Virus - Proyecto Puente

Virus

Ilustración tomada de Internet

POR Nelsy Mendoza

Columna Retrovisor

La benjamina, mi más pequeña ha caído. Medicinas por doquier, vómitos, tos y desvelo por la calentura. Se me acurruca, se deja apapachar por su padre y no hace más que dormir. Despierta nada más para preguntar por su hermana.

La dejo que se quede conmigo y la abrazo mientras duerme. Los platos de la comida y los demás quehaceres tendrán que esperar. La escuela también, así que se queda conmigo. Amanezco como zombie, por eso no soy médico, no podría con las jornadas laborales y desvelos, además de que me desmayo al ver sangre.

Sin embargo, las madres siempre nos reponemos. Crecemos con nuestros hijos y nuestros poderes se van expandiendo: regañamos con una mirada, curamos con un beso, se nos estruja el corazón si les pasa algo. El único poder que quiero tener es el de protegerlas siempre de todo lo malo. Pero la experiencia me dice que las madres no podemos con tanto.

Miro a mi benjamina haciendo la tarea que no hizo ayer por sentirse mal. Se está haciendo cada vez más responsable y pienso: ¿cuándo me quedé mirarla dormir?, ¿cuándo pudimos hacer algo nada más para ella? Los segundos hijos siempre crecen distinto a los primeros. Y la mía no fue la excepción, creció en medio de mudanzas, viajes y de la mano de la hermana, saltándose varias etapas de bebé, de tal modo que siento que creció más rápido que la primera.

Es la última y por eso, la abrazo más tiempo, le aguanto más cosas, le tengo un poco más de paciencia. Con la primera todo tenía que ser perfecto, con la segunda nada más tiene que ser, porque me doy cuenta que no hay tiempo para criticarme, juzgarme y buscar mil respuestas, le hago caso a mi instinto de madre y sé que estará bien.

Acerca del autor

Nelsy Mendoza Ramírez es comunicóloga con especialidad en Publicidad y Comunicación Organizacional.

Correo Electrónico

nelsymendoza81@yahoo.com.mx

Twitter

@nmmendoza81

Las opiniones expresadas en los artículos de nuestros colaboradores, son de exclusiva responsabilidad del autor, no necesariamente representan el sentir de Proyecto Puente

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

NOTAS RELACIONADAS