UNA PRAXIS, UNA VIDA DEDICADA A LA LUCHA, A CONCIENCIA DE UN MUNDO MEJOR!
    LA HISTORIA LO PONDRÁ TARDE QUE TEMPRANO EN SU LUGAR: LA ILUSTRACIÓN MEXICANA FRENTE AL MUNDO DE LA INJUSTICIA!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

NOTAS RELACIONADAS