Ultima Thule no tiene atmósfera, anillos ni satélites - Proyecto Puente
Proyecto Puente > Ciencia > Ultima Thule no tiene atmósfera, anillos ni satélites

Ultima Thule no tiene atmósfera, anillos ni satélites

Imagen de Internet

POR Internet

Este jueves conocimos a Ultima Thule gracias a la imagen tomada por la nave New Horizons. Sin embargo, los datos sobre este satélite han continuado llegando y con ellos nueva información sobre este primigenio asteroide formado hace aproximadamente 4.500 millones de años.

Las siete herramientas de New Horizons, la misión de la NASA para explorar Plutón y el cinturón de Kuiper, han transmitido nueva información sobre este objeto a la agencia espacial, que ha decidido compartir cómo es Ultima Thule. Para empezar, el asteroide no tiene atmósfera, anillos ni satélites.

También sabemos ahora que su forma no la hemos visto antes, al menos en el cinturón de Kuiper no hemos observado ningún otro objeto que sea binario de contacto. Pero ¿esto qué significa? Como se observa en las imágenes que envía la sonda de la NASA, el asteroide tiene dos lóbulos o esferas conectadas. Esto es lo que le dan forma de cacahuete, muñeco de nieve o, incluso, algunos lo han llegado a comparar con BB-8, el droide que aparece en la nueva saga de Star Wars. Además, el equipo de New Horizons ha dado nombre, por separado, a las dos esferas del asteroide que mide 31 kilómetros: la más mayor, de 19 km, se ha apodado Ultima y la pequeña, de 14 km, es Thule.

Para el equipo, las dos esferas se unieron muy pronto, probablemente mientras se formaba el sistema solar hace aproximadamente 4.500 años. Esta parece la hipótesis más plausible dado que su lejanía permite que los asteroides del cinturón de Kuiper se hayan conservado tal como surgieron originalmente. “New Horizons es como una máquina del tiempo, que nos lleva de regreso al nacimiento del sistema solar. Estamos viendo una representación física del inicio de la formación planetaria, congelada en el tiempo”, explicó este jueves Jeff Moore, líder del equipo de Geología de New Horizons. “Estudiar Ultima Thule nos ayuda a comprender cómo se forman los planetas, tanto en nuestro propio sistema solar como en los que orbitan otras estrellas en nuestra galaxia”, añadió.

La conexión con la sonda de la NASA se cortará durante una semana debido a que va a pasar por detrás del Sol y no habrá forma de que continúe enviándonos información hasta el 10 de enero. Tras este breve parón seguirá enviando durante 20 meses toda la información recopilada por New Horizons sobre el asteroide Ultima Thule, así que iremos desvelando sus secretos poco a poco.

Esta sonda, que se encuentra a 6.500 millónes de kilómetros de la Tierra, ha marcado un hito histórico. Es la primera nave construida por el ser humano en estudiar un objeto a esa distancia. Además, en esta semana otros dos satélites, OSIRIS-REx y Chang’e 4, también han marcado sus propios hitos históricos. El primero en hacerlo fue OSIRIS-REx, también de la NASA, al acercarse a 1,5 kilómetros de su objeto de estudio, el asteroide Bennu, es la menor distancia de un cuerpo a la que ha estado nunca una sonda. La china Chang’e 4 aterrizaba este mismo jueves a primera hora en la cara oculta de la Luna y se convertía en la primera misión en hacerlo.

Información tomada de hipertextual.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

NOTAS RELACIONADAS