El otro robo del siglo - Proyecto Puente
Proyecto Puente > Opinión > El otro robo del siglo

El otro robo del siglo

Imagen ilustrativa: Internet

I.- Hablar de Pemex es:

– Evocar el poema lírico de Manuel López Velarde, Suave Patria: “El Niño Dios te escrituró un establo y los veneros del petróleo el diablo”.

– La restitución de Lázaro Cárdenas a la nación, el 18 de marzo de 1938, de la riqueza petrolera.

– La lucha del ingeniero Heberto Castillo -diputado federal y senador- por nuestro petróleo y su libro: Pemex sí, Peusa no, 1981.

– Los mil millones de pesos del Pemexgate.

– La mayor explosión en tres décadas, en la Ciudad de México, en el sótano del edificio B2 de la Torre de Pemex, el jueves 31 de enero del 2013, a las 13:59 hora del centro. Causó la muerte de más de 33 personas y heridas a más de otras 121. La paraestatal había presumido, dos horas antes, en su cuenta de Twitter: “Es un logro para Pemex mantener los indicadores de seguridad por debajo del estándar internacional”.

II.- Ni el hermoso y efímero arcoíris hermosillense del 10 de enero pudo distraernos de otra tormenta perfecta, que pinta para ser la peor cuesta de enero de los últimos años. (Se une a la polémica intención de reformar la Constitución Política para crear la Guardia Nacional, en la frontera de la inconvencionalidad; y la creación, por decreto presidencial, de la Comisión para la verdad y acceso a la justicia, de la desaparición de los 43 normalistas de Ayotzinapa.)

III. Una fea palabra –huachicol- inunda las redes sociales y los medios impresos y electrónicos.

El robo de todo tipo de bienes domésticos, comerciales e industriales, públicos, privados y sociales ha sido, histórica y vergonzosamente, un “deporte nacional”.

Éramos una economía petrolizada, gasolinizada y dieselizada. Pemex era de las primeras 11 petroleras del mundo. Aportaba el 47% del PIB. Pero he aquí que, de robo hormiga se expandió a una paralela distribución y facturación, uno de los eslabones de esta megacorrupción e impunidad, en colusión con su privilegiado sindicato.

Cedió su soberanía energética nacional al crimen organizado, aliado al de cuello blanco.

Este otro robo es un terrible monstruo y flagelo por donde se le mire: provoca el mercado negro, debilita las finanzas públicas, alimenta la corrupción, produce violencia, genera riesgos ambientales, amenaza la salud de la población, degrada la vida comunitaria. El cáncer ya hizo metástasis.

No hay varitas mágicas ni recurriendo al gracejo presidencial atribuido al cómico Germán Genaro Cipriano Gómez Valdés Castillo, mejor conocido como “Tin Tan”, en la película de 1947 El niño perdido: “Me canso ganso dijo un zancudo cuando volar no pudo, una pata se le torció, la otra se le hizo nudo, luego le dio la aftosa y hasta se quedó mudo, mejor no le sigo porque yo sudo”.

El desabasto afecta a la industria agro alimentaria y otras ramas de las micro y grandes economías. ¡Cuidado!

Es plausible el arrojo del Presidente para enfrentar el saqueo a la nación que desde hace años se hace. Si el precio a pagar son las molestias temporales para la población, es un precio pequeño comparado al efecto sanador para el país. Si se tratase de una mala decisión que no acabará con el saqueo ni llevará ante la justicia a los responsables, sería un error histórico, como si se trata de una mala estimación en la importación de gasolina, disfrazada de guerra contra el saqueo.

Es la primera crisis, reto y oportunidad para su ejemplar castigo y para la austeridad republicana y la 4 T.

Acerca del autor

Héctor Rodríguez Espinoza es licenciado en Derecho Certificado, doctor en Derecho por la Universidad de Sonora, investigador de Derecho, expresidente del Consejo de Certificación de la Barra Sonorense de Abogados A.C; director del Centro Cultural Mario de la Cueva/Eduardo García Máynez.

Correo Electrónico

agendaculturalsonora@hotmail.com

Twitter

@HrodriguezEs

Las opiniones expresadas en los artículos de nuestros colaboradores, son de exclusiva responsabilidad del autor, no necesariamente representan el sentir de Proyecto Puente

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

NOTAS RELACIONADAS