Huachicol: males y remedios - Proyecto Puente
Proyecto Puente > Opinión > Huachicol: males y remedios

Huachicol: males y remedios

Imagen ilustrativa: BBC

POR Antonio Quintal Berny

Columna A toro pasado

El 18 de julio de 2017 en este mismo portal publiqué: Los huachicoleros y la gallina de los huevos de oro, en la que describí la manera en que operaban los huachicoleros, el tamaño de boquete económico que estaban provocando en Pemex y las medidas tímidas y desarticuladas que se estaban tomando para combatirlos.

Desde hace dos años ya advertía que el robo y tráfico de combustibles robados era un atraco mayúsculo que comprometía el futuro de la paraestatal.

No fui el único en comentar profusamente sobre el huachicol y sugerir formas de combatirlo, pero ni entonces ni hasta hace poco había pasado nada.  El problema seguía creciendo y ampliando formas de realizarlo.

Con todo los que ha salido a la luz recientemente, debo admitir que hace dos años me quedé corto en dimensionar la magnitud y longevidad del problema, así como que hasta directivos de Pemex, militares y políticos de todos los niveles estaban coludidos.

El saqueo iniciaba con la venta de las pérdidas por evaporación que por norma se calculaban en 12% y que cuando mucho en realidad llegaban solo al 3%.  Este factor de evaporación databa de 1938, cuando los sistemas de almacenamiento y trasportación eran rudimentarios y efectivamente, había niveles de pérdidas de esta magnitud; no obstante, el avance tecnológico en el manejo de combustibles no modificó este indicador y su uso había servido desde hacía 80 años de caja chica para alguien o para muchos, pues permitía sacar legalmente de Pemex el 9 % de gasolinas y venderlas ilegalmente en el mercado informal, a los mismos expendedores.

Por otro lado, había cadenas de transportistas con pipas clonadas de Pemex que entregaban huachicol a plena luz del día a gasolineras legales que llevaban una doble contabilidad. Era un negociazo para todos.

Por más eficiente que pudiera hacerse la operación de Pemex, no podía llegar a ser una empresa exitosa si no atacaba de manera tajante el robo de gasolina. Eso se hizo recientemente.

Vaciar ductos para revisar su integridad, vigilar cada kilómetro de ellos, usar medios más seguros, pero más lentos para distribuir la gasolina, escoltar cada pipa desde la toma de abastecimiento hasta cada punto de entrega han sido medidas drásticas que han dado resultados positivos en la reducción del robo de combustibles, pero negativos por la tardanza, incomodidad y enojo en surtir gasolina a los últimos usuarios.

Las medidas tomadas por el gobierno han sido extremas pero efectivas, porque se aseveró la creencia de que el problema era multifactorial y que había que resolverse de la misma manera, atacando todos los flancos que se tenía.

Hay una máxima que resulta puntual para la situación del huachicol: a grandes males, grandes remedios.

La población había visto al robo de combustibles como un gran atentado a la buena marcha del país y ha avalado con su aprobación las medidas que se han tomado, a pesar de las dificultades de suministro de gasolina que se tiene en la mitad del territorio nacional. Hay compresión y tolerancia contra las medidas que afectan al abasto, siempre y cuando sean temporales y acaben pronto.

Una última reflexión:

¿Existen huachicoleros en otros países? No, porque la industria petrolera está en manos privadas que siguen a pie juntillas aquello de: “Al ojo del amo engorda el caballo”.

Acerca del autor

Antonio Quintal Berny es socio-director de WB Solutions, Talento en Movimiento; ha sido director general del Tecnológico de Monterrey, Campus Sonora Norte; rector de UVM y UNO, subsecretario de Fomento Industrial y director general de Copreson; es conferencista, expositor y facilitador en congresos, seminarios y talleres en México y otros países y profesor en varias universidades de cursos en administración e ingeniería en profesional y posgrado.

Correo Electrónico

aqberny@hotmail.com

Twitter

@aqberny

Las opiniones expresadas en los artículos de nuestros colaboradores, son de exclusiva responsabilidad del autor, no necesariamente representan el sentir de Proyecto Puente

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

NOTAS RELACIONADAS