Usan garrafón como "incubadora" para bebé en Centro de Salud de Magdalena; nació en carro al negarle atención a embarazada - Proyecto Puente
Proyecto Puente > Reportajes Especiales, Sonora > Usan garrafón como “incubadora” para bebé en Centro de Salud de Magdalena; nació en carro al negarle atención a embarazada

Usan garrafón como “incubadora” para bebé en Centro de Salud de Magdalena; nació en carro al negarle atención a embarazada

POR Astrid Arellano

Una niña nació en el automóvil de su familia después de que le negaran la atención médica a su madre, en labor de parto, en el Centro de Salud de Magdalena de Kino, Sonora; después de nacer y cuando regresaron al hospital para nuevamente pedir ayuda, ingresaron a la recién nacida a una incubadora conformada por un garrafón de agua.

El caso se dio a conocer a través de una denuncia publicada en el muro de Facebook de la señora Noemí Hernández de Valdivia, abuela de la bebé, con una carta que este lunes se viralizó en cuestión de horas y que fue dirigida al presidente Andrés Manuel López Obrador, al secretario de Salud Enrique Clausen Iberri y a la gobernadora Claudia Pavlovich Arellano, quien es originaria del mismo municipio.

“Mi hijo me empieza a poner mensajes de que le decían que no hay cupo en el centro, que a mi nuera nunca la atendieron”, narró la abuela a Proyecto Puente, “que le dijeron que se fuera, que no había cupo, que no había camas… a ella ya se le había reventado la fuente, y ellos pensaron en irse aunque sea a la casa, porque aparte hacía mucho frío ese día… unos vientos tan helados.

Él se subió al carro para traerla a la casa aunque sea y no alcanzó a llegar, sino que en el carro ella ya no pudo moverse; mi hijo tuvo que atender el parto”, dijo.

Dalia Pino, de 24 años y José Luis Valdivia, de 30, son los padres de la pequeña, quienes el pasado lunes 11 de febrero recibieron la negativa del personal del área de urgencias del lugar.

“Ya que llegaron con la niña muy asustados, enojados y preocupados, les dieron el paso”, agregó Hernández, “ellos fueron directamente a urgencias, si no te atiende urgencias como que está medio irónico; el ‘Pueblo Mágico’ se convierte en pueblo trágico”.

En la publicación, narró que la niña llegó con tan baja temperatura que tuvieron que meterla a la incubadora, después de desarrollar una especie de cuadro de neumonía, acompañada de “quejidos y flemas” que, según los médicos, podía ser agua en sus pulmones.

En las imágenes que adjuntó, se ve cómo la bebé permanece en algo que realiza la función de una “incubadora” hecha con la mitad de un garrafón de agua, encintado en las orillas y con un pequeño orificio por el que pasa una manguera con oxígeno.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

“Desconozco totalmente cuál es el equipo que tengan”, narró Noemí, “no sé por qué tengan ese equipo así; me impactó, me dolió mucho, me sentí inútil, me sentí hasta culpable de ver cómo hacen en mi pueblo esas cosas y en qué hacemos como ciudadanos que lo permitimos”.

La familia es derechohabiente del Seguro Popular, detalló Hernández en su publicación, por lo que esperaban recibir la atención sin problemas.

“Ellos son una familia que cuenta con el Seguro Popular, así que iban en la confianza que da oír en cada discurso de políticos y funcionarios, que hay voluntad y disposición para que una mujer embarazada cuente con inmediata y buena atención médica. (…) Esperamos que no hayan pasado la cuenta al Seguro Popular como si verdaderamente hubieran atendido el parto, ¡ya sería el colmo!”

Como respuesta a su publicación, varios usuarios de Facebook reportaron que no es el primer caso de esta naturaleza en el centro de salud.

“No puedo creer que aún no haya incubadoras en el centro de salud; hace 17 años le pusieron el mismo garrafón a mi hijo, no puede ser, ¿dónde está el director de ese hospital que no exige por la ciudadanía de Magdalena? Qué tristeza”, escribió Angélica Figueroa.

Hernández agregó que llegarán hasta las últimas consecuencias, no sólo por su familia, sino por el resto de mujeres en México que se vieron o pudieran verse expuestas a un atropello como este.

“Son los piensos, hacer algo correcto”, concluyó, “no quedarme de brazos cruzados, no nada más por la afectación a mi familia, sino porque mi comunidad se merece que alguien haga algo por ellos; si yo pongo una demanda, no será nada más en mi nombre, va a ser en nombre de mi pueblo, de mi ciudad, de la gente que ha sido atropellada”.

Usuarios de redes sociales expresaron indignación y coraje ante las acciones realizadas en centro de salud.

COMENTARIOS

19 Comentarios

  • Claudia dice:

    Entristece profundamente leerte Marisol, el punto es que yo trabajo y pago impuestos, muy altos, justo para que otras personas, otros que no tienen esa oportunidad se beneficien, todos humanos finalmente, y tienen derecho a un servicio, a un buen trato, si pretendes que se acostumbren a que los maltraten, seguramente es porque para ti eso es normal, pero todos, absolutamente, todos, merecemos un buen trato, claro, resulta dificil si gente con tu pensamiento pulula por todos lados, en una tienda, en el trafico, en un hospital.

  • Azucena dice:

    Como padres, como gente responsable, creo que es importante al momento de embarazarse tomar conciencia de la responsabilidad de ahorrar para este tipo de emergencias, en caso de que sea necesario, quizá ya no tome coca, no vaya al cine o abstenerse de algo, vender algo, para ahorrar para la llegada del nuevo bebé y no esperar siempre que todo sea gratis y que todo lo resuelva el estado, porque los servicios están saturados, no han aumentado personal, no hay recursos, donde están no se sabe. El seguro popular es gratuito, no hay aporte de donde tomar para insumos, todo lo aporta gobierno y si tomamos en cuenta que mucho se lo robaron, pues quedan descubiertos los hospitales y todo repercute en el usuario, en la atención con calidad que se merece. En realidad creo que hay responsabilidad en ambas partes y que el supuesto investigador de este reportaje realmente no investigo, es deficiente, ya que hay mucha diferencia entre un centro de salud y un hospital, entre una incubadora y un casco cefalico.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *