¿Tu forma de consumir alcohol es explosiva? - Proyecto Puente
Proyecto Puente > Opinión > ¿Tu forma de consumir alcohol es explosiva?

¿Tu forma de consumir alcohol es explosiva?

Imagen ilustrativa: Internet

En México el patrón de consumo de alcohol más común es de tipo explosivo: consiste en consumir muchas copas por ocasión, frecuentemente los fines de semana. Lo que aumenta el riesgo para la salud por el proceso de intoxicación aguda que ello puede ocasionar.

De acuerdo a la información proporcionada por la Secretaría de Salud Pública del estado de Sonora, durante la ceremonia de inicio de la “24. Semana Nacional Compartiendo Esfuerzos con Alcohólicos Anónimos”, 3.5 millones de muertes están vinculadas al consumo de alcohol a escala mundial OMS.

Europa y América son las regiones con más altos consumos, especialmente los adolescentes latinoamericanos, entre los más bebedores del mundo.

México ocupa el octavo lugar en el mundo con 6.5 litros de consumo de alcohol per cápita (Uruguay tiene el primer lugar con 10.8). En México alrededor del 70% de la población consume alcohol, de estos el 20% lo hace de manera excesiva.

En lo que respecta al consumo de alcohol en estudiantes de secundaria y bachillerato en Sonora, la Encode señala que 43% de los encuestados lo han consumido alguna vez; 27% bebieron alcohol en el último año; 20% en el último mes; 11% han tenido consumo excesivo, y, 4.7% de los jóvenes han tenido un consumo peligroso.

De acuerdo a los Centros de Integración Juvenil, las bebidas alcohólicas se han posicionado en el imaginario mexicano gracias a la promoción en medios masivos, por su presencia como patrocinador de deportes, así como de eventos culturales y recreativos.

Estas acciones han contribuido a disminuir la percepción de riesgo sobre su consumo desde edades muy tempranas.

El alcohol etílico o etanol se obtiene de la fermentación o destilación de jugos de frutas, granos y vegetales, al ingerirlo se absorbe rápidamente por la mucosa del estómago en un 30% y después por el intestino delgado proximal en el 70% restante.

De acuerdo a la Guía de Práctica Clínica de Diagnóstico y tratamiento de la intoxicación aguda por alcohol etílico en adultos, en el segundo y tercer nivel de atención (de la Secretaría de Salud de México), se define como intoxicación etílica al estado de embriaguez o borrachera derivado de los efectos del etanol sobre el organismo que pueden revestir distintos grados de gravedad (incluso la muerte).

El Manual Diagnóstico y Estadístico de los trastornos mentales define a la intoxicación aguda por alcohol por cuatro criterios:

1.- Ingesta reciente de alcohol.
2.- Comportamientos inadaptados o cambios psicológicos clínicamente significativos, desarrollados durante la ingesta o poco tiempo después incluyendo alteraciones sexuales inapropiadas, agresividad, cambios en el estado de ánimo, alteraciones de juicio, alteración de las funciones sociales y en el trabajo.
3.- Signos clínicos durante o poco tiempo después de la ingesta de alcohol que incluyan disartria (dificultades para hablar), marcha inestable, nistagmus (desviación rápida de los ojos), pérdida de atención, de la memoria, estupor o coma.
4.- La inexistencia de una enfermedad general o trastorno mental que represente dichos signos.

Las manifestaciones clínicas dependen de la cantidad de alcohol en sangre, así como el periodo de tiempo en el cual se haya llevado a cabo la ingesta.

Los factores protectores en familia, como los estilos de crianza positiva, pueden ser clave en la prevención del uso de sustancias en adolescentes, ejemplo:
* Límites firmes y constantes, monitoreo conductual y la comunicación abierta con los hijos.
* Los jóvenes que se involucran y participan de manera activa con instituciones comunitarias, como la escuela o la iglesia tienen menos probabilidades de consumir drogas.
* Enseñar a los niños y adolescentes a decir “no” es una forma efectiva de prevenir el consumo de drogas.

Consulte a su médico.

Bibliografía
1.- Diagnóstico y tratamiento de la intoxicación aguda por alcohol etílico en adultos en el segundo y tercer nivel de atención, Guía de Referencia Rápida, México, Secretaría de Salud, 2013.
2.- Prevención, detección y consejería en adicciones para adolescentes y adultos en el primer nivel de atención, México, Secretaría de Salud, 2015.
3.- Drogas Legales, Centros de Integración Juvenil, México, www.cij.gob.mx, consultado el 14 de enero de 2019.
4.- Semana Nacional de Información sobre Alcoholismo Compartiendo Esfuerzos, Blog Centros de Integración Juvenil. Consultado el 15 de enero de 2019.

Acerca del autor

Dr. Francisco Javier Muro Dávila es médico cirujano por la UNAM (Ced. Prof. 471325, Reg. SSA 58351), Maestro en Salud Pública, ESPM-SSA (Ced. Prof. 026403 SEC-Sonora), Vicepresidente del Colegio de Profesionales de Salud Pública del Estado de Sonora.

Correo Electrónico

fj_muro@hotmail.com

Twitter

@MUROFJ

Las opiniones expresadas en los artículos de nuestros colaboradores, son de exclusiva responsabilidad del autor, no necesariamente representan el sentir de Proyecto Puente

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

NOTAS RELACIONADAS