¿En qué clase de personas se convertirán mis hijos? - Proyecto Puente
Proyecto Puente > Opinión > ¿En qué clase de personas se convertirán mis hijos?

¿En qué clase de personas se convertirán mis hijos?

Imagen: Internet

POR Paulina Pimentel

Es una de las preguntas más comunes que acompañan al proceso de parentalidad y una de las preocupaciones más constantes que todo padre y madre tienen; no creo que exista una persona que no desee que sus hijos se conviertan en grandes seres humanos a pesar del mundo en el que hoy viven.

Un mundo que ofrece experiencias maravillosas, oportunidades que nunca tuviste y que hoy, tus hijos tienen acceso de una manera más sencilla, y a la vez, un mundo que ofrece peligros y situaciones de riesgo que antes no eran comunes de observar.

De pronto pareciera que el mundo avanza muy rápido, y los adolescentes junto con él.

Pero, así como todo evoluciona (la tecnología, la medicina, la ciencia) es importante que tú también evoluciones como papá/mamá. No puedes seguir manteniéndote con la misma filosofía de crianza de tus padres cuando el mundo de tus hijos es totalmente ajeno incluso a tu propio mundo ¡Necesitas prepararte!

Déjame explicarte con este ejemplo: imagina que, de pronto, fallece un familiar tuyo y, entonces, decide dejarte como herencia la empresa que mantuvo durante 30 años, una empresa o negocio exitoso. Por supuesto que tú no sabes absolutamente nada sobre negocios. ¿Qué haces? ¿La rechazas? ¿La cedes a alguien más?

¡Por supuesto que no! Te pones a estudiar, te obsesionas, pasas las noches en vela de ser necesario, buscas aliarte con personas que te instruyan, que te enseñen y, no descansas hasta sentirte capaz, ¿no es así? ¿Y por qué no haces lo mismo con tus hijos?

Los hijos de hoy necesitan padres actualizados, que hablen su mismo idioma, que comprendan las necesidades actuales. Las escuelas necesitan padres más presentes, más involucrados en el desarrollo de sus hijos, que asistan a las escuelas para padres, que tengan hambre de aprender, que se esfuercen por ser mejores.

Los profesionales de la salud necesitamos padres que logren conectarse de manera significativa con sus hijos, que hablen de emociones, que sean expresivos, padres que den afecto, que se preocupen más por el ser y no por el tener.

Todos juntos como sociedad tenemos que impulsar que haya políticas públicas para que ser padre y ser madre sea algo en lo que uno se tiene que preparar. Debe haber una escuela para padres en cada institución educativa que realmente apoye el desarrollo, la salud emocional de nuestros hijos y, sobre todo, de nosotros mismos porque si no, simplemente estamos reaccionando.

No podemos vivir en un mundo como el de hoy en donde “vamos viendo sobre la marcha qué sucede”. Es como ir a la guerra sin armas: “¡Ay veo cómo me defiendo, sobre la marcha!”, es como trabajar en una empresa muy importante sin conocimientos. ¡No podemos ir educando sobre la marcha, debemos prepararnos!

Hagamos un ejercicio: ve a tu casa y busca entre tu colección de libros ¿cuántos de ellos son de crianza y educación? Ahora busca en tu historial de Internet ¿cuánta información encuentras sobre crianza? Por último, analiza el contenido que ves en televisión, de ese, ¿cuánto se relaciona con ser un mejor padre? ¿Cuánto tiempo a la semana, al mes, al año lo inviertes en ser un mejor padre?

¿En qué clase de persona se convertirán tus hijos? Probablemente la respuesta sea proporcional al resultado de tu esfuerzo de convertirte en una mejor persona.

Acerca del autor

Psicóloga, practica terapia Gestalt, es docente en la Universidad del Valle de México, y atiende niños, jóvenes y adultos en su consultorio particular.

Correo Electrónico

pau.pimenteld@gmail.com

Las opiniones expresadas en los artículos de nuestros colaboradores, son de exclusiva responsabilidad del autor, no necesariamente representan el sentir de Proyecto Puente

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

NOTAS RELACIONADAS