La Libertad - Proyecto Puente
Proyecto Puente > Opinión > La Libertad

La Libertad

Imagen: Internet

POR Nelsy Mendoza

Columna Retrovisor

“La responsabilidad es el precio de la libertad”
Elbert Hubbard

Esta semana se celebró el Día de la Libertad. Seguramente para muchos pasó desapercibido porque de alguna u otra forma gozamos de ella en muchos sentidos.

La Libertad (Y la escribo con mayúscula, para denotar su importancia) tiene hasta doce definiciones designadas por la Real Academia Española, y nos dice en su primer significado que la libertad es: “Facultad natural que tiene el hombre de obrar de una manera o de otra, y de no obrar, por lo que es responsable de sus actos”.

Sin embargo, la libertad, también es entre otras cosas un estado o condición de quien no es esclavo, no está preso o no está obligado por su estado al cumplimiento de ciertos deberes.

También tiene mucho que ver con tener cierto privilegio o informalidad en el actuar, o inclusive cuando se trata a alguien sin pensar en la etiqueta, con franqueza o con soltura.

En una democracia, la libertad garantiza la libre decisión de las personas, en un colegio, la libertad de cátedra, provee tanto a docentes como universitarios el derecho a exponer sus conocimientos según sus propias creencias y convicciones sin que los poderes públicos puedan imponer sus propias doctrinas.

La libertad de conciencia es la facultad de profesar cualquier religión sin ser inquietado por las autoridades y viene de la mano con la libertad de culto, que es el derecho de practicar públicamente los actos propios de la religión que se profese.

La libertad de expresión es el derecho a manifestar y difundir libremente ideas, opiniones o informaciones y la de imprenta permite imprimir cuanto se quiera, sin previa censura, con sujeción a las leyes.

La libertad de información, es la facultad de emitir o recibir información por cualquier medio de difusión, sin previa censura gubernativa y la libertad de pensamiento es el derecho de toda persona a tener y manifestar cualquier ideología, y a no ser obligada a declarar sobre ella.

En fin, que hay tantos usos de la palabra libertad, como derechos o capacidades podemos aspirar como seres humanos, ya que -en principio- la libertad, es un derecho humano básico. Sin ella nada podemos hacer o poco podemos lograr en la búsqueda de la verdad, la justicia y la paz, entre otros ideales.

La libertad, por tanto, no tiene una sola definición pues la búsqueda del hombre por hacer de este mundo un lugar mejor para vivir, persigue muchas metas. Para ello, muchas personas han luchado, sufrido y sacrificado su vida literalmente hablando.

A pesar de ello, no contemplamos el maravilloso regalo que tenemos de ser libres, o del compromiso que tenemos para conservar la libertad o ganar nuevos espacios donde la libertad abra camino a nuestra generación o las venideras.

Es triste que no entendamos que la libertad nace no sólo de la tolerancia mutua, sino del respeto y que, así como otros lucharon por una libertad de la que quizás ni siquiera llegaron a gozar, nosotros tenemos como sociedad, el noble compromiso de mantener nuestras libertades, nuestra Libertad -con mayúscula-, porque así de grande es este derecho.

Acerca del autor

Nelsy Mendoza Ramírez es comunicóloga con especialidad en Publicidad y Comunicación Organizacional.

Correo Electrónico

nelsymendoza81@yahoo.com.mx

Twitter

@nmmendoza81

Las opiniones expresadas en los artículos de nuestros colaboradores, son de exclusiva responsabilidad del autor, no necesariamente representan el sentir de Proyecto Puente

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

NOTAS RELACIONADAS