¿Quién es el responsable? - Proyecto Puente
Proyecto Puente > Opinión > ¿Quién es el responsable?

¿Quién es el responsable?

Imagen: López Dóriga

POR Javier Cázares Sánchez

Tras la tragedia en donde murieron decenas de personas y resultaron heridos por quemaduras muchos más en Tlahuelilpan, estado de Hidalgo, se ha desatado una discusión muy intensa en redes sociales sobre quién es el responsable de que se haya presentado dicho suceso.

Dado el clima de enfrentamiento que se ha fomentado por la presente administración federal, en donde todos los días se etiqueta despectivamente a quienes no los apoyan, ahora muchas de esas personas no solo se han vuelto críticos de todo lo que hagan, sino además se ha mantenido una fuerte confrontación con el resto de la población que incondicionalmente creen en quienes hoy detentan la autoridad federal.

Como pueblo hemos mantenido una creencia de que todo lo que pasa o deja de pasar es responsabilidad de nuestras autoridades y es común que muchos piensen cómodamente que lo único que debemos hacer es quejarnos y hablar mal de nuestras autoridades, o en el otro extremo, que no debemos de hablar mal, sino aguantarnos lo que hagan porque ellos son los que tienen el poder.

Por otro lado, a muchos les molesta que se le estén cargando a nuestro presidente todas las cosas malas que están pasando, pero se les olvida que por muchos años él y muchos de sus seguidores se han beneficiado de culpar al presidente en turno por cualquier desgracia o falla que acontezca.

Desde diciembre para acá, las bromas, memes, fotos, chistes o cualquier cosa que toque al presidente ya no causa risa a todos, hay muchos que hoy lo consideran ofensivo, un ataque o sencillamente una obstrucción del trabajo de las nuevas autoridades, incluso llegan a decir que estas acciones, comunes en las redes sociales, significan no querer a México.

En justicia, ambas posiciones extremas no son sanas, pasarnos todo el día criticando cada cosa que se hace o se deja de hacer, sobre todo cuando el ánimo es de lastimar o denostar y no se busca aportar a que se mejore la forma en la que se administra este país.

La otra posición de molestarse porque se opine diferente y el aceptar ciegamente todo lo que se está haciendo tampoco es algo sano. Nuestras autoridades sólo son personas comunes y corrientes, que están empezando una encomienda temporal para estar al frente de nuestras instituciones públicas, no son perfectos y mal hacemos en darles cheques en blanco para que lleven a cabo su trabajo.

Durante la campaña y después de ella, muchos se quejaron de que todos los demás gobiernos anteriores nos han engañado, que solo han sido unos sinvergüenzas que llegaron al poder para beneficiarse y que se olvidaron de hacer el bien a la gente, las evidencias del mal actuar son muchas, aunque también existen administraciones que fueron buenas.

Si como ciudadanos no tomamos un papel activo, critico, informado seguramente seguiremos teniendo gobiernos sinvergüenzas. La responsabilidad de lo que nos pase en primera instancia es de nosotros, si nos comportamos como menores de edad, por la comodidad de que alguien más sea el que marque el destino de nuestro país, seguiremos creando las condiciones para que tengamos malos gobiernos.

Regresando al accidente en el estado de Hidalgo, es fácil repartir culpas a muchos que deberían de haber evitado lo que sucedió, porque definitivamente podrían haberse hecho muchas cosas para que no sucediera. Desde quienes no supervisaron las tuberías para evitar que las perforaran, quienes no corrigieron el problema a tiempo, aquellos que no evitaron que la gente se acercara a la fuga de gasolina, a la persona que provocó la chispa que inicio el incendio, entre algunos otros que pueden ser señalados.

No obstante lo anterior, como sociedad debemos reconocer que el primer responsable de lo que nos pasa somos nosotros mismos, no es posible que arriesguemos nuestra vida por obtener gasolina gratis, no es sano que no respetemos con prudencia y civilidad a las autoridades que buscan proteger una instalación dañada, sea en este caso una tubo perforado o un camión accidentado que transporta cerveza.

Tampoco es sano que no cuestionemos constructivamente a nuestras autoridades cuando vemos que se están equivocando o que nos están perjudicando con su actuar. En la medida que dejemos que sea más la razón, los argumentos, el apego a la vida institucional, la inteligencia lo que guíe nuestra vida pública, estaremos siendo responsables de construir un mejor país y sociedad.

Acerca del autor

Javier Cázares Sánchez es consultor organizacional y analista en temas de seguridad.

Correo Electrónico

javier.cazares@outlook.com

Twitter

@jcazares66

Las opiniones expresadas en los artículos de nuestros colaboradores, son de exclusiva responsabilidad del autor, no necesariamente representan el sentir de Proyecto Puente

COMENTARIOS

2 Comentarios

  • Luz Elena Navarro dice:

    Excelente como siempre Javier. Aquí lo único que se está demostrando es la falta de valor civil de la ciudadanía al atacar a los que criticamos las acciones mal tomadas del gobierno, pero lo peor es que se alegran de la tragedia alegando que “ se lo merecían” qué clase de seres humanos somos?

  • Cecilia Delgado dice:

    Es necesario tener conciencia de nuestra actitud Y responsabilizarnos de nuestros actos como personas pensantes.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

NOTAS RELACIONADAS