El hombre abatido por policías en el Palo Verde era herrero; lo internarían por problemas de adicción - Proyecto Puente
Proyecto Puente > Seguridad > El hombre abatido por policías en el Palo Verde era herrero; lo internarían por problemas de adicción

El hombre abatido por policías en el Palo Verde era herrero; lo internarían por problemas de adicción

POR Luis Ángel Carlin

El mismo día que Gerardo fue abatido por policías municipales en Hermosillo, había sido llevado a dos hospitales psiquiátricos, pero no lo quisieron recibir, denunció familiar .

El pasado jueves siete de febrero, elementos de la Policía Preventiva Municipal atendieron un reporte por violencia doméstica en la colonia Palo Verde. Al llegar al lugar, se encontraron con un intento de suicidio, una situación de crisis en la que los municipales intervinieron. Tras dos horas de labor de convencimiento y persuasión para que la persona no se quitara la vida, el sospechoso fue abatido por los agentes policiacos luego de que éste ocasionara lesiones con arma blanca a uno de ellos y se abalanzara sobre los otros.

Todo ocurrió frente a la mirada angustiada de su propia madre, hermana y demás amigos que observaban los trabajos de los policías.

Gerardo murió a consecuencia de las heridas que le ocasionaron cinco impactos de bala que recibió en el pecho. En el video que circuló en redes sociales y que fue grabado por el celular de un allegado a el, se escuchan al menos nueve detonaciones con arma de fuego.

A diferencia de otros casos en los que los presuntos delincuentes son abatidos a manos de agentes de distintas corporaciones policiacas, el caso de Gerardo fue captado en video, y las imágenes han sido utilizadas para cuestionar el actuar de los policías.

Pero, hay algo que sucedió ese día y que pudo haber cambiado el curso de la historia consideró Elizabeth, hermana mayor de Gerardo Isaías. Ella señaló a Proyecto Puente que Gerardo había sido llevado a dos hospitales psiquiátricos para su atención médica ese mismo día, pues se encontraba en una crisis derivada de su consumo de drogas, a las que es adicto desde hace tiempo.

La propia madre de Gerardo, su hermana y otra persona, lo subieron a un automóvil sedán para trasladarlo al hospital, pero según Elizabeth, en ninguno de los dos hospitales fue recibido por ser llevado en contra de su voluntad, Gerardo no se quiso bajar en ningún momento del vehículo.

Fue a los hospitales Cruz del Norte y Nava a donde se pretendió ingresar a Gerardo para que fuera atendido, pero al decir de su hermana mayor, no se quiso bajar del carro, y esto fue considerado por los médicos como una acción en contra de su voluntad, por lo que no fue aceptado.

A Elizabet, mientras recuerda los hechos, se le llenan los ojos de lágrimas y se percibe un enojo, al cuestiona fuertemente el que no hayan recibido a su hermano, pues considera que en ese momento, “El Gera”, no estaba en condiciones de tomar una decisión.

La propia madre de Gerardo estalló en rabia y encaró a los médicos y enfermeros que no aceptaron a su hijo, y les cuestionó que si era necesario que llegara en patrulla o ambulancia para ser ingresado, según relató Elizabeth.

En un recorrido realizado por Proyecto Puente en las inmediaciones del hogar de Gerardo, ubicado en las calles Ramón Noriega y Décima de la colonia Palo Verde, se pudo conocer en voz de sus vecinos que Gerardo, no era considerado un peligro para ellos, no se le conocía por ser el ratero del barrio y aunque nadie pudo establecer la fecha desde que es adicto a las drogas, reconocieron su esfuerzo por establecer su propio negocio.

¿Quién era Gerardo Isaías Holguín?

Estudió hasta la prepa, tenía 27 años de edad. Le sobreviven su esposa y dos niñas, una de cinco años de edad y otra que el pasado lunes 4 de febrero cumplió su primer año de vida, tres días antes de que su padre perdiera la vida al no obedecer las indicaciones de policías municipales y agredir con arma blanca a uno de los agentes y amenazar a otros dos.

Tenía pocos meses que se estaba estableciendo en el patio frontal de la casa de sus padres como herrero.

Quería instalar su negocio en ese lugar, con la aprobación de su familia y vecinos. De hecho, vivía en ese domicilio, separado de su esposa, pero cerca de sus hijas, según relataron los vecinos.

Serán las autoridades competentes quienes deslinden responsabilidades por la muerte de Gerardo, en los próximos días.

COMENTARIOS

4 Comentarios

  • Carlos Ogarrio dice:

    deben preparar a sus elementos en situaciones de riesgo donde el individuo esta desequilibrado en su estado mental y emocional, eso no debió haber sucedido si hubieran recibido una buena y correcta capacitación.

  • Malandro Anonimo dice:

    Se le llama suicidio por policia y tambien debieron haberlo sometido con unos balazos en las piernas,

  • Antonio Tarazon Reyes dice:

    El suicidio policial o el suicidio policial es un método suicida en el que una persona suicida se comporta deliberadamente de una manera amenazadora, con la intención de provocar una respuesta letal de un oficial de seguridad pública o de la ley.

  • Alicia Pacheco dice:

    Es lo malo de esos Centros de Salud. Se entiende que es por reglamento pero el Gobierno esta descuidando mucho este punto:
    Cómo van a entrar los enfermos por su propio pié? Estan enfermos de su mente!!! Ellos no pueden decidir bien!!! Aparte de que estos Hospitales Psiquiatricos en su noble tarea de ayudar, al negarse a recibirlos porque no es decisión propia del paciente, causan un serio problema a las familias a cargo de dicho enfermo.
    Ojalá que el sector salud haga una buena reforma a su reglamento en atención no solo del efermo sino también de su propia familia.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *